El poder del pensamiento positivo

Cuatas veces hemos escuchado que alguien se recuperó milagrosamente de una enfermedad o que por desear verdaderamente algo, éste suceso terminó por ocurrir finalmente. Algunos de ellos afirman que el “Pensamiento Positivo” fue el único protagonista del desenlace. Sin embargo, los expertos no estan totalmente deacuerdo con ésta postura, ya que carecen de pruebas empíricas o fácticas que demuestren semejante hipótesis.

Herzlich Marcos, del equipo de fútbol Los Gigantes de Nueva York se encontraba en la cima del mundo en el presente, pero dos años atrás, se enfrentó a un desafío mucho más grande que ganar un partido de fútbol – Por entonces se le diagnosticó un cáncer de hueso.

“Mi médico, me dijo que no volvería a jugar al Fútbol”, dijo Herzlich. Pero “Hice un gol en mi mente”. “Yo sabía en mi cabeza que iba a vencer al cáncer y volver a jugar al fútbol.”

Al igual que Herlizich, Lance Armstrong, acredita no sólo la atención médica de alta calidad, sino también el pensamiento positivo como los dos elementos indispensables para ganarle a su cáncer: “No se puede negar el hecho de que una persona con una actitud positiva y optimista se cura mejor”, dijo.

En 2006, Leigh Fortson, una escritora independiente de Colorado, fue diagnosticada con cáncer de colon. Algunos años más tarde fue diagnosticada con dos cánceres más graves. Sin embargo, ella ha sobrevivido y todavía lucha contra la enfermedad. “No tengo absolutamente ninguna duda” de que mi actitud hizo la diferencia, dijo Fortson.

El Pensamiento positivo : Una actitud de poder hacer. Esa es la clave, de acuerdo con todas estas personas y otras personas que enfrentan enfermedades que amenazan sus vidas.

Otras campanas, sostienen que un pensamiento positivo no basta para luchar contra una enfermedad. “Eso es una tontería peligrosa, pensar que usted puede aliviarse o curarse de un cáncer, o creer que pensar en positivo es la manera de salir de una enfermedad cardiaca”, dijo el psicólogo Richard Sloan.

Un profesor de medicina conductual en Columbia University Medical Center, que ha realizado extensas pruebas complementarias de los estudios de supervivencia, sostiene: “¿Qué le dirías a alguien que piensa que la razón por la que aún están vivos ahora es a causa de su actitud?”

“Yo diría que, estoy muy feliz por ti, me alegro de que hayas sobrevivido. Pero por cada uno de ustedes que dijeron que iban a luchar para salir de ella, hay probablemente decenas de personas que dijeron exáctamente lo mismo y no sobrevivió”, dijo Sloan. Sin embargo, Sloan no aportó datos estadísticos a sus afirmaciones.

Uno de los principales estudios orientados a descubrir si en efecto, la forma de pensar afecta la recuperación, se llevó a cabo por la Universidad de Pennsylvania, y el psicólogo James Coyne estuvo a cargo.

Entre tros resultados menos trascendentes, Coyne descubrió que no existe ninguna relación entre la actitud y la recuperación de numerosas enfermedades, entre ellas el cancer.

Sin embargo, este y otros estudios no son capaces de verificar con certeza cuan positivo es el pensamiento de los casos estudiados. En otras palabras, la Actitud o la Fe, no se pueden medir y mucho menos comprobar si son legítimas.

Que pasa cuando nos morimos?

Navegando por yahoo me encontré con un artículo del escritor y filósofo Alejandro Rozitchner; titulado: Que pasa cuando nos morimos? – Naturalmente ha dado lugar a un debate controvertido que puedes visitar desde el siguiente enlace: Foros de Yahoo. Controvertido porque pese a que el autor reconoce que existen muchas creencias distintas, él mismo se confiesa ateo y nos brinda su punto de vista intentando mostrar como se debe vivir la vida disfrutando de ella a cada instante.

Interesante debate, posiblemente el único que no somos capaces de responder. Es verdad que debemos vivir la vida como si fuera el último día en ella, es cierto, pero muy cierto, que no somos quienes para exigirle más a la vida que la vida misma. Que debemos disfrutarla como al mejor de los obsequios, sin embargo es natural cuestionarse, al menos alguna vez, porqué debemos dejar de existir.

Porque muchos niños no tienen la misma oportunidad que tuvimos otros de hacernos ésta pregunta, porque la vida solo fue un suspiro para ellos?…

Porqué cultivar amistades y afectos, trabajar duro, aprender tantas cosas si algún día, simplemente y porque el destino mismo parece ser “finito”, dejar de existir porque es la ley natural de las cosas?…

La respuesta no es tan trivial… Tampoco se puede minimizar. Si existe o no algo más allá de los confines de la vida, seguramente en algun momento lo sabremos. Apresurarnos a obtener una respuesta no cambiará nada, ya que cuando nos llegue el momento, en todo caso no seremos capaces de mostrarselo a nadie; Ya que si existe un alma inmortal, que mantiene viva nuestra conciencia será un poco tarde para transmitirlo y si nada existe después de la muerte, habremos dejado de existir para demostrarlo.

No se si sea de sabios sumergirse en un mar de pensamientos al respecto, pero reconozco que el hombre, a diferencia de cualquier otro ser vivo, sabe que morirá algun día, y en esa sabiduría, radica el motivo para querer escapar de ese destino.

Los animales, en general, son cautivos de su propia su naturaleza, y por lo tanto viven durante siglos sin promover demasiados cambios de hábitos dentro de su especie. El Hombre, en cambio, puede presindir de lo natural; Evoluciona! (para bien o para mal)… Los hombres de hoy, son un tanto distintos que los de hace 100 años o mil. Pero capaces de comprender ésta pregunta.

A modo informativo, he notado que cuando las personas “creen” en algo, pueden sobrellevar las dificultades de la vida de una manera distinta; No se precisamente si menos dolorosa, pero si mucho más serena. También reconozco, en mi atenta observancia, que cuando las personas “creen” en algo, sus deseos se realizan con mayor frecuencia. No conozco muchos ateos, agnósticos o confundidos, (como yo estos últimos) que logren explicar el mundo sin necesidad de recurrir, en determinados momentos a una especie de espiritualidad o de Fé religiosa. En otras palabras, es demasiado fácil no creer en algo, cuando no necesitamos creerlo!. Y los demás?… Los que necesitan creer… Qué queda para ellos?

Mi conclusión es que en éste largo camino al que todos convenimos en llamar “vida” se puede disfrutar de todo aquello que nos llena de alegría y de felicidad, porque es realmente fácil hacerlo, y a la vez podemos recurrir al instinto humano de trascendencia he intentar develar, en nuestros pensamientos más profundos, el misterio más grande de todos. La Muerte!

Enigmas: La escalera de Loreto

Loreto es una Capilla localizada en la ciudad de Santa Fe, Nuevo México, Estados Unidos. En el interior de ésta Capilla se encuentra edificada una escalera a la que muchos consideran como una obra milagrosa construida por el mismo carpintero José, el padre de Jesús Cristo.

La Capilla Loretto, fue construída construida entre los años 1872 y 1878 por orden de Jean Baptiste Lamy, obispo de la arquidiócesis local, actualmente ya no funciona como iglesia sino que es parte de un museo privado que abre sus puertas a visitantes y eventualmente es alquilada para eventos nupciales.

En principio la idea era que fuera un convento-capilla que se llamaría Capilla de Nuestra Señora de la Luz y estaría a cargo de las Hermanas de Loretto. La capilla fue diseñada por el arquitecto francés Antoine Mouly quien falleció antes de terminarla dejando el área superior para el grupo del coro sin escalera. Debido al reducido tamaño de la capilla, una escalera normal hubiera robado demasiado espacio, y en ese tiempo las iglesias solían utilizar escalinatas de mano en vez de escaleras para subir al área del coro.

La leyenda de la Escalera de Loreto

Cuenta la leyenda que durante nueve noches, las hermanas a cargo de la capilla rezaron a San Jose el carpintero. El último día, un desconocido tocó la puerta de la Capilla. El inesperado forastero, comentó que era carpintero y que podía construir una escalera. En pocas semanas el carpintero terminó su labor sin ayuda de nadie y sin reclamar pago alguno desapareció misteriosamente.

Algunos creen que ésta obra es un prodigio de la carpintería ya que su extraño diseño provoca asombro entre los ingenieros y arquitectos. Nadie comprende como se sostiene ya que no posee un soporte central, necesario para su correcto equilibrio. La estructura no posee clavos ni pegamento y aun así ha resistido al paso de los años.

Aun en la actualidad, existe la creencia de que aquel misterioso carpintero fue el mismísimo San José, enviado por jesús para atender las súplicas de las hermanas.

Otro curioso detalle de ésta increible escalera es que posee 33 escalones. La edad que según los relatos bíblicos, tenía Jesús cuando fue crucificado.

Develando misterios

Pese a que esta historia es realmente sorprendente, existen acontecimientos importantes que frecuentemente se pasan por alto a la hora del relato. Si quieres conocer el punto de vista de un escéptico, lo puedes hacer desde el siguiente enlace: La Milagrosa Escalera de Loretto