Foo Fighters, el batallón de ovnis nazi que jamás entró en combate

Durante la Segunda Guerra Mundial existieron muchos mitos e historias para no dormir sobre los nazis. De entre ellas, hoy vamos a hablar de los Foo Fighter, no la banda de rock, sino los misteriosos aviones, un fenómeno que trajo de cabeza a los aliados. El batallón ovni de Hitler que no acertaban a definir.

qy3xg3lcsprix0hcx8l6

El nombre “foo fighter” deriva una mala pronunciación de “feu” (fuego en francés), unido a “fighter” (caza en ingles), queriendo significar el caza de fuego. Este termino fue utilizado por aviadores de la Segunda Guerra Mundial para referirse a ciertos fenómenos aéreos que avistaban regularmente durante sus misiones de combate. Estos eran descritos como esferas de apariencia metálica o bolas luminosas, que aparecían individualmente o en grupos. Aunque muchas veces perseguían o acompañaban a los aviones militares, no existe constancia de que algún foo fighter haya intentado algún tipo de ataque o interacción. Se caracterizaban por su alta velocidad y maniobrabilidad más allá de las posibilidades desarrolladas en la época; los relatos indican que podían acelerar o decelerar instantáneamente, o flotar estacionarios.

foor0300234

Los “foo fighters” fueron observados por pilotos militares británicos, norteamericanos, alemanes y japoneses. Los pilotos aliados inicialmente pensaron que podía tratarse de algún arma secreta de los Nazis, sin embargo los dirigentes nazis pensaban que era un arma secreta de los aliados. Se dice que ambos bandos investigaron el fenómeno, y abandonaron las investigaciones al comprobar que no eran una amenaza.

Los primeros informes surgieron en 1941, por parte de pilotos británicos; los norteamericanos, luego de varios avistamientos ocasionales, empezaron a reportarlos regularmente a partir de la entrada en servicio de los cazas nocturnos P-61 “Black Widow”. Se cree que los pilotos de estos aviones fueron quienes les dieron el apodo definitivo de “foo fighters”.

TEORIAS DE SU ORIGEN

Hay varias teorías que intentaron explicar los foo fighters; la más aceptada es que las luces eran descargas de rayos globulares, un fenómeno que la ciencia aún no ha explicado adecuadamente. Después de la Guerra, diversas observaciones de este tipo pasaron a describirse con términos más neutros como OVNI.

japon1943

  • El fenómeno podría estar basado en la mala interpretación del procedimiento estándar de la Luftwaffe según el cual ciertas baterías antiaéreas cercanas a los aeródromos alemanes disparaban por las noches proyectiles luminosos a intervalos regulares, para facilitar la navegación visual.
  • Los defensores de la hipótesis extraterrestre han sugerido que los foo fighters son pruebas de extraterrestres que visitan la Tierra.
  • También se ha sugerido que el foo fighter era un avión secreto de la Luftwaffe en forma de disco, apodado el “feuerfighter” por los alemanes, pero como este nombre hipotético es una mezcla de alemán e inglés, y como no se ha encontrado evidencia de un avión semejante, esta explicación es probablemente una leyenda urbana.
  • De la misma manera, la sugerencia de que algunas observaciones nocturnas de foo fighters hayan sido en realidad observaciones del avión cohete alemán Messerschmitt Me 163 Komet no tiene sentido: el Me 163 era completamente inadecuado para operaciones nocturnas ya que sólo tenía combustible para pocos minutos (totalmente insuficiente para entrar en contacto con un enemigo de noche), no llevaba ningún radar de interceptación aerotransportado, y carecía de todo el equipo de vuelo nocturno que habría sido vital para hacer sus característicos aterrizajes nocturnos.
  • Se ha sugerido como explicación que pudiera tratarse de un tipo de descarga eléctrica de las alas de los aeroplanos (semejante al Fuego de San Telmo).
  • Objetos brillantes en el suelo pueden producir múltiples reflexiones internas en el plástico curvo de la carlinga de un avión, y percibirse por lo tanto como imágenes sobre el horizonte, un fenómeno que ha sido identificado como la explicación de ciertos avistamientos de ovnis desde los aviones.
  • Un piloto de un avión de guerra aliado estaba muy nervioso. Navegaba a 10.000 pies de altura en territorio enemigo. El sabía que en alguna parte oculto en el negro cielo se encontraba un avión de guerra alemán. Él, ansioso, escudriñaba la oscuridad en busca de su enemigo. Repentinamente vio que dos grandes bolas anaranjadas que brillaban intensamente se le acercaban. Su operador de radio las vio también. No parecían aviones de guerra enemigos, pero tampoco se parecían a nada que el haya visto.

Las bolas se nivelaron con el avión de guerra y comenzaron a seguirlo. El piloto, desesperado, decidió perder a las bolas con maniobras evasivas. Impulso su avión a una pronunciada picada. Los objetos lo siguieron inmediatamente. Intentó después un giro muy agudo.

 

foor0300268

 

Las bolas permanecían con él. Durante varios minutos más el piloto utilizó sus mejores trucos para perder sus perseguidores y falló. Su último intento era lanzar a su avión violentamente hacia arriba y dar un giro agudo, pero antes de que lo pudiera intentar las bolas se alejaron sorpresivamente, desapareciendo repentinamente en la noche. Durante todo el incidente no se disparó un solo tiro.

La narración anterior es un ejemplo típico de un encuentro con un “foo fighter.”

El enigma del cráter Patomskiy

En 1949, el geólogo Vadim Kolpakov partió en una expedición hacia Siberia, sin darse cuenta de que estaba a punto de descubrir uno de los misterios sin resolver más extraños del mundo: el cráter Patomskiy.

Misterioso cráter Patomskiy

Como Kolpakov viajó a un territorio casi inexplorado, la gente local Yakut le advirtieron de no seguir, explicando que había un mal en lo profundo del bosque que hasta los animales lo evitaban. Lo llamaron el “Nido del águila del fuego” y afirmó que la gente empezaría a sentirse mal cerca de él y algunos dirían que simplemente desaparecerían sin dejar rastro.

El cráter Patomskiy

Pero un hombre de ciencias como Kolpakov no se deje intimidar por estas historias. Aun así, incluso él se encontró atónito para explicar lo que encontró en lo profundo de los bosques siberianos. Un cráter gigante, del tamaño de “un edificio de 25 pisos”, se alzó de entre los árboles. De cerca se parecía a una boca del volcán, pero Kolpakov sabía que no había habido volcanes en la zona durante al menos un par de millones de años. Este cráter parecía relativamente recién formado. Kolpakov estima que tendría alrededor de 250 años. Esta fecha ha sido apoyada por estudios posteriores de crecimiento de los árboles cercanos. Curiosamente, los árboles también parecen haber experimentado un período de crecimiento acelerado similar a la observada en los bosques alrededor de Chernobyl.

cráter Patomskiy

Desde el descubrimiento del cráter, ha habido muchas teorías sobre por qué (o quién) podría haberlo creado. Algunas personas, incluyendo Kolpakov, han especulado que podría haber sido formado por un meteorito, aunque el cráter no se parece a ningún otro cráter que haya dejado algún meteorito conocido. Otros están convencidos de que se trataba efectivamente de un volcán. Muchos incluso creen que hay un OVNI escondido debajo del cráter.

En 2005, una expedición se puso en marcha con la esperanza de encontrar algunas respuestas, pero entonces llegó la tragedia. El líder de la expedición murió de un ataque al corazón, a pocos kilómetros de distancia del sitio. Los lugareños estaban convencidos de que el mal que irradia ese cráter fue el que lo llevo a la muerte.

Avistamiento de OVNIs sobre instalaciones nucleares en Francia

ovni nuclear francia

En los últimos meses, ovnis han sido avistados en numerosas ocasiones sobrevolando plantas de energía nuclear en Francia y Bélgica. A pesar que al principio se creyó que podrían ser drones, ahora el director de una de las instalaciones afirma que definitivamente no lo son, y que estamos ante la presencia objetos voladores no identificados.

ovni nuclear francia

Dentro de la ufología se afirma que los avistamientos masivos de ovnis de mediados del siglo pasado tuvieron como desencadenante principal el lanzamiento de bombas nucleares al final de la Segunda Guerra Mundial, un poder destructivo que habría llamado la atención de las inteligencias no-humanas que vigilan nuestro vecindario galáctico. Desde entonces, muchos avistamientos de ovnis han sido reportados sobre instalaciones militares y/o nucleares, incluso por parte de los propios científicos y militares. De acuerdo al sitio austríaco de noticias ORF.at, entre octubre y noviembre del año pasado, hubieron hasta 18 ocasiones en que ovnis fueron vistos sobrevolando plantas nucleares francesas. El último incidente ocurrió este mes, el 3 de enero de 2015. Dos guardias de seguridad avistaron «dos objetos voladores» en la planta de Nogent-sur-Seine, al sureste de París. En un primer momento, los medios y las autoridades sospecharon que los objetos eran drones volados por activistas anti-nucleares que pretendían demostrar que las plantas eran vulnerables a ataques terroristas perpetrados a través de estos artefactos. Sin embargo, los objetos tienen tal nivel de sofisticación que no han podido ser rastreados. Asimismo, las organizaciones anti-nucleares negaron cualquier activismo al respecto.

ovni nuclear francia

Con el pasar de los meses, la identificación de estos misteriosos objetos se ha vuelto una preocupación para Francia, y al parecer no todas las autoridades cayeron en el facilismo de achacarle la culpa a los drones. Según reporta el diario francés Sud Ouest, Pascal Pezzani, el director de una de las plantas, ha dado su opinión admitiendo que no eran precisamente drones los que estaban sobrevolando sobre las instalaciones nucleares. «No hemos visto ningún dron aquí. Hemos visto un ovni y no tuvo ningún impacto en la seguridad del sitio. Nuestra posición es clara, cada vez que presenciamos un evento de este tipo, lo comunicamos a las autoridades», declaró Pezzani, director de la planta de energía nuclear Blayais. Sud Ouest destaca que el avistamiento ovni en la planta de Blayais sucedió en octubre de 2014 pero no fue dado a conocer hasta diciembre. Francia se halla en estado de alerta ante estas incursiones ovni a zonas consideradas de suma ‘sensibilidad’, y con la última habiendo sucedido este mes, la actividad anómala no parece haber disminuido.