Energía Gratis

No es una utopía ni tampoco el relato extraído de una novela de ciencia ficción. Hace cien años Nicola Tesla hablaba de energías renovables, aplicables a todo tipo de vehículos, automóviles, dirigibles, rayos X, incluso a armas.

Sin embargo sus ideas y sus patentes fueron escondidas en quien sabe que cajones de personas sin escrúpulos, que estaban a favor de los motores tradicionales a combustión en lugar de los motores eléctricos. Indudablemente por cuestiones exclusivamente económicas!

Tesla murió a la edad de 97 años en la soledad de una escuálida habitación de hotel, pero sus teorías fueron desarrolladas y aplicadas con fines militares ultrasecretos.

El mejor invento del siglo XX

Mucho años más tarde, un señor llamado Stan Meyer, anuncia en la televisión haber construído un motor que funciona con agua. En efecto, el motor diseñado por éste autodidacta funcionaba con agua corriente, de lluvia, de nieve o de mar, reduciendo de ésta manera a “cero” los gastos y la contaminación ambiental.

El funcionamiento es muy simple, el agua contiene hidrógeno que se libera con electrólisis. Puede funcionar con cualquier motor a gasolina y sin contaminar y permite viajar grandes distancias con un mínimo consumo.

Las Empresas de todo el mundo le ofrecieron a Meyer la compra de su patente por un millon de dólares, pero éste no aceptó, declarando que cualquier Empresa podría fabricar vehículos con motores de agua muy fácilmente. Al poco tiempo Meyer murió en circunstancias misteriosas y nunca más se habló del motor propulsado por agua.

Energías renovables alternativas

Desde el advenimiento de internet como el primer medio masivo de comunicación e intercambio de información, las teorías de Tesla sobre la energía wireless, son reproducidas en los hogares de todo el mundo, por aficionados a la ciencia o simplemente por autodidáctas curiosos, ávidos de llevar a la práctica éstos conocimientos compartidos. Gracias a la red de redes, cualquiera pruede compartir sus experimentos caseros; Desde los más simples hasta los más complicados.

Tal es el caso del sistema diseñado por el científico argentino Walter Torbay, denominado “transgenerador magnético”, que necesita un mínimo mantenimiento y no contamina. Se trata de un “Motor de Imanes”, que podría funcionar hasta “cincomil años” sin ningún tipo de consumo, y propulsado únicamente por las fuerzas de atracción y repulsión de unos imanes artificiales llamados “neodimios”, cuyo magnetismo es de 24 mil gauss (unidad de inducción magnética), y podría generar una fuerza eléctrica de 2.500 watts.

El invento, que patentó en el país en agosto de 2004 y con licencia internacional “en trámite” funciona aprovechando la propiedad magnética de rechazo de polos iguales y la desviación de líneas de fuerza magnética. Tendría un costo de 150 dólares, y “permitiría que una vivienda sea abastecida de electricidad indefinidamente”.

Tecnología: Ventanas Solares

Ingenieros del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) han creado una película solar transparente que además de recoger la energía solar permite el paso de la luz. Entre los usos prácticos de éste invento se encuentra la posibilidad de aplicarlos en las ventanas de una casa permitiriendo por transformar el calor del sol en una fuente de energía renovable.

El invento es una célula fotovoltaica basada en moléculas orgánicas las cuales, recogen la energía de longitud de onda infrarroja permitiendo pasar la luz visible y, por tanto, sin interceder en la luminosidad que percibimos los humanos. De este modo, instalado en las ventanas de los hogares, podría producir la energía necesaria para el funcionamiento de luces, electrodomésticos e incluso calefacción del hogar a un costo mucho menor.

El profesor de ingeniería eléctrica del MIT, Vladimir Bulovic y el coautor del invento, Richard Lunt explican que para instalar el sistema solo sería necesario colocar encima del cristal la lámina de material que ellos mismos diseñaron, los cables de transferencia de la energía y un controlador del voltaje.

Los colectores de energía solar actuales, permiten un rendimiento del 13 por ciento mientras que ésta tecnología permitiría apenas un rendimiento del 1,7 por ciento. Sin embargo, éste sistema podría emplearse como alternativa a los paneles solares tradicionales.

Nuevas baterías

Científicos de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, han desarrollado una nanoestructura tridimensional (el nanómetro es la unidad de longitud que equivale a una milmillonésima parte de un metro) para baterías, que permite que éstas se carguen muy rápidamente, en minutos, además las baterías ganan con esta nanoestructura una capacidad mayor de almacenamiento de energía características esenciales para el funcionamiento óptimo de diversos aparatos, como los vehículos eléctricos, algunos dispositivos médicos o militares, y para la tecnología láser.


El desarrollador de la tecnología, el profesor de ciencias de los materiales e ingeniería, Paul Braun, explica que este sistema permitirá crear baterías con la misma potencia que los condensadores, pero a diferencia de estos con una gran capacidad de almacenamiento energético.

Los condensadores contienen electrodos que forman campos eléctricos cuando se hace pasar una corriente eléctrica por ellos. Aunque este campo eléctrico puede almacenar energía para ser liberada posteriormente, la capacidad de almacenamiento energético de los condensadores es pobre.

Sin embargo, dada las ventajas que presentan los condensadores frente a las baterías (además de ser capaces de recibir y suministrar energía rápidamente, son más baratos que las baterías, no contienen elementos tóxicos o inflamables y presentan una vida útil mucho más duradera) los científicos llevan tiempo intentando desarrollar condensadores con una mayor capacidad de almacenamiento energético, algo que podría conseguirse gracias a la nanotecnología.

El rendimiento de las baterías recargables típicas (de ión de litio o de níquel ) se degrada significativamente cuando éstas son cargadas o descargadas con rapidez, pero si se convierte el material activo de los electrodos de la batería en una fina película, se consigue que la batería cargue y descargue rápidamente, pero se reduce su capacidad hasta casi anularla, porque el material activo carece del volumen necesario para almacenar energía. Continuar leyendo “Nuevas baterías”