Nos estamos quedando sin antibióticos eficaces

Un acontecimiento fortuito, ocurrido en los sótanos del Hospital St. Mary de Londres en la mañana del 28 de septiembre de 1928 iba a pasar a la Historia de la Ciencia y se iba a convertir en uno de los descubrimientos más importantes de la Humanidad.

En aquellos bajos de lo que hoy es el Imperial College, la curiosidad de Alexander Fleming le hizo no desechar una placa de estudio con bacterias del género Staphylococcus aureus consiguiendo así el primer antibiótico: la penicilina. Este hecho le llevó a ganar el Premio Nobel en 1945 y ha salvado cientos de millones de vidas a lo largo de todos estos años.

Esta es la historia que casi todos sabemos y hemos aprendido en los libros de texto, sin embargo existe un dato mucho más desconocido sobre aquel descubrimiento y es que, aquella primera bacteria de Fleming (el estafilococo dorado) apenas tardó unos años en desarrollar resistencia a la penicilina. En 1947, tan solo cuatro años después de que comenzase su producción al público, comenzaron a encontrarse los primeros ejemplos de Staphylococcus aureus inmunes a los antibióticos. Hoy en día, se ha convertido en una “superbacteria” resistente a todo lo que hemos ido innovando.

La-resistencia-bacteriana-a-los-antibioticos-aumenta-cada-año

La evolución mediante selección natural actúa en todos los seres vivos y por supuesto en todas las escalas. Las bacterias también se adaptan a las nuevas amenazas a las que son expuestas, y su resistencia a los antibióticos (cada vez más potentes) se está convirtiendo en un problema global que nos afectará en menos tiempo del que creemos.

Y es un problema de mayor alcance del que podamos suponer y con implicaciones que seguramente no habríais considerado: un elevadísimo número de lo que en la actualidad consideramos grandes avances de la ciencia, como los trasplantes de órganos, el tratamiento de bebés prematuros, la quimioterapia o la gran mayoría de operaciones quirúrgicas que hoy utilizamos serían prácticamente imposibles sin antibióticos eficaces.

Hace unos días las instituciones estadounidenses encargadas del control y prevención de enfermedades (CDC) han desarrollado un demoledor informe con los datos actualizados de 2013. Este estudio ha sido portada de medios especializados como The Lancet o New Scientist con titulares tan potentes como “¿Estarán ahí los antibióticos cuando los necesites?”.

El problema no es solo de Estados Unidos. La resistencia a los antibióticos se ha convertido en uno de los asuntos más preocupantes a los que se enfrenta la Medicina del futuro: actualmente y solamente en Europa se estima que hay 400.000 infecciones al año causadas por bacterias multirresistentes y el número no ha parado de crecer en las últimas décadas. Los países del sur, como España, consumen más antibióticos que los del norte y en muchas ocasiones se utilizan de manera inadecuada. En Grecia por ejemplo las infecciones causadas por la bacteria K. pneumoniae resistente a los antibióticos pasó del 49% al 68% en tan solo un año.

El mal uso de los medicamentos hace menos eficaces a los antibioticos Continuar leyendo “Nos estamos quedando sin antibióticos eficaces”

El fin de los antibióticos y el surgimiento del yodo como una alternativa eficaz

Finalmente, los antibióticos van a terminar siendo vistos como una de las peores cosas que ha implementado la ciencia farmacéutica, porque al final, han terminado por hacernos cada vez más débiles a los cientos de miles de virus que nos atacan todos los días y que cada vez son más fuertes y resistentes a todos los antibióticos que los médicos tienen a su disposición.

Los antibióticos, han cumplido con su papel “anti-biótico” o “anti-vida”, dejando un largo rastro de muerte y sufrimiento como consecuencia de su uso.

Enfermedades como el sarampión, la escarlatina, la tuberculosis, la fiebre tifoidea, neumonía, influenza, tos ferina, la difteria y la poliomielitis. Todos ellos estaban en declive desde hace varias décadas antes de la introducción de los antibióticos o las vacunas.

Los antibióticos no matan los hongos. Muchas mujeres, después de tomar antibióticos de forma prolongada, incurren en infecciones vaginales provocadas por hongos (debido a que el equilibrio bacteriano normal se ha perdido). Se cree que más del 40 por ciento de todos los cánceres se producen por causa de infecciones, el tema de los antibióticos y la necesidad de algo más seguro, más eficaz y efectivo para la vida es imprescindible.

El Dr. Marc Lipsitch, doctor de Salud en la Universidad de Harvard, afirma que todavía puede pasar algún tiempo antes de que podamos entrar en la era de los “Post antibióticos”, en la que las infecciones comunes puedan tratarse con medicamentos alternativos a éstos.

De hecho, los síntomas de las afecciones respiratorias frecuentes, como la bronquitis crónica o el Asma y la rinitis alérgica ya se están tratando en la actualidad con corticoides en lugar de antibióticos para aliviar los síntomas y restablecer la salud. Si bien el tratamiento es a largo plazo a diferencia de los antibióticos que producen mejoría casi espontánea, el uso de corticoesteroides está dando muy buenos resultados en dichas afecciones.

Los antibióticos matan a las bacterias en el cuerpo, incluyendo aquellas necesarias para nuestro organismo.

Como funcionan los antibióticos

Un antibiótico es una sustancia producida por ciertas bacterias u hongos que mata a otras células o dificulta su crecimiento. En la naturaleza, estas sustancias ayudan a algunos microbios a sobrevivir, mediante mediante la limitación de la multiplicación de los microbios que comparten el mismo entorno. Continuar leyendo “El fin de los antibióticos y el surgimiento del yodo como una alternativa eficaz”