Contradicciones de la Biblia

Muchos pensadores, han estudiado toda la Biblia, desde el génesis al Apocalipsis.

El Viejo Testamento está plagado de flagrantes contradicciones, donde lo relatado en ciertas partes se contrapone con relatos que dicen otras cosas y muestra un dios tiránico, que se arrepiente, voluble, vengativo, cruel, sanguinario, que equivoca sus acciones, no parece darse cuenta que es autor de las peores atrocidades. Dejo esta parte para que filosofen los hebreos, los que siguen aún creyendo es su religión.

Como soy ex –cristiano me interesaron estas contradicciones en el Nuevo Testamento en especial y me ha gustado el trabajo que sobre el tema ha hecho Hernán Toro, del grupo Escépticos Colombia, el que expone sus argumentos contra lo que él considera ‘inerrancia bíblica’, presentando en esta ocasión otra categoría de errores de las Escritura: Las contradicciones narrativas entre sus diversos autores.

Luego expondré, en forma breve, porqué no existe el pecado y por ende el “libre albedrío”, motivo por el cual dejé el seminario y posteriormente a la religión. Pero vayamos a las contradicciones, según las presenta H. Toro:

“Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”. (Juan 8:44).

En un artículo previo (0) se dio un primer tipo de razón por la cual los eruditos bíblicos serios reconocen errores y ficciones históricas en la Biblia (1): las falsas profecías. Sólo se mencionaron unas pocas irrefutables: la destrucción de Egipto a manos de Nabucodonosor, profetizada en Ezequiel 29-31, que nunca ocurrió; los tres días y tres noches de duración de la muerte de Jesús, vaticinados en Mateo 12,39ss, que terminaron siendo menos de día y medio en Juan 19; y las más graves doctrinalmente: la inminencia de la segunda venida con TODAS sus señales antes de que pasara la generación de Jesús y a Pablo, vaticinada en Mateo 24 y 1 Tesalonicenses 4, que se ha retrasado tan solo 20 siglos, lo que expone como falsos profetas al mismo Nazareno y al Apóstol de los Gentiles. .

Esta columna presenta otro tipo de error bíblico: la contradicción. Es el peor atentado contra la lógica pues consiste en sostener dos afirmaciones mutuamente excluyentes simultáneamente, de tal forma que la veracidad de una hace falsa a la otra. En otras palabras, de la verdad de una de las proposiciones, se concluye que la otra proposición es una mentira. .

Aunque los creyentes suelen hacer malabares mentales para mantener multitud de ideas contradictorias en su cerebro, deberían pensárselo dos veces antes de hacerlo: cuando se acoge una contradicción, siempre se está defendiendo al menos una mentira. Y todo creyente que sepa quién es el Padre de la Mentira, debería estar horrorizado de usar su fe para defender mentiras evidentes, sin importar cuántos supuestos “testimonios de vida” las respaldaran. .

Las contradicciones textuales aparecen al acoger narraciones escritas de forma independiente. Como éstas demuestran tan fácilmente el origen realmente humano de textos presuntamente divinos, son la herramienta predilecta de los racionalistas que critican la inspiración de las escrituras supuestamente “sagradas”. Infortunadamente, muchos críticos irracionales en su afán de refutar la Biblia a toda costa, amasan listas con centenares de frases bíblicas descontextualizadas para dar la impresión de que se contradicen. .

Eso es mezquino: tal como los creacionistas descontextualizan a autores evolutivos para dar la falsa sensación de que “el Darwinismo está en crisis”, los ateos que recopilan citas bíblicas descontextualizadas para presentarlas como contradicciones, le quitan credibilidad al racionalismo. Al contrario de esos sitios, esta columna refutará la inerrancia de la Biblia señalando sólo unas pocas de sus numerosas contradicciones, por ser auténticas, irrefutables y muy fáciles de comprende. r.

El primer ejemplo se encuentra en un par de textos paralelos del Antiguo Testamento: 1 Crónicas 21 y 2 Samuel 24. En ellos se narra cómo David es tentado a hacer un censo de población, lo lleva a cabo, se arrepiente, pide perdón a Yahvé, y éste, para expiar su mal, le ofrece al Rey la siguiente tricotomía, a través de Gad el Vidente (2 Sam 24,13):

  1. Siete años de hambruna.
  2. Tres meses de fracasos militares.
  3. Tres días de pestilencia.

David, pensando que caer en manos de Yahvé era más misericordioso que caer en manos de la sequía o de los enemigos, acepta la última opción… craso error: el amoroso Yahvé termina aniquilando a 70.000 inocentes (1 Cr. 21,14. 2 Sam. 24,15). Los dos relatos son concordantes a la perfección, excepto en un detalle. A la hora de identificar al incitador, la Biblia tiene opciones para todos los gustos:

” Volvió a encenderse la ira de JEHOVÁ contra Israel, e incitó a David (…)”
(2 Sam. 24,1).

“Pero SATANÁS se levantó contra Israel, e incitó a David (…)”
(1 Cr. 21,1).

Para la teología fundamentalista moderna, esta es la peor contradicción posible: confundir a Yahvé con Satanás. ¿Acaso la Biblia inspirada e inerrante no es capaz de distinguir entre Dios y el Diablo? Si Satanás incitó a David, entonces Yahvé no lo habría incitado y viceversa… a menos que Satanás y Yahvé fueran la misma persona, y este versículo presentara evidencia Bíblica de la nueva revolución “científica” de la Teología: Dios no sería una Santísima Trinidad sino una Santísima Tétrada: “Padre, Hijo, Espíritu Santo y Satanás: cuatro personas y un solo Dios verdadero”.

Dejando el humor a un lado, la justificación de los fundamentalistas para tratar de explicarla da lástima: como Dios habría permitido que Satanás incitara a David entonces Yahvé también sería incitador; una especie de “incitador intelectual”. Cuando se aplica este “principio hermenéutico” a otras situaciones se muestra cuán estúpido es: Como Dios permitió que Hitler masacrara a 5 millones de Judíos, entonces Dios sería el “masacrador intelectual”; como Dios permitió que los paramilitares picaran con motosierra a campesinos inocentes, entonces Dios sería el “desmembrador intelectual”; como Dios permite abusar de menores a algunos curas católicos, entonces Dios sería el “abusador intelectual”, etc… La justificación fundamentalista de esta contradicción es sólo una pataleta de ahorcado. Continuar leyendo “Contradicciones de la Biblia”

Misterios: El bebé Corán

Los padres de este bebé de 9 meses aseguran que sobre la tersa piel de su bebé afloran máximas del Corán perfectamente caligrafiadas.

“Yo soy testigo: no hay más Dios que Alá”
“Sé agradecido con Alá”
“Alá es creador de todo lo existente”

Son algunas de las inscripciones que aparecen y desparecen de la piel del Bebé de tan solo nueve meses, al que la prensa islámica ha denominado como “El bebé Corán”.

Alí Yakubov es un bebé daguestaní que ha movilizado a miles de creyentes que llegan cargados de regalos al poblado de Kizlyar, en la república de Dagestán, Rusia. Los peregrinos viajan para conocer al bebé que según su madre fue enviado como un regalo por Alá. Convirtiéndoles al Islan a ella y a su marido, quienes aseguran que no eran creyentes antes de descubrir las escrituras que aparecen como por arte de magia en la piel de su hijo. Cada lunes y viernes aparecen y permanecen legibles dutante tres días. Después desaparecen tan misteriosamente como aparecieron.

La madre asegura que ha tenido una visión que le dice que las inscripciones desaparecerán cuando a su hijo le salga el tercer diente. Mientras tanto el niño y los padres seguirán recibiendo regalos de los peregrinos quienes reclaman botones y otras prendas del niño como recuerdo de su viaje para conocer a esta pequeña divinidad. Los regalos no son únicamente recibidos por el niño, el padre ha sido obsequiado con un Lada Priora, un coche, por el jefe de la región.

¿Fraude, Oportunismo o Misterio?

Muchos expertos aseguran que el misterio podría deberse a un tipo de urticaria que sufre el 5% de la población, el dermografismo o escritura en la piel y que consiste en la inflamación aguda de la epidermis con tan sólo frotarla o pasar un objeto sobre ella. Hay quien sugiere que los mismos padres podrían escribir los textos con ayuda de aceites u óleos etéricos. Hipotesis que no es en absoluto descabellada teniendo en cuenta que los padres quienes supuestamente no eran religiosos llamarón a su hijo Alí, tienen visiones que les marcan el momento exacto en el que su hijo dejará de “sufrir” las inscripciones que siempre aparecen los mismos días de la semana y aceptan regalos de cuantos deseen ayudar a su hijo marcado por el mismísimo Alá.

Inscripciones como la de la fotografía aparecen y desaparecen de la piel de un bebé de nueve meses en Rusia

Algunos lugareños piensan que el milagro es bendecido desde las altas esferas del gobierno local para fomentar la unión vía religiosa de esta república étnicamente heterogénea presa del azote de la violencia islamista.

Descubren otra pieza del manuscrito Ashkar

JERUSALEN (AP) – Dos partes de un antiguo manuscrito bíblico separadas por siglos y continentes fueron expuestas juntas por primera vez el viernes, gracias a un descubrimiento accidental que está ayudando a sacar a la luz un período oscuro en la historia de la Biblia hebrea. Fuente

Los fragmentos de 1.300 años, los únicos de los pocos manuscritos bíblicos hebreos que han sobrevivido la era en que fueron escritos, existieron de forma separada y sin conocerse su relación hasta que la fotografía de uno de ellos durante una presentación pública en 2007 captó la atención de los expertos.

Juntos, los fragmentos forman el texto de la Canción del Mar, cantada por exultantes israelitas cuando huyeron de la esclavitud en Egipto y fueron testigos de la destrucción de los ejércitos del faraón en el Mar Rojo. Continuar leyendo “Descubren otra pieza del manuscrito Ashkar”

El código secreto de la Biblia.

En 1994, una prestigiosa revista científica dedicada a la Estadística publicó un artículo titulado: “Secuencias equidistantes en el libro del Génesis”. Sus tres autores son: El Físico Doron Witztum, EL matemático Eliyahu Rips y el informático Yoav Rosenberg.

El “código secreto de la Biblia” también conocido como el código de la Torá, consiste en grupos de palabras y frases que se supone que tienen un significado y que algunos creen que están colocadas intencionadamente de forma “cifrada” u oculta en el texto de la Biblia.

El código fue descubierto en la versión hebrea del Antiguo Testamento (Torah) y fue publicado por el periodista Michael Drosnin, en su libro “El Código Secreto de la Biblia”, que no tardó en convertirse en Best Sellers. Según quienes investigan a fondo estos códigos secretos, la versión más antigua de la Biblia sería el único ejemplar en el que aparecen las profesías, ya que el hecho de creer que se pueden hallar en cualquira de las miles de versiones impresas en diferentes lenguas, implicaría creer que en sus traducciones se han tenido en cuenta éstos códigos con minucioso detalle y por consiguiente restaría misticismo a la situación.

Codigo_Tora

El método empleado para descubrir el código es muy conocido y consiste en eliminar los espacios entre las palabras del libro, y así convertir el texto en un único extracto de 304.805 caracteres. Esta secuencia es ingresada a una computadora que se encarga de explorar esta larga tira de letras en busca de palabras y frases que se le ingresan al programa.

Comienza con la primera letra y lee todo el texto de corrido, luego saltando de a una letra, luego de a dos, y así sucesivamente hasta terminar. Seguidamente, rehace el mismo proceso comenzando desde la segunda letra, y luego desde las demás hasta terminar. Esto se denomina ELS (Equidistant Letter Sequences) que significa “secuencias de letras equidistantes”, que luego se reordena para presentarlo como matriz o crucigrama.

El código predice hechos que sucedieron mucho tiempo después de que fuera escrita la Biblia. Se indican nombres completos, fechas, lugares y otras características sobresalientes de cada uno de los sucesos.

Algunos de los vaticinios del Código secreto del Torá son los siguientes:

“Shakespeare” – “llevó a escena” – “Macbeth” – “Hamlet”
“Hitler” – “hombre malvado” – “nazi y enemigo” – “matanza”
“Edison” – “electricidad” – “bombilla”
“Newton”, “gravedad”; entre muchos otros hechos históricos relevantes.

En efecto, éstas supuestas predicciones escritas hace varios siglos llaman poderosamente la atención. Sin embargo, parece haber una explicación mucho más simple que la de conferirle a las escrituras sagradas semejante atribución.

La Bliblia como una inagotable fuente de Mitos y supersticiones.

En la Edad Media, algunos teólogos judíos sugerían que, como el Antiguo Testamento era la encarnación de la palabra de Dios, la disposición de aquel texto guardaba una directa relación con las cosas del mundo. Esta doctrina fue el fundamento de una serie de disciplinas conocidas como Kabbalah (de donde deriva la palabra castellana “cábala”), que consistían en el examen de textos bíblicos para comprender la trama del Universo, o modificarlos a fin de influir sobre la realidad. Según la leyenda, ciertos cabalistas llegaron a obrar milagros (como la creación de un hombre artificial, el mítico Golem) gracias a su luminosa comprensión de la palabra sagrada. Ese es, pues, el origen de la tradición según la cual Dios insertó enseñanzas codificadas a través de la transcripciones de sus mensajeros.

Explicación racional sobre el Código de la Biblia.

La principal objeción contra el código de Biblia publicado por Michael Drosnin, consiste en que un modelo similar puede ser encontrado en otros libros aparte de la Biblia. Aunque la probabilidad de hallar una secuencia en un lugar aleatorio que responda a una palabra con significado sea baja, hay tantos puntos de partida y distancias posibles que es de esperar que tales palabras aparezcan. En respuesta a un desafío explícito de Drosnin, que afirmó que sólo la Biblia podría contener secuencias, el matemático australiano Brendan McKay encontró muchas secuencias similares en Moby Dick que contenían frases relacionadas con acontecimientos modernos. Otros estudiosos, como el físico estadounidense Dave Thomas, encontraron más ejemplos en otros textos. Además, Drosnin había usado con ventaja la flexibilidad de la lengua hebrea, mezclando libremente hebreo clásico (sin vocales, donde las letras Y y W son estrictamente consonantes) con hebreo moderno (donde Y y W suelen indicar las vocales I y U), así como las variaciones en el uso de K y T, encontrando el significado deseado. Cinco años despues de que el código fuera publicado en la revista Statical Science, Vol 9 Nº 3, un grupo de matemáticos, entre ellos Brendan McKay, publican en la misma revista que diera origen a éste misterio, un razonamiento a partir del cual siempre es posible obtener códigos que parecen premonitorios, independientemente del libro que se emplee para hacerlo.