La Iglesia católica ya tiene un nuevo Papa

El humo de la tercera fumata en la chimenea fue blanco. Así, los cardenales encerrados en la Capilla Sictina le comunicaron al mundo que ya eligieron al sucesor de Benedicto XVI. El nombre se conocerá en breve.

Habemus-Papamen

La tercera fumata desde que comenzó el Cónclave ayer fue blanca. Unas 24 horas tardaron los cardenales en ponerse de acuerdo y elegir a un nuevo Papa. A las 19.06 locales (15.06 de Argentina) las campanas de la Basílica de San Pedro y un denso humo blanco anunciaron al mundo, y en especial a los católicos, que tienen nuevo líder.

Los 115 cardenales electores tardaron casi lo mismo que en 2005 cuando eligieron a Joseph Ratzinger en abril de ese año al frente del Vaticano. Precisamente, la renuncia de Benedicto XVI fue la que abrió las puertas para este nuevo cónclave del siglo XXI, algo que no había ocurrido en 600 años.

En un rito que viene repitiéndose desde tiempos inmemoriales, la chimenea de la Capilla Sixtina anunció que los cardenales eligieron por amplia mayoría al nuevo pontífice que guiará a los 1.200 millones de fieles que profesan la religión católica en unos tiempos especialmente difíciles.

El nombre y la nacionalidad del cardenal electo y el nombre que elija como Papa no se conocerán hasta que se pronuncie el famoso “Habemus Papam” (tenemos Papa) desde el balcón de la basílica de San Pedro dentro de 30 minutos a una hora.

“Anuntio vobis gaudium, habemus Papam” (Os anuncio una gran alegría, tenemos Papa), dirá el cardenal protodiácono, el francés Jean Louis Tauran, el encargado de revelar la identidad del flamante pontífice.

El recién elegido se asomará entonces para impartir su primera bendición “urbi et orbi” (a la ciudad y al mundo) vestido por primera vez con la sotana blanca papal.

En este momento, el nuevo Papa, que ha tenido que aceptar el cargo para que salga el humo blanco, está siendo llevado a la Sala de las Lágrimas, donde será vestido con uno de los tres trajes -de diferentes talles- que esperaban al nuevo pontífice.

El humo blanco de la chimenea regó el lluvioso cielo de Roma en la tarde del segundo día de cónclave y tras sólo dos fumatas negras. Continuar leyendo “La Iglesia católica ya tiene un nuevo Papa”