Posible “Uranización” del Planeta Tierra.

Hoy sabemos que el planeta Urano, -el primero descubierto en la modernidad -, ya que los antiguos no lo conocían pese a su tamaño, no es visible a ojo desnudo (algunos lo confundieron con una estrella en el medioevo).

Tiene varias particularidades, pero la que nos interesa respecto al título, es que tiene una inclinación tan marcada del eje de su rotación, que uno de los polos termina mirando al Sol en extensas porciones de su inmensa órbita.

Las causas de las glaciaciones son hoy una incógnita, aunque se piensan en tres factores que solos o en conjunto pueden determinar que la temperatura del globo terráqueo pase de un clima cálido a un gélido mundial.

Sabemos que hace unos años, ha habido un corrimiento marcado del eje polar magnético y en el caso de la historia del planeta Tierra, cada tanto parece que este corrimiento es común, ya que incluso se ha podido determinar mineralógicamente que el efecto puede ser tan grande que ha llegado a la inversión de los polos magnéticos en más de una oportunidad, cosa que sabemos por la orientación de los minerales de hierro en las rocas hoy sólidas. El efecto magnético que todo esto tiene como corolario, hace advertir, debido al actual debilitamiento ecuatorial sobre Brasil, que estamos cercanos a una nueva inversión de los polos en unos 1400 años. Esto ocasionará por unos meses que estaremos expuestos a dosis muy grandes de rayos gamma, cósmicos y ultravioletas. El daño menor, serán “cataratas” en los ojos.

Este factor se debe a la reacción del líquido interior de metales ardientes ante los cambios de las derivas continentales y los movimientos de placas.

Otro factor que produce cambios en la cantidad de energía recibida por la Tierra es la calidad de emisión del Sol. Cada vez son más las alternativas conocidas de cambios en la emergencia y calidad de emisiones y reacomodamientos en la distribución de metales (se denominan así a los elementos en las estrellas de masa superior al Hidrógeno fabricados por esta enorme usina, que trastoca los caminos de luz y partículas y las convecciones de gases ionizados materiales “nacientes”. Esta causa puede ser generalmente la más importante.

Una tercera causa es la lejanía al Sol, o cercanía al mismo según la milenaria variación en las órbitas terrestres. Hace 100 años se sabe que la Tierra se acerca y aleja periódicamente cada 40.000 años del astro rey.

Estas tres causas, solas o en conjunto producen los picos de altas y bajas temperaturas mundiales, los períodos cálidos y las glaciaciones. Pero hay una cuarta, que dependerá de su mayor o menor presencia para hacer todo más fatalmente dramático, como veremos a continuación , luego de esta consideración:

El calentamiento global debido a la industria humana, enmascara estos fenómenos si son leves, pero, la sobrenaturalidad de estos fenómenos hace de las variaciones de origen humano intrascendentes a nivel cósmico y en el tiempo. Con la sola excepción de una guerra atómica total.

El corrimiento del polo magnético, muestra gran actividad del movimiento del núcleo metálico del planeta y su función generadora del magnetismo. A su vez muestra la posibilidad del corrimiento del eje de rotación si coincide con terremotos generales y cambios notables en la distribución de las masas en juego, con el correlato de una cuarta causa de cambio climático por variación de locación geográfica, simplificando : la uranización.

Produciría este fenómeno el cambio de temperaturas mundiales y las características regionales.

En nuestro caso el hemisferio sur tendría una noche casi perpetua, con alternancia de iluminación polar (Medio año para cada hemisferio, que coincidirá con el sector de órbita que se esté recorriendo), ambas condiciones terribles para la vida terrestre.

Se gestarían, si hay grandes corrimientos de eje, terribles tormentas de agua, polvo, hielo y gases, que arrastrarían lo suelto del polo cálido al gélido en descomunales “tormentas”.

El polo iluminado sería tórrido por demás y las temperaturas irían bajando hacia el ecuador y el polo en la oscuridad tendría fríos extremos, de cien gados bajo cero o más.

Como vemos este factor, por si solo podría ser desencadenante de una catástrofe terminal. Cambio Climático extremo.

Los otros, la variación de la calidad de emisión del Sol, puede ser catastrófica, pero en períodos largos, sabemos que no ha variado hasta perjudicar fatalmente a toda vida sobre la tierra.

Otro tanto podemos decir en el alejamiento y acercamiento de la Tierra al Sol, que se efectúa en forma gradual en ciclos de cuarenta mil años. También este tema ha sido hasta ahora gradual.

¡Empecemos a medir el corrimiento del eje de rotación, tanto como el magnético porque nos pueden dar una desagradable sorpresa!

Temperaturas Extremas : “Glaciaciones y períodos cálidos”

Recientemente un grupo de científicos ingleses llegaron a la conclusión de que en pocos años tendremos una pre-glaciación. El Ingeniero Manlio E. Wydler* nos sorprende con un artículo muy interesante sobre los períodos de fríos y calores extremos a los que se ha visto sometido el mundo y su pronóstico para el futuro.

Glaciaciones y períodos cálidos

Todo lo que se ha pensado en el tema, las teorías que se han sucedido acompañando las investigaciones que desde diferentes ópticas han venido realizándose en estos últimos cien años, muchas veces solo han servido para mostrar un tema cada vez más complicado.

Se puso de moda desde hace menos de una década el tema del calentamiento global, que hablaba de un aumento de casi 2 ° C. desde el inicio de la revolución industrial, y en forma algo arbitraria, se esperaba un calentamiento algo mayor, para el final del actual siglo.

Como muchos me alarmé y con la representación de mi Fundación, estuve en el COP N ° 10 que se realizó en Buenos Aires. Lo que más me interesó fueron las mitigaciones para que se prosiguiera con la expansión industrial, único medio de crear prosperidad mundial.

Los grandes problemas sociales se deben encarar con mayor producción de riquezas y morigerar el crecimiento poblacional.

Comencé por estudiar las antiguas variaciones térmicas mundiales, que como muchos pensadores ( p. ej: Milankovic), acepté que se deberían a causas más que humanas, ya que en la ocurrencia de la sucesión de períodos cálidos y glaciaciones, los humanos éramos un puñado y en ocurrencia de los primeros casi homínidos así que poca relevancia pudimos tener en estos fenómenos.

Los fenómenos debían estribar en la emisión solar y en los movimientos terrestres, de ubicación dentro de su órbita variable, del eje variable de rotación, etc.

Así vemos que la órbita terrestre es menos circular, principalmente según Júpiter donde se encuentre y algo menos, los otros grandes planetas, etc.

Es así que depende de una sumatoria de factores que tienen una periodicidad diferente, pero en conjunción pueden aportar diferencias importantes de insolación. Cuando la mayoría de estos movimientos coinciden, la expresión será máxima.

Si sumamos la máxima oscilación en el plano de la eclíptica, la máxima excentricidad de la órbita, la menor inclinación axial del eje rotario y la máxima precesión estacional, deberían dar las condiciones para la glaciación, más el pequeño agregado de una gran cantidad de elementos de retroalimentación ( positivas y negativas), como ser la mayor reflexión de la superficie de los hielos, huracanes y tormentas, precipitaciones nivológicas, composición de los gases atmosféricos ;por ej. a mayor superficie helada, menor vegetación que capte el CO2 de emanaciones de la Tierra , aumentando el gas invernadero, que efectúa así un proceso inverso al que le da origen, etc.

Hasta aquí teníamos en claro que alguna de las glaciaciones estaban dentro de los ciclos, pero al tener el listado de la ocurrencia de estos períodos, nos encontramos que la periodicidad astronómica de estos factores (en + o – 30 ° C.), no siempre produjeron glaciaciones por si solos.

No cabe duda que las glaciaciones existieron, ya que estudios rusos y alemanes ( Strassburger), de hace varios años , han mostrado correlaciones positivas con superficies heladas, con vegetación tipo tundra , bosquecillos con hayas predominantes, luego castaños y luego el llamado robledal mixto y luego , desde la calidez a la glaciación la prelación inversa.

Comparando la última glaciación y el período cálido, se hicieron varios sub -períodos, por lo que indujimos que estaríamos en el final del período post –cálido, en 180 años ya en el pre -tundra y en 800 años en la siguiente glaciación.

Las glaciaciones sucedieron desde hace (Donau) 2000000 de años, el período cálido hace1300000 años, la siguiente glaciación (Günz) 1100000 de años, el siguiente período cálido (750000) de años, la otra glaciación (Mindell) 590000 de años, el siguiente período cálido 390000 de años, la anteúltima glaciación (Riss) 200000 de años , el siguiente período cálido hace 140000 años , la última glaciación 100000 y el período cálido hace 16000 años.

Como vemos, los períodos cálidos se van reduciendo mucho más que las glaciaciones, que si bien también son más cortas, su sumatoria va ocupando casi todo el tiempo de este “Cuaternario”.

Sacamos estas conclusiones: la tendencia de las temperaturas del mundo terráqueo, van en disminución desde por lo menos los últimos 2500000 años, con períodos fríos más importantes que los calurosos.

El calentamiento antropogénico será cada vez menos importante a medida que avancemos a la nueva glaciación, camino que ya se ha iniciado.

Que la influencia planetaria es importante, pero para suavizar o acrecentar los períodos de glaciación y cálidos. Pero solo alcanzan para hacer pequeñas “glaciaciones”.

La influencia mayor es la calidad de emisión solar y seguramente, al estudiarse profundamente sus ciclos se comprobará, lo que debería ser evidente, el Sol tiene variaciones de emisión notables en el tiempo, y pese a que tiene tantos años de vida por delante como los vividos, su vigor, aparentemente esta por flaquear y como todo en el Universo, es más que probable, que lo haga en forma lo suficientemente notable, como para que nos demos cuenta de ello. (No olvidar que los ciclos de transmutaciones avanzan sin prisa, pero sin pausa), la metalización del Sol es un hecho y sus “acomodaciones” a sus nuevos estados, tiene por fuerza que notarse.

*Ing. Agr. Manlio E. Wydler, Secretario de FAPLEV, Consejero del Plan Estratégico, Ex Asesor Honorario en la Legislatura, miembro del Foro Participativo Permanente del PUA, “Vecino Solidario 2001”, por el barrio de Liniers, Siempre trabajando para la Comuna Nueve, la Ciudad y el País.