Desapariciones misteriosas y puertas dimensionales

Desapariciones Misteriosas

Muchas pueden ser las causas por las cuales hay cientos de personas que desaparecen a diario… Algunas desapariciones, las más inexplicables, nos suelen poner los pelos de punta por el misterio sin resolver en sí mismo.

Desapariciones Misteriosas

A veces la gente extraviada, no se encuentra nunca, y es ahí cuando el misterio se hace más grande, a veces dando pie a teorías plausibles, y otras veces se les da una razón paranormal, e incluso a veces absurda. Desde asesinatos, secuestros, abducciones extraterrestres, viajes en el tiempo o a otras dimensiones.

Una puerta dimensional nos hará pasar posiblemente a un worm (agujero de gusano), y de allí se podría llegar a un planeta a miles de años luz,… Hay otras puertas paralelas donde se pasa supuestamente, a un universo paralelo donde hay otro planeta Tierra, tratándose entonces de un juego con el tiempo tal vez.

Se dice que existen dos tipos de portales dimensionales: los naturales (que existen por sí solos en nuestro planeta , de forma natural) y los artificiales, que son o han sido construidos por el hombre o por seres inteligentes como extraterrestres, pero que a veces no son estables, aunque se encuentran a disposición, permitiendo ir y regresar a otras dimensiones. Los naturales, se dice que sólo nos llevan a otra dimensión, pero no nos permiten regresar. ¿Fantasía?… ¿O existe algo de realidad en todo este misterio? Continuar leyendo “Desapariciones misteriosas y puertas dimensionales”

EL misterioso caso de Hanging Rock

El melancólico paisaje australiano, rico en antiguos símbolos, fue en el año 1900 escenario de la misteriosa desaparición de un grupo de colegialas que participaban en una merienda campestre.

El misterio de Hanging Rock

El día de San Valentín de 1900 amaneció soleado y hermoso en el pueblo de Woodend, cerca de Melbourne (Australia). Era el día de la excursión anual en el colegio para señoritas Appleyard, sitio en las afueras del pueblo, y a primera hora de la mañana un grupo de alumnas y profesoras de dicha escuela salieron con la intención de efectuar un almuerzo campestre en un hermoso paraje local. Al final del día cuatro personas habían desaparecido; tres de ellas no volverían a ser vistas nunca más.

Esta extraña historia se ha convertido en un episodio célebre, tan misterioso como el caso del buque abandonado, el Mary Celeste. Se ha convertido en tema de incontables teorías, numerosos artículos de revistas, al menos dos libros y una película, Picnic at Hanging Rock (1975). Pero como en tantos otros misterios históricos, lo acontecido en Hanging Rock no es todo lo que aparenta ser.

La historia nos cuenta que el grupo de chicas y profesoras partió en un coche alquilado para dirigirse a Hanging Rock a celebrar su almuerzo campestre anual. Un típico lugar de excursión al que solía acudir la gente de principios de siglo era una insólita formación geológica llamada Hanging Rock. Esta formación de origen volcánico y de varios millones de años de antigüedad se levanta majestuosamente unos 150 metros por encima de la llanura en que está emplazada, y culmina con la mezcla de piedras y monolitos en equilibrio que le dieron su nombre (Hanging Rock significa, en inglés, «roca que se balancea»). Muy cerca de la base de la roca había un buen lugar para comer y descansar, consistente en algunas improvisadas mesas de piedra y un adecuado y discreto servicio de lavabos.

El grupo escolar estaba compuesto por 19 chicas, la mayoría adolescentes; y dos profesoras; mademoiselle Diane de Poitiers, la más joven de las dos, enseñaba francés y danza, y Greta McCraw, una solterona escocesa de mediana edad, era la profesora de matemáticas. El otro adulto del grupo era Ben Hussey, conductor del coche alquilado por el colegio. Mistress Appleyard, la directora, no formaba parte de la expedición.

El grupo partió temprano aquel sábado por la mañana para cubrir los siete kilómetros que mediaban hasta el lugar del almuerzo, y llegaron poco antes del mediodía. El día era cálido y soleado, y después de comer la mayoría de las chicas dormitaban apaciblemente a la sombra de los árboles y las rocas. Algo más allá, al otro lado de un pequeño riachuelo que fluía de la pared de la roca, se había instalado otro pequeño grupo. Estaba compuesto por el coronel Fitzhubert (veterano del Ejército de la India, ahora retirado a climas más suaves), mistress Fitzhubert, su sobrino, el honorable Michael Fitzhubert (de visita y proveniente de Inglaterra) y el lacayo Albert Crundall.

Un Paraje Traicionero

El Clyde College fue el modelo histórico de Appleyard College, descrito en la novela de Joan Lindsay Picnic en Hanging Rock (1967).

Clyde College, colegio para señoritas trasladado de un suburbio de Melbourne a este edificio de Woodend en 1919.

Hacia las tres de la tarde, tres de las chicas mayores pidieron permiso a la profesora de francés para explorar la roca. Las tres jóvenes -Irma Leopold, Marion Quade y una muchacha a la que se recuerda simplemente como Miranda- tenían todas diecisiete años y destacaban por ser sensatas y responsables. Tras un breve comentario entre los adultos (durante el cual se observó que los relojes de Ben Hussey y de miss McCraw se habían parado a mediodía), se acordó dejarlas ir. Posteriormente dieron también permiso a Edith Horton, una chica más joven, de catorce años, para acompañarlas. Se advirtió a las cuatro que no subieran demasiado por la roca, que procuraran evitar los riscos, cuevas y precipicios, y que tuvieran cuidado con las serpientes, arañas y otros bichos peligrosos. Continuar leyendo “EL misterioso caso de Hanging Rock”

El Eslabon Perdido: La teoría de la Evolución y el Creacionismo.

La expresión “eslabón perdido” se refiere originalmente a los fósiles transicionales, cuando dichos estados intermedios aparentemente faltaban en el registro fósil o se desconocían. Hoy en día no es una expresión de uso científico, aunque sí abunda en los medios de comunicación, que suelen denominar “eslabón perdido” a casi cualquier nuevo fósil transicional que se descubre.

En busca del Eslabón Perdido.

Todo comenzó cuando Charles Darwin lanzó en el tapete científico la Teoría de la evolución de las especies en 1859. Darwin no habló de la evolución humana hasta mucho tiempo después, cuando publicó su libro La ascendencia del hombre, en 1871. Pero los seguidores de Darwin sí comenzaron a aplicar la teoría al ser humano. Thomas Huxley publicó en 1863 el libro Evidences as to Man’s place in Nature (Evidencias del lugar del hombre en la naturaleza), en el cual decía, tras hacer un estudio de anatomía comparada, que el lugar del hombre estaba en estrecha relación con los grandes monos, particularmente los africanos. Y de Huxley fue la idea de que el Homo sapiens había evolucionado a partir de un antepasado simiesco. Entonces los escépticos pidieron que, si el hombre había evolucionado de los monos, que les mostraran el eslabón perdido entre estos y el ser humano.

Uno de los grandes buscadores fue Eugène Dubois, que entre 1886 y 1895 descubrió restos que él mismo describía como “una especie intermedia entre los humanos y los monos”. Lo llamó Pithecanthropus erectus, que en griego significa mono erecto, hoy clasificado como Homo erectus.

El fraude del hombre de.

Piltdown es un pequeño pueblo de Sussex, Inglaterra. Un escenario humilde para uno de los fraudes más extraños de la historia de la ciencia. En una cantera cercana, un trabajador encontró un hueso que llevó a Charles Dawson, un abogado y arqueólogo aficionado. Se trataba de un fragmento de parietal humano, de color oscuro. Más tarde, el propio Dawson recogió en el mismo lugar otro fragmento mayor, perteneciente a un hueso frontal. Enseguida, Dawson puso en conocimiento de lo ocurrido a Arthur Smith Woodward, un eminente paleontólogo, quien inmediatamente comprendió el interés del hallazgo. En el verano de 1912 se llevaron a cabo nuevas exploraciones del terreno, asumiendo que los obreros, en el curso de sus trabajos, habían roto un cráneo y dispersado los pedazos. Entre Dawson y Smith Woodward encontraron otras partes del mismo cráneo además de restos de animales y algunas piedras talladas.

Hombre_de_Piltdown

El 18 de diciembre de 1912, Charles Dawson y Smith Woodward presentaron su descubrimiento a la Sociedad Geológica de Londres. Smith Woodward reconstruyó el cráneo como quien arma un rompecabezas en el que faltan varias piezas. Consideró que se trataba de una forma muy primitiva, “representante de la aurora de la Humanidad”, de alrededor de 500 mil años de antigüedad, y le dio el nombre de su descubridor, Eoanthropus dawsonii – Hombre de la Aurora de Dawson – La prensa inglesa recogió en primera plana la noticia: el Hombre de Piltdown era el eslabón perdido en el proceso evolutivo de la Humanidad.

Sir Arthur Keith, que era por entonces el principal experto en anatomía del Colegio de Cirujanos de Londres, consideró que el cráneo estaba mal reconstruido. Pensaba que su capacidad debía ser mayor de los 1.070 c. c. que se le habían asignado y que debía parecerse más a, como él mismo dijo, “un burgués de Londres”. Keith hizo su propia reconstrucción utilizando moldes de los fragmentos, obteniendo un volumen de 1.500 c. c.

En 1913, Dawson llevó al yacimiento al que sería con el tiempo un filósofo y paleontólogo célebre, el jesuita francés Pierre Teilhard de Chardin, quien estudiaba por entonces en el vecino seminario de Hastings. Ambos hallaron un canino que fue atribuido al fragmento de maxilar hallado anteriormente, y que reforzó los caracteres simiescos que se le atribuían. Posteriores exploraciones del yacimiento, en 1915, pusieron al descubierto fragmentos pertenecientes a los cráneos de otros dos individuos.

La mandíbula hallada parecía ser mucho más simiesca que el cráneo; los molares eran muy similares a los de un chimpancé. El paleontólogo francés Boule dijo lo evidente: era una “asociación paradójica”. El Hombre de Piltdown tenía un cerebro extrañamente moderno en un cuerpo muy primitivo.

Un dentista y arqueólogo aficionado de Clapham, Alvan T. Marston, descubridor del fósil de Swanscombe, se dedicó a estudiar a fondo los materiales hallados por Dawson y Smith Woodward, que estaban en el Museo Británico de Historia Natural. En 1936 llegó a la conclusión de que el canino de la mandíbula de Piltdown pertenecía a un mono. Se basó en la forma de la raíz: mientras la raíz del canino humano es derecha, la del Hombre de Piltdown era curva. Estudió también los caninos de los restos de Homo Erectus hallados en Choukoutien, China, y pudo ver que todos tenían las raíces rectas. Además la corona del canino de Piltdown estaba desviada hacia la mejilla, como ocurre en los monos antropoides. La abrasión excesiva del diente indicaba una dieta y una función propia de un mono. Marston consideró que se trataba de la mandíbula de un chimpancé.

En julio de 1936, Marston publicó en el British Dental Journal un artículo en el que afirmaba que aquella mandíbula era de un animal. Ese año reiteró su hipótesis en la Royal Society of Medicine y en el Journal of the Royal Anthropological Institute. Marston además llamó la atención sobre el color chocolate de la mandíbula de Piltdown, que atribuyó a que había sido tratada con una solución conservadora de bicromato, y que el color original de aquel hueso había sido gris.

Como consecuencia de estas indagaciones, otro científico tuvo la idea de efectuar un examen microscópico de la dentición de los restos de Piltdown. El estudio reveló la presencia de finas marcas de raspado, que sugerían la aplicación de un instrumento abrasivo. Además había una notable diferencia entre el contenido de flúor entre el cráneo y la mandíbula. La conclusión fue que la mandíbula era moderna y el cráneo mucho más antiguo.

Al perforar la mandíbula de Piltdown se vio que el color, que se había atribuido a la impregnación por hierro, era superficial, y originado en el bicromato potásico con que fue tratado artificialmente el hueso. En conclusión, la mandíbula era de un orangután y el canino había sido añadido posteriormente. La aplicación de hierro y bicromato había sido hecha para obtener el mismo color del cráneo. En 1953 se asumió oficialmente que el Hombre de Piltdown era un fraude magistral.

Entonces se planteó la pregunta obvia: ¿quién fue el autor? Los fundamentalistas cristianos afirmaron que se trató de una conspiración científica para hacer aceptable la idea de la evolución humana (estos grupos creen que la narración bíblica de la Creación debe ser interpretada literalmente). El renombrado científico y divulgador norteamericano Stephen Jay Gould puso el foco en Dawson y Teilhard de Chardin. Otros sospechosos son Arthur Smith Woodward, su adversario el zoólogo Martin A. C. Hinton y hasta Sir Arthur Conan Doyle, el autor de los relatos de Sherlock Holmes, que vivía en la zona y tuvo acceso a los restos. Probablemente la verdad no se sabrá nunca.

Gould se interna en una cuestión que a mí me resulta más interesante que las indagaciones de índole policial. Ya Boule y Hrdlicka habían hecho notar que había algo extraño con los restos. Hoy parece evidente que el cráneo y la mandíbula no corresponden al mismo individuo. Entonces ¿por qué tantos científicos eminentes aceptaron el hallazgo? ¿Por qué se demoró casi 40 años en reconocer lo obvio?

El primer motivo es simple chauvinismo: Adán era británico (hasta se levantó un monumento en el lugar donde fue hallado, financiado por suscripción popular). El fraude fue una especie de reaseguro paleontológico de la hegemonía mundial de Gran Bretaña. Ganó las primeras planas de los diarios en una época en la que los editorialistas estaban preocupados por el tremendo desafío económico, político y militar que planteaban el Imperio Alemán y los Estados Unidos; en una época en la que ya se atisbaban en el horizonte los nubarrones de la tormenta de sangre y fuego que fue la Primera Guerra Mundial. El Hombre de Piltdown también cumplió un papel muy destacado como guardián de la supremacía blanca, demostrando que el ser humano había aparecido en Europa en la misma época en que Asia y África estaban habitadas por formas humanoides de naturaleza bestial. “Igual que ahora”, era el corolario tácito, en la era dorada del colonialismo.

El segundo es menos superficial. La teoría de la evolución, cuyos coautores son Charles Darwin y Alfred Russell Wallace, vino a derribar al ser humano del pedestal que se había asignado a sí mismo como Rey de la Creación. Además, asestó el golpe de gracia al creacionismo, la doctrina de los sostenedores de la interpretación literal de los libros sagrados: en ellos nada se dice del ser humano surgiendo del fango primordial, luego de una evolución de eones, mediante un proceso de selección natural. Para la época de la muerte de Darwin (1882), la mayoría de las personas educadas aceptaban sus ideas (hasta el punto de deformarlas y adaptarlas al gusto del capitalismo más crudo como un legitimador de la desigualdad social bastante más eficiente que las creencias judeocristianas). La versión aggiornada del creacionismo aceptó la evolución, pero supuso que, cuando en la Tierra aparecieron formas simiescas más o menos adecuadas, Dios infundió el soplo vital dando la inteligencia a esas criaturas (el propio Wallace, en su ancianidad, sostenía esta teoría) en un abrir y cerrar de ojos geológico. El Hombre de Piltdown, con su cerebro moderno y su cuerpo aún primitivo, encajaba como anillo al dedo en esta interpretación.

Por desgracia para el orgullo humano, el Hombre de Piltdown era un fraude. Posteriores descubrimientos demostraron que en realidad sucedió lo contrario: los más antiguos cráneos de tamaño comparable a los de los humanos de hoy en día tienen unos pocos centenares de miles de años, mientras que nuestra característica fisiológica más notoria, la posición erguida al caminar, tiene al menos 5 millones de años de antigüedad.

Pau y el nuevo árbol evolutivo.

Una nueva especie de simio encontrada en España en el transcurso del año 2002, el Pierolapithecus catalaunicus, resulta ser el antepasado común más reciente de todos los grandes simios.

El 5 de diciembre de 2002 aparece por casualidad al reparar un camino en las obras de ampliación del vertedero de Can Mata, en Els Hostalets de Pierola (Barcelona, España), un cráneo y una decena de dientes de un antropoide macho de entre 30 y 35 kg. de peso de hace entre 12 y 13 millones de años que había sido devorado por carroñeros. La gran importancia del hallazgo reside en que corresponde a una franja cronológica de la que apenas existen fósiles y que es cuando debió existir el antepasado común de los grandes antropoides actuales.

Pau_Eslabon_PErdidoEl 19 de noviembre de 2004 se publican los resultados del estudio, realizado por el Institut de Paleontologia Miquel Crusafont en Sabadell, de los fósiles recuperados en el yacimiento de Barranc de Can Vila 1 (Hostalets de Pierola, Barcelona) desde el 5 de diciembre de 2002. Se nombra un nuevo género y especie, Pierolapithecus catalaunicus (es decir, el mono de Pierola catalán), aunque el espécimen recuperado, correspondiente a un macho de 35 kilográmos y entre 1 y 1,20 metros de altura, lleva el apodo de Pau. Los científicos consideran que este antropomorfo, datado entre 12,5 y 13 millones de años, es posiblemente un ancestro común de los grandes simios actuales, incluyendo a los humanos.

La aparición de nuevos yacimientos y restos de simios han llevado a la constitución del proyecto SOMHI (Searching for the Origins of Modern Hominoides Initiative, es decir, la Inicitiva para la Investigación de los Orígenes de los Homínidos Modernos)

Fuentes:

Pierolapithecus catalaunicus
El Falso eslabón Perdido
Pau: El eslabón perdido hallado en España