Qué es el «agua muerta», el fenómeno que atrapa a los barcos en medio del océano

En 1893, el explorador noruego Fridtjof Nansen comenzó una expedición al Polo Norte que le daría fama mundial por conseguir romper el récord de latitud norte. Esa travesía también lo convertiría en la primera persona en observar un extraño fenómeno que ha desconcertado a los oceanógrafos por más de un siglo.

Cuando navegaba por las aguas del Ártico, al norte de Siberia, Nansen notó que de pronto su barco, el Fram, comenzó a detenerse, a pesar de que sus motores andaban a toda máquina.

El aventurero describiría la anomalía como una «fuerza misteriosa» que retenía a su embarcación, haciendo que casi no pudiera maniobrar.

«Hicimos bucles en nuestro curso, a veces dimos vueltas, probamos todo tipo de estrategias para evitarlo, pero con muy poco éxito», relató luego.

Nansen se convirtió así en el primero en observar este fenómeno, al que le dio el nombre de «agua muerta».
Capas

Once años más tarde, en 1904, el físico y oceanógrafo sueco Vagn Walfrid Ekman logró identificar qué causaba esta anomalía.

Ekman demostró en un laboratorio que olas formadas en esta parte del océano Ártico debajo de la superficie, entre capas de agua salada y dulce -que tienen distinta densidad- interactuaban con un barco, generando resistencia.
Ártico
Ver fotos
En el agua del Ártico se mezclan capas de diversa salinidad.

Lo atribuyó a los glaciares que se derretían, formando una capa de agua dulce sobre el mar, más salado y denso.

Sin embargo, en sus pruebas de laboratorio, Ekman vio que las olas de arrastre generaban oscilaciones en la velocidad del barco.

Esto difería de las observaciones de Nansen, cuyo barco se detuvo a una velocidad constante y anormalmente baja.

Hasta ahora nadie había podido explicar estas diferencias, ni tampoco entender exactamente cómo funciona el efecto que genera el agua muerta.

Pero un equipo interdisciplinario del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS), la institución de investigación más importante de Francia, y de la Universidad de Poitiers, cree haber develado ambos misterios.
«Cinta transportadora»

El grupo de físicos, expertos en mecánica de fluidos y matemáticos franceses utilizó una clasificación matemática de diferentes olas internas y un análisis de imágenes experimentales a escala de subpíxel para estudiar el fenómeno.

En un trabajo que publicaron a comienzos de julio en la revista científica PNAS concluyeron que las variaciones de velocidad descritas por Ekman se deben a la generación de olas que actúan como una especie de «cinta transportadora ondulante».

El fantasma de una mujer vestida de novia le hace dedo a los conductores en La Pampa

Las rutas pampeanas cruzan un mapa curtido de tierra y olvido. Muchas de estas huellas, muy poco transitadas, pasan por pueblos abandonados, rincones deshabitados donde, cuentan los lugareños, suceden fenómenos inexplicables y fantasmagóricos.

Una de estas apariciones sobrenaturales es la llamada «Novia del Bajo de la Tigra». El fantasma de una mujer que a principios de siglo XX, por mandato familiar, no pudo casarse con su enamorado y en la desesperación se vistió de novia y se suicidó colgándose de un caldén (árbol típico de la zona) junto a la ruta 1, entre General Campos y Alpachiri, en la indeterminada desolación pampeana. «El hecho sobrenatural existe, las apariciones están documentadas», asegura Fabián Romano, fotógrafo y piloto de avión, referente de estos temas en La Pampa. La última aparición -dice- fue aterradora.

«Lo más curioso es que sucedió a plena del luz del día», cuenta Fernando Quiroga, periodista de Bahía Blanca, especialista en estos casos del diario La Nueva Provincia. «Me llamó una mujer de un teléfono privado para contarme que un fantasma con ojos oscuros y dientes muy grandes la corrió en la ruta en el Bajo de la Tigra», afirma. El relato en primera persona es verdaderamente espeluznante. Esta aparición, que suele manifestarse en los fríos meses de invierno, hace por lo menos un siglo que es frecuente en esta ruta, pero jamás se materializó como en noviembre pasado.

«Nunca voy a olvidar ese llamado y la voz de ella», recuerda Quiroga. Muy angustiada, le relató un hecho que la cambió la vida. Yamila López Uriarte -jamás pudo volver a comunicarse con ella luego de este llamado- vive en Boedo y tiene alrededor de 30 años. Su familia es oriunda de La Pampa y decidió visitar a su padre, que en esos días estaba trabajando junto a su tío en Alpachiri (pueblo de la frontera). Entró a la provincia por Guatraché y subió por la ruta 1. Nunca imaginó lo que unos minutos después le sucedería.

«Me cuenta que ve a una mujer vestida de blanco haciendo dedo, pero de una manera muy inusual, los movimientos de pies y brazos, de su cuerpo, era extraños, intensos, como si estuviera desesperada. Yamila -lo aseguró- no era de las personas que levantan a extraños en la ruta y pasó de largo. Sin embargo, al hacerlo, ve que el rostro de esa mujer no estaba normal, tenía ojos acuosos, muy grandes y no tenía labios, sus dientes, muy grandes, estaban al descubierto», el relato se corta.

Esa figura, siempre según el relato que Yamila le contó a Quiroga, no sabemos si llamarla humana o sobrenatural, la miró «enojada», como si la acción de no levantarla la perturbara aún más de lo que estaba. «Todo esto pasó al mediodía, por eso el relato cobra mayor interés», cuenta. La joven conductora (de 30 años al momento de presenciar este hecho), madre de una niña y abogada, apretó el acelerador, quería quitarse esa horrible visión. Esta aparente calma, de haberse alejado, fue temporal. Pasando el Bajo de La Tigra, un kilómetro más adelante, volvió a verla.

«Cuando me comentó esto, comenzó a llorar», recuerda Quiroga aquel llamado del 27 de noviembre del 2019. Yamila, aterrada, volvió a pasar sin detenerse, pero unos metros después, detuvo su auto, aunque lo dejó en marcha. «Estaba de espalda, era una mujer con un vestido blanco, sucio, viejo», describe. Le preguntó si necesitaba ayuda. Bajó de su auto, volvió a preguntarle. «No pude creer lo que me contó», afirma Quiroga.

Ese espectro, a esta altura es la palabra adecuada, se dio vuelta y miró a Yamila. Ella puede ver con precisión que donde deberían estar los ojos, tenía dos huecos negros, y los dientes, muy expuestos en las encías, sin labios. En ese momento, esa aparición comenzó a correr hacia Yamila.

«Ella me cuenta que se olvidó su auto y corrió campo traviesa, no recuerda cuanto, gritó pidiendo ayuda, perdió el aliento y cayó delante de un caldén. En una de las ramas, colgaba el cuerpo de una mujer», relata Quiroga. Yamila se incorporó, pero no tuvo tiempo de procesar lo que estaba viendo, sintió que algo o alguien le rozó el cuello «y vio la aparición de la ruta, la misma que vio en el árbol. Un segundo después, desapareció». La mujer salió corriendo hacia la ruta y no frenó hasta Alpachiri.

Una curva mortal

Quiroga publicó el relato en su columna en La Nueva Provincia, y enseguida se convirtió en viral en la región. «Te llamo para que otras personas que hayan vivido lo mismo que yo, lo cuenten», recuerda las últimas palabras de Yamila, y nunca más la volvió a oír. Intentó rastrearla, pero no lo consiguió. Los lectores de la nota, pronto contaron sus vivencias, ninguna tan vívida como la de Yamila.

«Las apariciones se suceden, el de Yamila no es el único testimonio», afirma Romano, muy respetado en La Pampa por sus investigaciones. Vive en Macachín, a media hora del Bajo de la Tigra. «Las personas mayores del campo cuentan que el fantasma de una mujer aparece levitando», sostiene. Leyenda o no, los testimonios se multiplican. Se puede hacer un perfil que los cruza a través de las generaciones: es una aparición femenina, vestida de blanco que elige ese tramo de la ruta 1. «Tiene una curiosidad: vayas a la velocidad que vayas, el fantasma te sigue», sugiere, inquietante.

La historia acerca del origen se centra en aquella desdichada joven que decide terminar sus días suicidándose. Se desconoce el nombre de la chica y el hecho se pierde en la región de la leyenda y del mito rural. «Algunos dicen que podría llamarse Alba», arriesga Quiroga. «También he investigado la muerte de una mujer que habría sido atropellada en el Bajo de la Tigra por un camionero, que luego tuvo problemas psicológicos», afirma Romano, quien viaja frecuentemente por esta ruta. «Los moradores de una casa que está cerca dicen oír voces», agrega.

Sin dudas, el crudo relato que Yamila le contó al periodista bahiense causó terror en la región. El diario La Arena de La Pampa, uno de los más importantes de la provincia, debió salir a desmentir el hecho porque los habitantes de Alpachiri y Guatraché tenían miedo de transitar la ruta. Lo cierto es que en la curva del Bajo de La Tigra, la muerte atrae víctimas. En agosto de 2007, junio de 2017 y mayo de 2019, para nombrar los casos más resonantes, conductores perdieron la vida allí. «No se trata de creer o no, algo sobrenatural y fantasmagórico, sucede en esa curva», concluye Romano.

Una “extraña criatura” causa furor en las redes sociales – Se develó el misterio!

Hace algunos días se difunció por redes sociales una imagen y un video de un extraño animal que parece sacado de una película de ciencia ficción. Pero, ¿qué es realmente?

La semana pasada, una imagen de un animal se hizo viral en las redes por tratarse de una curiosa criatura desconocida para muchos y de aspecto misterioso. Además, junto con la foto, se viralizó un video de la misma especie: en la secuencia, el misterioso mamífero emite un llamativo sonido mientras se arrastra por el patio de una casa. No se trata de un murciélago, tampoco es un ave. Entonces, ¿qué es esa «extraña criatura» que desconcertó a los usuarios?

El animal existe y tiene nombre: colugo o «lémur volador» de Malasia.

¿La ‘criatura’ de la foto es un colugo? De acuerdo al sitio de fact check asiático Turn Back Hoax, se trata de una cría de esa especie, pero la imagen no es reciente sino que dataría del año 2017.

El animal del video también es un «lémur volador», pero no el mismo de la foto anterior. La organización Sarawak Forestry Corporation (SFC), que protege la vida salvaje, aseguró el 16 de abril en su página de Facebook que la secuencia fue grabada recientemente en una zona de Malasia.

«(SFC) pudo localizar la fuente del vídeo después de una intensa labor de recopilación de información e investigación llevada a cabo con la asistencia de otros organismos. El clip fue filmado en una casa en Sg. Moyan, Batu Kawa. Según las declaraciones de un miembro de la familia, el Kubung (N del r: como conocen al lémur volador en el país) fue encontrado cerca de su casa. Más tarde lo liberaron en un bosque cercano (…)».

Además, aclararon: «El kubung es una especie protegida por la (ordenanza) Wild Life Protection Ordinance, de 1998. Según dicha ordenanza, toda persona que cace, mate, capture, venda o esté en posesión de cualquier animal protegido será culpable de un delito y se enfrentará a un año de cárcel y a una multa de 10.000 RM (N del r: 2.200 dólares aprox.)».

El colugo no vuela, sino que planea como las ardillas voladoras: pueden recorrer grandes distancias con esa técnica. «Es arbóreo, está activo por la noche y se alimenta de partes blandas de las plantas, como hojas jóvenes, brotes, flores y frutos», avisaron en el sitio de Thai National Parks.