Templarios en la Cueva de la Luna

La cueva de la Luna en Titulcia que se dice fue un enclave de los Templarios en a provincia de Madrid.

  • El acceso a Titulcia desde Madrid se puede hacer por la carretera A3 en dirección Valencia, a la altura del kilómetro 22 en la carretera de Chinchón, dejando Chinchón a la izquierda se sigue hacia Titulcia.
  • Otra ruta de acceso es por la carretera de Andalucía a la altura del kilómetro 29, en el desvío dirección Ciempozuelos.

El descubrimiento de la cueva

La cueva se encuentra en la comarca de las Vegas, en la zona suroeste en el llano junto a la Senda Galiana. Allí se podía observar una zona más elevada en ruinas, pertenecía a la antigua Casa de las Torres, en su interior es donde está la misteriosa cueva de la Luna.

En 1952 Ramón García y Alfonso Rico, observaron un hueco de unos 10 cm de diámetro en la escalera, pensaron lo habría hecho algún animal del campo, fueron a por las azadas a mirar y cavaron. Al hacerlo se cayeron por el agujero y quedaron atónitos por lo que vieron.

Una cúpula de unos dos metros y medio de circunferencia, que representaba la luna llena, de ella salen tres galerías solo una de ellas está a la vista. Galerías y techos están grabadas con cruces templarías. Continuar leyendo “Templarios en la Cueva de la Luna”

El Priorato De Sión

La pasión y la muerte de Cristo constituyen el punto central de la fe cristiana desde los primeros tiempos de la Iglesia. Pero, ¿y si en vez de morir en la cruz se hubiera casado y tenido hijos? ¿Y si sus descendientes vivieran en la actualidad?

A la izquierda se puede observar la Obra de Giotto (1286-1337) : La crucifixión. Esta versión ha sido fuente de inspiración para incontables artistas. Pero, ¿murió Cristo realmente en la cruz?. Los autores de un libro repleto de argumentos convincentes, “The holy blood and the Holy Grail” (1982), creen que no, y presentan una interpretación totalmente nueva.

El descubrimiento de documentos secretos, de un tesoro o -como han sugerido algunos- de reliquias momificadas, de Cristo en la aldea de Rennes le Château, en el sudoeste de Francia, transformaron repentinamente en millonario a un pobre cura rural. Pero eso también puso en marcha una serie de acontecimientos que condujeron al descubrimiento de determinado secreto; si éste resulta ser cierto, será la revelación más importante de la historia de la Cristiandad.

Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln relatan la historia de las pistas que les llevaron a formular sus asombrosas conclusiones en su best-seller “The holy blood and the Holy Grail” (La santa sangre y el Santo Grial), publicado en 1982. El libro ha provocado reacciones tanto de entusiasmo como de rechazo entre los lectores. Los críticos convencionales -como era de prever- han descartado las afirmaciones de los autores considerándolas una fantasía absurda, basada en pruebas insustanciales. Pero esos comentarios son tan injustos como falsos. Nadie puede descartar por las buenas las numerosas pruebas reunidas, que por lo demás son presentadas con suma cautela. Más bien podría afirmarse que estos autores han subestimado la amplitud y las verdaderas implicaciones del material que han reunido, y que han pasado por alto muchas cosas. Tras los secretos revelados subyace un misterio aún mayor.

Richard Leigh, Henry Lincoln y Michael Baigent (de izquierda a derecha), los autores de “The holy blood and the Holy Grail” – La santa sangre el Santo Grial. En este libro, plantean la sorprendente teoría de que una sociedad secreta – el Priorato de Sión – preserva los intereses de los descendientes directos de Cristo.

En su Obra, presentan pruebas de la existencia de un antiguo misterio de alcance internacional y de una sociedad secreta con numerosos estratos y cuya influencia ha llegado hasta hoy. El punto de partida de su investigación fue un enorme y enigmático tesoro escondido; su conclusión final es la asombrosa afirmación de que Jesús se casó con María Magdalena y tuvo hijos. Los descendientes de esos hijos -creen ellos- emparentaron con otros reyes y gobernantes de la antigüedad, sobre todo con los merovingios, la primera dinastía de reyes francos en las Galias, y existen todavía descendientes directos que aguardan un llamado -o una oportunidad- para asumir un papel decisivo en la política europea y, posiblemente, en la mundial. Eso, por lo menos, es lo que los autores deducen de los hechos que han descubierto.

Los herederos de Cristo

La vinculación entre la santa sangre y el Santo Grial que aparece en el título del libro parte de un ingenioso juego de palabras. El Santo Grial es un concepto complejo y misterioso. Para algunos autores es una piedra; para otros un depósito de reliquias santas. Pero, con más frecuencia, se trata de la copa que utilizó Cristo en la Última Cena, copa en la que fue recogida su sangre cuando estaba en la cruz. En muchos de los primeros manuscritos sobre el Grial se lo llama Sangraal y aún en la versión posterior de Malory aparece como Sangreal. Baigent, Leigh y Lincoln afirman que alguna de estas formas -Sangraal o Sangreal- estaban más cerca de la original. Y dividiéndolas en dos palabras, como parece lógico hacer, llegan a la conclusión de que la palabra tal vez originariamente no fuera “San Graal” o “San Grial”, sino “Sang Raal” o “Sang Réal”. “O -como afirman triunfalmente- empleando la ortografía moderna, Sang Royal, es decir, sangre real.” O sea que la leyenda sobre el traslado del Santo Grial de Judea a Europa no se refiere a la leyenda del traslado de un objeto, sino a la verdadera historia de la llegada de los descendientes de Jesús y María Magdalena, portadores de la sangre real o “sang réal”. Continuar leyendo “El Priorato De Sión”

El misterio de los caballeros templarios

Los Caballeros Templarios o La Orden del Temple fue una orden medieval de carácter religioso y militar, nacida después de la primera cruzada. Fue fundada en Jerusalén, en 1118 por nueve caballeros franceses, con Hugo de Payens a la cabeza.

La primera orden de monjes militares de la historia, los Caballeros Templarios, se formó en 1118, cuando un caballero de la Champaña, un tal Hughes de Payens, y ocho compañeros se comprometieron mutuamente bajo juramento perpetuo en presencia del patriarca, o soberano, de Jerusalén. Al principio sobrevivían de limosnas y fueron conocidos como los Pobres Caballeros de Cristo.

Los Caballeros Templarios aparecen mencionados a lo largo de El Código Da Vinci, ya sea en relación con el Santo Grial o con la búsqueda del llamado «tesoro del templo de Jerusalén». Los caballeros pronto adoptaron el célebre hábito blanco, proveniente de los cistercienses, al que añadieron una cruz roja. Inicialmente juraban proteger las rutas a Tierra Santa para los nuevos peregrinos que iban en tropel hacia Jerusalén desde Europa tras la Primera Cruzada.

Sin embargo. los Caballeros se convirtieron pronto en una base de poder por derecho propio, y se les fueron uniendo gran cantidad de adeptos, a pesar de la aparente austeridad de su regla monástica. Por aquel entonces la Iglesia estaba muy a favor de los Caballeros. Sus propiedades estaban exentas de impuestos se les colmaba de todo tipo de favores, no estaban sujetos a jurisdicción y ni siquiera tenían que pagar los diezmos eclesiásticos tan comunes en aquel momento.

Esto, a su vez, trajo como consecuencia una creciente antipatía hacia la orden por parte de ciertos sectores del clero secular. Su fuerza se vio reforzada por un despliegue de imponentes castillos construidos en Tierra Santa, los cuales servían a la vez como bases de la campaña militar y también como capillas a las que los monjes guerreros podían retirarse. El nombre de Caballeros Templarios parece aludir al hecho de que tuvieran su cuartel general en Jerusalén en la Cúpula de la Roca, en el Monte del Templo, que rebautizaron como Templum Domini. Muchos creían que ese sitio era el lugar en el que Salomón construyó el legendario Templo de Jerusalén, con su supuesto tesoro.

Las posteriores iglesias y bastiones que fueron construyendo los Templarios se hicieron tomando como modelo este emplazamiento, como fue el caso, por ejemplo, de la iglesia del Temple de Londres. Los Templarios gozaron del patrocinio de Bernardo de Claraval, el fundador de la Orden cisterciense, que defendió su causa ante todos aquellos que lo escuchaban dentro de la Iglesia. Como resultado de ello, recibieron varias bulas papales, o notificaciones, que les confería poder para subir los Impuestos y los diezmos en las zonas que controlaban. Esto, a su vez, les otorgó poder y autoridad instantáneos. Uno de los primeros sistemas bancarios internacionales fue fundado por la Orden, y los acaudalados caballeros y terratenientes dejaban a menudo buena parte de sus riquezas en las seguras manos de la Orden.., a cambio de unos honorarios, por supuesto.

Finalmente, los Templarios llegaron a poseer extensas propiedades tanto en Europa como en Oriente Medio. En un momento dado, estuvieron a punto incluso de hacerse con el reino de Aragón, después de luchar en una campaña española. La Orden se ganó la fama de ser hermética y de estar obsesionada con los rituales, y esta reputación, junto con el apareció en su día en primera plana como el lugar de nacimiento de la oveja Dolly, que fue donada en el Instituto Roslin. La capilla es un edificio patrimonial famoso en todo el mundo, que ha inspirado a artistas y escritores, entre los que se encuentran Robert Burns, sir Walter Scott y William Wordsworth. También es una iglesia aún con culto, que cuenta con una activa congregación y con oficios religiosos semanales. La capilla que sigue en pie hoy en día es solo una parte de la gran catedral que fue proyectada al principio. Su nombre correcto es «el Colegio Universitario de Saint Mathew» y se cree que la familia St Clair, que fundó la capilla, previó que Rosslyn se convertiría en un centro de estudios a gran escala.

El castillo de Rosslyn albergó un scriptorium medieval, donde se traducían y copiaban a mano libros de la Europa continental. Las tallas de la capilla imitan de muchas formas las intrincadas iluminaciones de los medievales libros de horas y bestiarios. Fabulosas criaturas tales como dragones, unicornios, hombres verdes, leones y monos se codean con santos, caballeros, reyes, reinas y una gran cantidad de músicos medievales y personajes bíblicos. Roslin no es la grafía original de Rosslyn, y el nombre «Rosslyn» no proviene de «Línea Rosa». De hecho, es simplemente un topónimo construido a partir de dos palabras escocesas: ross, que significa «colina», y lynn, que significa «agua». Así pues, «Rosslyn» significa literalmente «la colina junto al agua». Este nombre se ajusta perfectamente al lugar, ya que el río Esk bordea una gran colina, que es la firme roca sobre la que se asienta el castillo de Rosslyn. Durante los últimos años ha aparecido una serie de libros de historia alternativa que ofrecen teorías infinitamente más imaginativas sobre Rosslyn. Se dice que el Arca Perdida de la Alianza, el Santo Giial, los secretos Evangelios Perdidos de Cristo, el tesoro de los Caballeros Templarios y la cabeza embalsamada de Jesús están enterrados en alguna parte bajo la capilla.

Algunos autores afirman que la capilla enejena, codificadas, las enseñanzas secretas de los Templarios y los orígenes de la Francmasonería. Los vecinos del lugar dicen que hasta casi esperan que alguien asegure que el monstruo del Lago Ness y el extraterrestre de Roswell están también escondidos bajo la capilla! Existe una leyenda local según la cual hay un inmenso tesoro escondido en Rosslyn, pero esta historía está ligada al castillo, no a la capilla. Se dice que el tesoro vale muchos millones de dólares y que lo custodian un oscuro caballero y una fantasmagórica dama blanca. Sí que hay, no obstante, una cámara escondida bajo la Capiha de Rosslyn. Esta cripta es el panteón de la familia St Clair. Generaciones de estos caballeros escoceses yacen enterrados con sus armaduras completas. La entrada a este sepulcro está bien consignada, yace bajo las losas de piedra del suelo de la nave lateral norte de la capilla. No se ha permitido llevar a cabo excavaciones en la cripta, ya que Rosslyn es una iglesia con culto y un edificio delicado que ya ha sufrido siglos de abandono. No hay prueba alguna concluyente que demuestre que hay «tesoro secreto» alguno escondido bajo Rosslyn.

Cualquier excavación invasiva no haría sino dañar la capilla. ¿Existe una línea mágica que une Rosslyn y Glastonbury. tal como se afirma en El Código Da Vinci? Cualquiera con una regla puede dibujar una línea entre dos puntos. Las construcciones principales que encontraríamos a lo largo de esa linea son las autopistas M5 y M6. En el suelo de la capilla no hay un surco de pisadas en forma de Estrella de David; es un añadido totalmente ficticio de la novela. Cualquier geometría divina del interior de la capilla no está basada en el Templo de Salomón ni en la «masonería templaria», sino en el coro este de la catedral de Glasgow, al que imita rigurosamente la estructura arquitectónica de Rosslyn. No hay dos columnas Boaz y Jachin en Rosslyn. Hay, en cambio, tres pilares principales, incluido el famoso «Pilar del Aprendiz». Cuenta la leyenda que este pilar lo esculpió un joven aprendiz siguiendo la imagen de un maravilloso pilar que vio durante un sueño. El maestro albañil, que había viajado a Roma para estudiar, se enfureció y se llenó tanto de envidia que golpeó al aprendiz y lo mató.

Hay cientos de extraños cubos con tallas poco corrientes en cada superficie de la capilla, pero los criptógrafos llevan estudiándolos solo unos pocos años. El «código» podría ser o no objetivable. Pero descifrar cualquier posible código no revelaría la entrada a la cámara de debajo de la Capilla de Rosslyn, puesto que esa entrada ya es bien conocida. Una teoría es que las tallas de los cubos simbolizan de alguna manera las notas musicales de una canción medieval, ya que cada arcada de cubos termina en un ángel de piedra tocando un instrumento propio del siglo XV.

Parece ser que la conexión entre el nombre Saint Clan que aparece en los Dossiers Secrets del Priorato de Sión y los St Clair de Rosslyn se realizó únicamente cuando se publicó El enigma sagrado. «Marie» De Saint Clair es un personaje totalmente ficticio, un nombre falso incluido en los documentos de la fundación del Priorato. No hay constancia de ella en los archivos históricos. La capilla de Rosslyn es un sitio mágico. Es una sala del tesoro de la imaginería medieval que nos ofrece una percepción única de la mentalidad de los eruditos, nobles y artesanos de la Edad Media. Los St Clair de Rosslyn eran nobles escoceses que lucharon junto a William Wallace y el rey Roberto I «tbe Bruce». Se convirtieron en una familia rica e influyente en la corte escocesa y en embajadores en Francia. La capilla de Rosslyn fue construida en el cenit de su poder como una casa digna de Dios, llena a rebosar de maravillas, cuyos significados se han hecho secretos con el paso del tiempo.

Fuente : Los Templarios