Con rumbo hacia la glaciación…

Aspecto que desde órbita, tiene el Reino Unido, la Rubia Alvión, que bien podría llamarse la Blanca Albión.

Este fenómeno – una uniforme capa de un metro de profundidad- se estableció, con alternativas más de 52 días en esta temporada de frío.

Un hecho que se repite en casi todo el hemisferio norte, con los problemas de preveer. Hace trece años que las temperaturas promedio mundiales están en baja, sin embargo muchos como loros siguen hablando de “calentamiento global”. Pocos son los que dudan de este aserto.

Desde aquel artículo sobre períodos cálidos y glaciaciones – que me han honrado en publicar muchos en Internet-, no me canso de advertir que la realidad es contraria a la creencia de casi todos los “ecologistas”.

Tengo el Tratado de Botánica de Strassburger, pero el que no lo posea, puede leerlo en una biblioteca y en parte hay referencias de Strassburger en Internet. (Por ejemplo en Wikipedia).

Les sugiero que vayan directo a la parte de fitogeografía, casi al final del libro y donde encontrarán las relaciones del clima con la prominencia de ciertas especies en las glaciaciones y períodos cálidos.

La fitogeografía se define como una rama de la biogeografía y en ella encontramos que la flora corresponde al resultado de hechos antiguos, donde las especies están ahí o en esas condiciones porque las migraciones pasadas las han llevado, o porque conexiones intercontinentales, o las oscilaciones climáticas han permitido esos desplazamientos. La flora hace referencia a las especies y su respectiva descripción taxonómica de los individuos que conforman la vegetación dentro de ciertas eras. (Para no considerar la radiación específica, de géneros, familias, etc.)

Yo solo he reparado en los estudios que en casi ciento cincuenta años, notables botánicos, en especial alemanes, suizos y rusos han realizado respecto a las especies y los cambios climáticos y enseguida noté que la influencia antropogénica no fue nunca importante para estas notables variaciones.

Estas se suceden, pero los períodos fríos se alargan y los templados se acortan.

Invito a leer este capítulo y comprobarán que mis conclusiones son harto razonables.

La Tierra, lenta pero segura se encamina a un período Pretundra, que se exaltará en dos cientos años, para que en ochocientos años, caer en una Glaciación muy larga (la estimo en un millón de años). Desgraciadamente después de esta nunca más tendremos algún período cálido en la Tierra. (Hasta que el Sol se empiece a convertir en una gigante roja, pero eso es ya otra historia).

por Manlio E. Wydler

Temperaturas Extremas : “Glaciaciones y períodos cálidos”

Recientemente un grupo de científicos ingleses llegaron a la conclusión de que en pocos años tendremos una pre-glaciación. El Ingeniero Manlio E. Wydler* nos sorprende con un artículo muy interesante sobre los períodos de fríos y calores extremos a los que se ha visto sometido el mundo y su pronóstico para el futuro.

Glaciaciones y períodos cálidos

Todo lo que se ha pensado en el tema, las teorías que se han sucedido acompañando las investigaciones que desde diferentes ópticas han venido realizándose en estos últimos cien años, muchas veces solo han servido para mostrar un tema cada vez más complicado.

Se puso de moda desde hace menos de una década el tema del calentamiento global, que hablaba de un aumento de casi 2 ° C. desde el inicio de la revolución industrial, y en forma algo arbitraria, se esperaba un calentamiento algo mayor, para el final del actual siglo.

Como muchos me alarmé y con la representación de mi Fundación, estuve en el COP N ° 10 que se realizó en Buenos Aires. Lo que más me interesó fueron las mitigaciones para que se prosiguiera con la expansión industrial, único medio de crear prosperidad mundial.

Los grandes problemas sociales se deben encarar con mayor producción de riquezas y morigerar el crecimiento poblacional.

Comencé por estudiar las antiguas variaciones térmicas mundiales, que como muchos pensadores ( p. ej: Milankovic), acepté que se deberían a causas más que humanas, ya que en la ocurrencia de la sucesión de períodos cálidos y glaciaciones, los humanos éramos un puñado y en ocurrencia de los primeros casi homínidos así que poca relevancia pudimos tener en estos fenómenos.

Los fenómenos debían estribar en la emisión solar y en los movimientos terrestres, de ubicación dentro de su órbita variable, del eje variable de rotación, etc.

Así vemos que la órbita terrestre es menos circular, principalmente según Júpiter donde se encuentre y algo menos, los otros grandes planetas, etc.

Es así que depende de una sumatoria de factores que tienen una periodicidad diferente, pero en conjunción pueden aportar diferencias importantes de insolación. Cuando la mayoría de estos movimientos coinciden, la expresión será máxima.

Si sumamos la máxima oscilación en el plano de la eclíptica, la máxima excentricidad de la órbita, la menor inclinación axial del eje rotario y la máxima precesión estacional, deberían dar las condiciones para la glaciación, más el pequeño agregado de una gran cantidad de elementos de retroalimentación ( positivas y negativas), como ser la mayor reflexión de la superficie de los hielos, huracanes y tormentas, precipitaciones nivológicas, composición de los gases atmosféricos ;por ej. a mayor superficie helada, menor vegetación que capte el CO2 de emanaciones de la Tierra , aumentando el gas invernadero, que efectúa así un proceso inverso al que le da origen, etc.

Hasta aquí teníamos en claro que alguna de las glaciaciones estaban dentro de los ciclos, pero al tener el listado de la ocurrencia de estos períodos, nos encontramos que la periodicidad astronómica de estos factores (en + o – 30 ° C.), no siempre produjeron glaciaciones por si solos.

No cabe duda que las glaciaciones existieron, ya que estudios rusos y alemanes ( Strassburger), de hace varios años , han mostrado correlaciones positivas con superficies heladas, con vegetación tipo tundra , bosquecillos con hayas predominantes, luego castaños y luego el llamado robledal mixto y luego , desde la calidez a la glaciación la prelación inversa.

Comparando la última glaciación y el período cálido, se hicieron varios sub -períodos, por lo que indujimos que estaríamos en el final del período post –cálido, en 180 años ya en el pre -tundra y en 800 años en la siguiente glaciación.

Las glaciaciones sucedieron desde hace (Donau) 2000000 de años, el período cálido hace1300000 años, la siguiente glaciación (Günz) 1100000 de años, el siguiente período cálido (750000) de años, la otra glaciación (Mindell) 590000 de años, el siguiente período cálido 390000 de años, la anteúltima glaciación (Riss) 200000 de años , el siguiente período cálido hace 140000 años , la última glaciación 100000 y el período cálido hace 16000 años.

Como vemos, los períodos cálidos se van reduciendo mucho más que las glaciaciones, que si bien también son más cortas, su sumatoria va ocupando casi todo el tiempo de este “Cuaternario”.

Sacamos estas conclusiones: la tendencia de las temperaturas del mundo terráqueo, van en disminución desde por lo menos los últimos 2500000 años, con períodos fríos más importantes que los calurosos.

El calentamiento antropogénico será cada vez menos importante a medida que avancemos a la nueva glaciación, camino que ya se ha iniciado.

Que la influencia planetaria es importante, pero para suavizar o acrecentar los períodos de glaciación y cálidos. Pero solo alcanzan para hacer pequeñas “glaciaciones”.

La influencia mayor es la calidad de emisión solar y seguramente, al estudiarse profundamente sus ciclos se comprobará, lo que debería ser evidente, el Sol tiene variaciones de emisión notables en el tiempo, y pese a que tiene tantos años de vida por delante como los vividos, su vigor, aparentemente esta por flaquear y como todo en el Universo, es más que probable, que lo haga en forma lo suficientemente notable, como para que nos demos cuenta de ello. (No olvidar que los ciclos de transmutaciones avanzan sin prisa, pero sin pausa), la metalización del Sol es un hecho y sus “acomodaciones” a sus nuevos estados, tiene por fuerza que notarse.

*Ing. Agr. Manlio E. Wydler, Secretario de FAPLEV, Consejero del Plan Estratégico, Ex Asesor Honorario en la Legislatura, miembro del Foro Participativo Permanente del PUA, “Vecino Solidario 2001”, por el barrio de Liniers, Siempre trabajando para la Comuna Nueve, la Ciudad y el País.