Ideas sobre los takiones

Los takiones, escurridizos constituyentes de las cuerdas, podrían moverse como el frente de una onda, pulsando una parte de la misma a una velocidad algo menor de la luz y otra parte a mayor velocidad de la luz – en otras dimensiones- , adelantando y retrocediendo en el tiempo, manteniendo perennemente su integridad. Serían estos finalmente los constituyentes básicos de las cuerdas, de las membranas y de los gravitones y finalmente de todo lo que existe entre las singularidades que origina y fenecen a cada uno de los Universos infinitos.

Los experimentos realizados por destellos hiperlumínicos, han demostrado salir de la caja de investigación antes de haber entrado. Lo que parece ser una negación de la causa-efecto que en sentido lato no es tal, porque estos haces hiperlumínicos no salen si inmediatamente a posteriori no se los hace entrar. Al viajar en parte más rápido que la luz, retroceden en el tiempo, se efectúa una distorsión temporal y que se expresa viéndolos salir antes de entrar. Si no los hacemos entrar no salen antes. Lo que demuestra algo más, que este sería el primer experimento que demostraría que adivinar el futuro es totalmente posible. El experimentador verá la luz, antes de hacer más experiencias, sino la ve sabe positivamente, que algo sucedió para que esto no pasara. Cuando el Dr. Michio Kaku (Ciencia de lo Imposible) se entere, seguramente, se alegrará, algo hasta ahora imposible, ha sucedido y mucho antes de lo pensado.

La masa de los takiones sería cero, para algunos autores o directamente negativa para otros. Su velocidad sería enorme, con tendencia a infinita. De ser esto posible, tal vez un solo takión constituiría todo lo que existe. Le sobraría tiempo para estar en todos lados y en todos los Universos.

La gran dificultad de probar la existencia, características y demás particularidades de la nueva “fauna” de la física cuántica, estriba en la actual imposibilidad de crear métodos y herramientas aptas para investigar palmariamente elementos tan enormemente pequeños y primordiales.

Parecía que el colisionador europeo nos acercaría algo a estas fronteras, pero casi inexplicables roturas lo han paralizado.

Recién cuando la humanidad empiece a probar naves de impulso gravitacional, podremos inferir estas “cosas” de un modo más directo.

La naturaleza se muestra muy celosa en mostrar sus últimas intimidades y hasta nos cambia las reglas de juego con dudas y certezas casi paradojales.

Universos Paralelos

Los científicos están convencidos de que existen universos paralelos – de hecho, en realidad puede que existan infinitos de ellos y nosotros estamos viviendo en uno de ellos. En éstos Universos existe el espacio y el tiempo extrañas formas exóticas de materia. Algunos de ellos incluso pueden llegar a contener una copia de nosotros mismos, aunque ligeramente diferente.

Sorprendentemente, los científicos creen que estos universos paralelos existen a menos de un milímetro de distancia de nosotros. De hecho, nuestra gravedad es sólo una señal débil que se escapa de un universo distinto al nuestro. En otro universo, los argentinos podríamos haber ganado la guerra de Malvinas.

Igual pero distinto

Durante años, los universos paralelos fueron exclusividad de cientos de películas de ciencia ficción y libros de fantasía. Un escritor de Ciencia Ficción habría escrito varios años atrás que en un universo paralelo Elvis Presley podría estar vivo o en otro el Imperio Romano todavía podría existir. En ese momento los científicos tildaron de pseudo-científica dicha apreciación, sin embargo ahora parece que la especulación no era lo suficientemente absurda. Los Universos paralelos existen realmente y son mucho más extraños de lo que cualquier escritor de ciencia ficción pudo haber imaginado.

Las 11 Dimensiones

Todo comenzó cuando la teoría de las supercuerdas, el hiperespacio y físicos de la materia oscura se dieron cuenta de que las tres dimensiones que describen el Universo no eran suficientes. En realidad se necesitan al menos 11 dimensiones para describir los fenómenos del Universo. (Hasta ahora).

Finalmente llegaron a la conclusión de que nuestro universo es sólo una burbuja de entre un número infinito de burbujas membranosas que se bambolean como ondas a través de la undécima dimensión. Cada universo puede existir como una burbuja con sus propias leyes físicas.

Paranoia de lo desconocido

En éste contexto, podríamos preguntarnos que puede llegar a suceder cuando dos de éstas burbujas se tocan. Burt Ovrut de la Universidad de Pennsylvania y Paul Steinhardt, de Princeton, creen que éste fenómeno ya ha sucedido y el resultado fue que al golpearse muy fuerte se dió origen a un nuevo Universo, precisamente, el nuestro. Esta idea ha conmocionado a la comunidad científica, ya que si ésto es cierto, la aceptada teoría del Big Bang dejaría de ser la teoría que explica el principio de “Todo” lo conocido. Es muy posible que el Big Bang no sea realmente el principio de todo, después de todo. Para ésta teoría nueva, el tiempo y el espacio existien desde siempre y un Big Bang puede ocurrir en cualquier momento, todo el tiempo.

Por supuesto, esta extraordinaria historia sobre el origen de nuestro universo tiene una incidencia alarmante. Si una colisión empezó nuestro universo, podría ocurrir de nuevo?. Todo es posible en este cosmos extra-dimensional. Tal vez por ahí en el espacio no hay otro universo dirigiéndose directamente hacia nosotros – que sólo puede ser una cuestión de tiempo antes de que choquen.