¿Creía Tesla que en Marte había una ciudad subterranea?

Nikola Tesla, el gran inventor y una de las mentes más brillantes de todos los tiempos, leyó el libro akáshico, del que extrajo grandes ideas y descubrimientos, muy de acuerdo a sus propias capacidades e intuiciones.

Tesla y Marte

Pero como todo humano, algunas cosas se nos escapan o nos es muy difícil describir e interpretar, de allí cosas que le quedaron inconclusas, por estar muy por arriba de su tiempo y de sus posibilidades.

Lo que es más intrigante son las comunicaciones que dijo recibir de seres extraterrestres.

En un folleto titulado, The Truth About Mars (La Verdad Acerca de Marte), escrito en 1956, el autor, Ernest L. Norman afirmó haber contactado a los habitantes del planeta Marte.

En su folleto, Norman afirma que el pasó una hora cada tarde en meditación, y que debido a sus meditaciones, el fue contactado en febrero de 1955 por un hombre de Marte.

Después de presentarse como Nur El, rápidamente explicó que era del planeta Marte, y que si yo lo desease, podría ir allá con el, a su ciudad (en vuelo astral) y que el sería mi guía personal. .

El explicó que su gente estaba muy deseosa de aclarar algunos de los supuestos misterios de Marte. Nuestro viaje allá es una cuestión de fracciones de segundos, pues no se utilice ni se necesita una nave. .

Llegando a la superficie de Marte, de repente tomé conciencia del terreno extremadamente rugoso, colinas rocosas y planicies arenosas que se extienden sin fin nuestro alrededor. Nur El explica que la ionosfera es muy delgada, lo cual deja la superficie casi desprotegida de los varios rayos beta, gamma y cósmicos. Esta alta concentración de rayos ionizan toda la muy enrarecida y gaseosa atmósfera, y junto con ciertas corrientes termales, crean fabulosas tormentas de polvo.

También hay una capa de polvo muy finamente dividida en la ionosfera, lo cual ayuda a crear la apariencia rojiza del planeta. También hay un número de volcanes, tres de los cuales son de un tamaño exageradamente muy importante.

También se explicó que ya que Marte tiene solamente siete grados en la inclinación de su eje, no hay mucho cambio estacional. El agua es muy escasa en este planeta árido; la mayor parte de las precipitaciones caen como nieve en los polos.

(En este punto habla de vegetación escasa, cosa que desentona con lo visto casi cincuenta años después).

Norman continúa su historia diciendo:

En Marte las ciudades son todas subterráneas y están interconectadas por enormes tubos ovales de metal, de trescientos a quinientos pies de diámetro. Son estos tubos los que han confundido a los astrónomos en la tierra. Algunos creen que son canales ya sea de diseño inteligente, o usando características naturales para transportar la escasa agua a través del planeta. Nada de eso.

Las arenas cambiantes del desierto a menudo los cubren y descubren, lo cual conduce a una confusión adicional, puesto que parecen aparecer y desaparecer.

La gente de Marte son más pequeños que aquellos en la tierra, de un promedio de cuatro pies seis pulgadas en altura.

Ellos son de apariencia algo mongol. Los marcianos originalmente emigraron a Marte en una nave espacial desde un planeta moribundo, hace millones de años. Ellos también vinieron a esta tierra y comenzaron una colonia, pero la encontraron impráctica de mantener. También fue explicado por Nur El que esta colonia se convirtió en nuestra raza china a través de la evolución del tiempo.

Continúa Leyendo en: Un Surco en la Sombra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *