Científicos intentarán revivir la tortuga gigante extinta de Galápagos

Poco después de la visita de Charles Darwin a las Galápagos, allá por 1850, se registró la extinción de una de las especies que habitaba en la isla Floreana, la tortuga gigante, debido a que balleneros y navegantes las utilizaban como alimento en sus viajes por el Pacífico.

La tortuga gigante de Galápagos

La especie —Chelonoidis elephantopus, endémica de esa isla— se creía perdida para siempre, pero su rastro genético se encontró por casualidad en el volcán Wolf y el hallazgo sumado a estudios genéticos realizados en la Universidad de Yale, generó la posibilidad de revivir a estas tortugas.

Sin embargo, Linda Cayot, asesora científica de Galapagos Conservancy, precisó a The Associated Press que la especie podría recuperarse “hasta cierto punto”.

“No vamos a tener una especie perfecta genéticamente, 100% como la que había en Floreana, pero sí vamos a tener una población de tortugas con bastantes genes de la tortuga gigante original”, y añadió que cuando se liberen individuos reproducidos en cautiverio en esa isla, dentro de unos cinco años, “la evolución va a actuar y vamos a tener una tortuga natural de Floreana y eso es lo mejor que podemos hacer”.

El descubrimiento del material genético que permitiría rescatar a la especie se realizó en la isla Isabela, cuando científicos de Estados Unidos, Bélgica, Ecuador, Grecia, Italia y Australia, buscaban en 2012 individuos con alta carga genética de otras especies gigantes, entre ellas el emblemático Solitario Jorge.

La Tortuga Gigante de las Islas Galápagos

Este proyecto denominado Iniciativa para la Restauración de las Tortugas Gigantes, se cumple como una propuesta conjunta entre el Parque Nacional Galápagos y Galapagos Conservancy.

La razón por la que se hallaron tortugas con alta carga genética de la isla Floreana en Isabela es porque los navegantes y balleneros las capturaban en su sitio de origen pero en ocasiones las dejaban en Isabela para aligerar carga porque ese era el último punto antes de emprender largas travesías oceánicas.

El ministro de Ambiente de Ecuador, Tarsicio Granizo, destacó la importancia de la noticia: “estamos oyendo sobre extinciones y lo dañino que el ser humano puede ser para una especie, pero hoy, con los resultados de esta investigación estamos diciendo al mundo que es posible revertir los efectos negativos sobre la naturaleza. Vamos a recuperar una especie extinta”.

Uno de los científicos que estuvo en las investigaciones posteriores al hallazgo, Washington Tapia, explicó a la AP que del volcán Wolf se extrajeron inicialmente 1.700 muestras de sangre de igual número de tortugas. De éstas, 80 tenían ascendencia de Floreana, lo que resultó inesperado pues se trataba de una especie extinta 160 años atrás.

Poco después, dice, se eligieron 20 tortugas vivas que poseen alta carga genética de la especie extinta y las juntaron en cuatro grupos —corrales de tres hembras y dos machos— para iniciar el programa de reproducción y crianza con su propia especie.

Avances de la investigación científica

En el reporte científico en que se anunció esta iniciativa, el profesor Luciano Beheregaray, jefe del Grupo de Ecología Molecular de la Universidad de Flinders, dice que el esfuerzo de conservación será un hito importante en el inicio de la recuperación del exótico ecosistema de la isla de Floreana, que depende críticamente de las tortugas.

Los genetistas siguen trabajando en colaboración con el Parque Nacional de Galápagos y la Conservación de Galápagos para el programa de mejoramiento monitoreado con los animales reubicados en los centros de crianza.

“El objetivo de este estudio es generar nuevos individuos con la mayor diversidad genética de los linajes originales de Floreana y que vuelvan a ocupar el nicho ecológico tan importante que estas especies ocupan en las Galápagos”, dijo a la AP Jaime A. Chaves, Profesor de Biología Evolutiva USFQ de la Universidad San Francisco de Ecuador.

El ejercicio físico periódico es beneficioso para la salud?

Ejercicios fisicos

La actividad física podría prolongar la sobrevida y reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y el cáncer con un bajo riesgo de eventos adversos, pero es difícil determinar cuál es el nivel de ejercicio recomendable para lograr esos beneficios.

Ejercicios fisicos

Habitualmente se considera que el ejercicio físico es saludable y debería practicarse en forma regular. No obstante, recientes y resonantes casos de muerte súbita de personas que se encontraban realizando ejercicio, han motivado la pregunta de cuán saludable es y cuánto debería realizarse. La respuesta no es sencilla debido a que no existe un consenso claro sobre cómo se debería medir el “estado físico” y, lo más difícil, cómo convencer a la población de que mantenga el hábito de practicar regularmente la actividad.

La mejor respuesta debería provenir de estudios en donde a un grupo de personas se les indica hacer ejercicio físico y a otro grupo se le indica no realizarlo y luego medir qué ocurre con cada uno de los grupos al final del estudio. Debido a la dificultad que presenta hacer este tipo de estudios en este caso, hasta el momento no se han llevado a cabo a gran escala. Por lo tanto, solo contamos con estudios en donde se compararon personas activas con personas sedentarias y se midieron diferentes desenlaces como eventos cardiovasculares (por ejemplo, accidente cerebrovascular o infarto), la mortalidad global o el cáncer. Continuar leyendo “El ejercicio físico periódico es beneficioso para la salud?”

Desarrollan en Japón una prueba para detectar cáncer en una hora usando gusanos

gusanos que pronostican el cancer

La multinacional nipona Hitachi y la Universidad de Kyushu desarrollarán un nueva prueba de muy bajo coste para detectar el cáncer en una hora a partir de la reacción que presenta un tipo de gusanos al entrar en contacto con la orina de los pacientes.

gusanos que pronostican el cancer

A partir de un estudio, ambas entidades han determinado que este tipo específico de nematodo de reducido tamaño (tiene una longitud aproximada de 1 milímetro) se siente atraída por el olor de la orina de los pacientes que han desarrollado la enfermedad, según detalló hoy el diario económico Nikkei.

La investigación que se ha realizado con unas 300 personas ha arrojado resultados precisos en más de un 90 por ciento de los casos.

Con el apoyo de los investigadores de la universidad nipona, Hitachi espera poder comercializar para 2018 un dispositivo que mida la reacción de un grupo de estos gusanos y sirva para detectar un cáncer en su fase inicial.

La máquina examinaría los movimientos de un centenar de nematodos al ser expuestos a la orina de un paciente empleando las tecnologías de la rama de macrodatos de Hitachi para el análisis de las imágenes.

Cada prueba llevaría solo una hora y tendría un coste aproximado de unos 100 yenes (73 céntimos de euro/84 centavos de dólar), que respondería en parte a que este tipo de gusano se encuentra fácilmente en la tierra y además es fácil de criar, según explicaron al rotativo representantes de Hitachi.

Éstos también indicaron que el dispositivo no sería capaz de detectar los diferentes tipos de cáncer, por lo que en caso de que el resultado del test fuera positivo se requerirían pruebas convencionales adicionales.

El plan de la empresa, una de las más importantes en el sector médico en Japón, pasa por lanzar primero el dispositivo en el país asiático y más tarde en otros mercados.