La importancia del número OCHO

Parece que la relación de nuestro Sol con el planeta Tierra adopta muchos aspectos, se ha descubierto otra:

Existe un portal que comunica a la Tierra con el Sol llamado “Evento de Flujo de Transferencia” o FTE por sus siglas en ingles (Flux Trasferent Event). Hace algunos años se pensaba que no existía, sin embargo, las pruebas muestran todo lo contrario. Este portal conecta a la Tierra con el Sol situada a unos 150 millones de kilómetros, formando un tubo del tamaño de la Tierra del lado donde es de día.

Toneladas de partículas de alta energía podrían fluir a través de este portal antes de que se cierre nuevamente. Desde hace tiempo se sospechaba que la Tierra y el Sol deberían de estar conectados de alguna manera. La magnetósfera de la Tierra, (la esfera magnética que rodea a nuestro planeta) está llena de partículas del Sol que llegan a través del viento solar y penetran en las defensas magnéticas de la Tierra.

Antes se solía pensar que esta conexión era permanente y que el viento solar podría estar “goteando” a nuestro planeta en forma constante. Sin embargo no es así. Las conexiones no son constantes y normalmente son breves pero con una conectividad muy dinámica.

El campo magnético de la Tierra se une con el campo magnético del Sol cada 8 minutos aproximadamente, formando un portal con forma de cilindro tan grande como la Tierra, por el cual pueden fluir las partículas. Las cuatro sondas Clúster de la ESA y cinco sondas Themis de la NASA han volado alrededor de estos cilindros, detectando y midiendo las partículas.

El físico espacial David Sibeck piensa que existen dos tipos de FTE’s, activos y pasivos. Los FTE’s activos permiten un flujo dinámico y fácil de las partículas a través de él, y los FTE’s pasivos ofrecen una mayor resistencia ya que su estructura interna no permite el paso fácil de las partículas y los campos. Sin embargo queda una pregunta sin responder. ¿Por qué se forman estos portales cada 8 minutos? Esto es todavía un misterio (NASA).

Aunque al parecer no está relacionado, es curioso que la luz del Sol tarda 8,18 minutos en llegar a la Tierra. Pensando un poco por fuera del pensamiento científico e incursionando en la sincronía simbólica, tal vez los portales magnéticos reflejan un ritmo cósmico -de inhalación o pulsación: una puerta que se abre y se cierra cada 8 minutos; también, una armonía matemática: el 8 como número que rige la relación entre nuestro planeta y su fuente de energía.

La forma del número 8 remite a dos cosas: a un par de serpientes enroscadas, como en el caduceo de Hermes de la mitología, y también a las órbitas de los cuerpos celestes (astronomía).

Es posible seguir razonando y pensar que cada 8 minutos recibimos un paquete de alta energía del Sol, el cual podría re-configurar nuestro propio campo electromagnético y quizá hasta nuestras células. Como si cada 8 minutos hubiera una ola luminosa en el mar del aire y nosotros, como un surfer que aguarda el momento preciso sobre su tabla, podemos deslizarnos por esa ola hacia la playa.

El trabajo de Paul LaViolette demuestra que el centro de la galaxia emite olas de rayos cósmicos y rayos gamma a diferentes intensidades según un comportamiento cíclico. Estos rayos penetran la heliósfera y hacen que el sol a su vez emita rayos cósmicos que penetran la magnetósfera de la Tierra. Cada tanto el centro de nuestra galaxia emite una “superola” de partículas de alta energía, la cual podría ser responable de los grandes cambios climáticos en la historia de nuestro planeta. LaViolette calcula que en los próximos 100 años una de estas superolas debería de estar llegando a nuestro sistema solar. Alrededor de 8 minutos después estaría entrando en nuestra atmósfera transformando la faz del planeta (Pijama Surf).

Desde el punto de vista akáshico, sería este un efecto de pulsión magnética del tipo que se emplea en el cañón de Gauss y el tiempo de pulsión magnética tiene relación entre las producciones magnéticas entre el Sol (restadas del de otros actores del sistema que posean estos portales: planetas con portales) y la de la Tierra, en forma similar en lo magnético de lo que acontece en lo eléctrico en la descarga electrónica que efectúa un condensador.

Habrá que esperar el redondeo de este tema en futuros descubrimientos y si tienen más de una utilidad-que podamos aprovechar-.

Los juegos Olímpicos y la superstición china del símbolo 8 (ocho).

Número_ochoMañana 08/08/08, se realiza la apertura oficial de los juegos olímpicos, y no es para menos que en China se eligiera esa fecha para dar inicio a uno de los eventos de mayor envergadura. El número 8 ha sido considerado por numerosas culturas y religiones como el número de la prosperidad y la fortuna y su forma arábiga, permite relacionarlo con lo eterno, ya que el ocho acostado, simboliza en matemáticas al infinito.

Entre los chinos cantoneses, la expresión “ocho” significa enriqueserce y su significado es tan importante, que lo utilizan en diferentes índoles: Así, la astrología china tiene 8 signos, su gobierno 8 ministros imperiales, su sistema de orientación se compone de 8 puntos cardinales y 8 son las montañas cósmicas que reverencian.

Los gnósticos lo consideran un símbolo de gran importancia, ya que el ocho está representado por dos “s” invertidas, una que sube y la otra que baja. Por lo que es usado para representar las leyes gnósticas de la evolución y la involución.

Para los indúes y los budistas el 8 también representa un guarismo, ya que existen ocho chakras, ocho símbolos de la larga vida e incluso Buda, enseñaba un noble camino de ocho senderos para alcanzar el nirvana.

Quisás la cábala más notable es la expresada en la Biblia, En Levítico 14.23 se lee: “Al octavo día, los llevará al sacerdote a la entrada de la Tienda del Encuentro para su purificación delante de Yahveh”.

Tal es la superstición en relación a éste símbolo que en China, un auto o teléfono cuya patente o número, respectivamente, contengan varios números 8, sale considerablemente más caro.