El poder del pensamiento positivo

Cuatas veces hemos escuchado que alguien se recuperó milagrosamente de una enfermedad o que por desear verdaderamente algo, éste suceso terminó por ocurrir finalmente. Algunos de ellos afirman que el “Pensamiento Positivo” fue el único protagonista del desenlace. Sin embargo, los expertos no estan totalmente deacuerdo con ésta postura, ya que carecen de pruebas empíricas o fácticas que demuestren semejante hipótesis.

Herzlich Marcos, del equipo de fútbol Los Gigantes de Nueva York se encontraba en la cima del mundo en el presente, pero dos años atrás, se enfrentó a un desafío mucho más grande que ganar un partido de fútbol – Por entonces se le diagnosticó un cáncer de hueso.

“Mi médico, me dijo que no volvería a jugar al Fútbol”, dijo Herzlich. Pero “Hice un gol en mi mente”. “Yo sabía en mi cabeza que iba a vencer al cáncer y volver a jugar al fútbol.”

Al igual que Herlizich, Lance Armstrong, acredita no sólo la atención médica de alta calidad, sino también el pensamiento positivo como los dos elementos indispensables para ganarle a su cáncer: “No se puede negar el hecho de que una persona con una actitud positiva y optimista se cura mejor”, dijo.

En 2006, Leigh Fortson, una escritora independiente de Colorado, fue diagnosticada con cáncer de colon. Algunos años más tarde fue diagnosticada con dos cánceres más graves. Sin embargo, ella ha sobrevivido y todavía lucha contra la enfermedad. “No tengo absolutamente ninguna duda” de que mi actitud hizo la diferencia, dijo Fortson.

El Pensamiento positivo : Una actitud de poder hacer. Esa es la clave, de acuerdo con todas estas personas y otras personas que enfrentan enfermedades que amenazan sus vidas.

Otras campanas, sostienen que un pensamiento positivo no basta para luchar contra una enfermedad. “Eso es una tontería peligrosa, pensar que usted puede aliviarse o curarse de un cáncer, o creer que pensar en positivo es la manera de salir de una enfermedad cardiaca”, dijo el psicólogo Richard Sloan.

Un profesor de medicina conductual en Columbia University Medical Center, que ha realizado extensas pruebas complementarias de los estudios de supervivencia, sostiene: “¿Qué le dirías a alguien que piensa que la razón por la que aún están vivos ahora es a causa de su actitud?”

“Yo diría que, estoy muy feliz por ti, me alegro de que hayas sobrevivido. Pero por cada uno de ustedes que dijeron que iban a luchar para salir de ella, hay probablemente decenas de personas que dijeron exáctamente lo mismo y no sobrevivió”, dijo Sloan. Sin embargo, Sloan no aportó datos estadísticos a sus afirmaciones.

Uno de los principales estudios orientados a descubrir si en efecto, la forma de pensar afecta la recuperación, se llevó a cabo por la Universidad de Pennsylvania, y el psicólogo James Coyne estuvo a cargo.

Entre tros resultados menos trascendentes, Coyne descubrió que no existe ninguna relación entre la actitud y la recuperación de numerosas enfermedades, entre ellas el cancer.

Sin embargo, este y otros estudios no son capaces de verificar con certeza cuan positivo es el pensamiento de los casos estudiados. En otras palabras, la Actitud o la Fe, no se pueden medir y mucho menos comprobar si son legítimas.

La inteligencia positiva

Estos años, el tema del calentamiento global está perdiendo fuerza debido un poco a los pocos fundamentos que avalaron este aserto pero principalmente porque los que defendían esta teoría se encontraron con la realidad incontrastable de que las temperaturas promedio mundiales han ido decreciendo en más de una década.

Aparte cada vez más gente coincide conmigo en que son otras causas las que influencian en el clima que solo la actividad humana, como ser la mayor o menor actividad de nuestro Sol. Las recomendaciones derivadas del Tratado de Kyoto, eran mal aceptadas en la práctica por restrictivas, muy malas para el desarrollo económico, en tanto las mitigaciones son muy buenas generando nuevas actividades y mejorando el medio ambiente.

Por lo que algo bueno ha quedado de todo este “tema” del “calentamiento global“. Las investigaciones sobre reciclajes de residuos en general y la creación de nuevos empleos. Es notable como los investigadores de grandes industrias en el mundo han desplegado una gran inventiva para aprovechar lo desechable como base de nuevas ramas económicas.

Enviar a la atmósfera y a los arroyos enormes cantidades de sustancias y calor, era un desperdicio total; hoy la mayoría de las industrias de punta, reconvierten a estos “residuos” de primitivas industrias en materia prima de nuevos emprendimientos.

En Argentina, las curtiembres importantes, lograron sustancias curtidoras más amables y naturales, la reutilización de pelos del “pikelado” en la industria de filtros, rellenos, etc. en tanto que los barros tratados, se usan como fertilizantes y bases de asfalto. En Brasil se recupera con llama de plasma el aluminio de los envases “tetrabrick” permitiendo reciclar este metal, que en todas partes del mundo, antes se perdían.

En USA, gracias a nuevos ánodos, las fundiciones del Aluminio, antaño tan contaminantes, han reducido esta dramáticamente. Muchas industrias alimenticias, reciclan lo antes desechado en granjas de lumbricultura que producen proteínas de bajo precio para alimentos balanceados y humus para
enriquecimiento del suelo.

Los desechos maderables y de monocotiledóneas varias intervienen en la formación de combustibles gracias a bacterias trans -génicas que degradan a la celulosa. En fin, cada vez más novedades amables para la vida en el planeta y que generan más trabajo, todavía tan necesario para una sociedad siempre inmersa en crisis recurrentes.