Influencias en el nacimiento de las religiones

En todos los petroglifos del mundo aparecen diseños que recién hoy podemos interpretar como visiones reproducidas de astronautas, sus naves, todo lo que los acompañaba, según la idea de tan antiguos artistas.

El ser humano primitivo, en todas partes del mundo han atribuido a los visitantes aliens, carácter divino. El cielo tenía preeminencia, ya que estos provenían del espacio.

Sus naves e implementos demostraban maravillas mágicas, años luz de las humildes experiencias del género homo primitivo.

Incluso los ayudaron con las construcciones monumentales, probadamente imposibles de realizar con el instrumental burdo de esa época y en los tiempos de obrador señalados.

Pero hicieron mucho más. En diferentes lugares plantearon las semillas de religiones, rudimentos de justicia y conocimientos varios, que con pequeños retoques, contribuyeron al nacimiento de las civilizaciones y la transformación de las hordas de los homos en personas mejores.

La historia se está re- escribiendo ante el rompecabezas cada vez más completo, gracias a los últimos descubrimientos al respecto.

En resumen, aún yendo atrás en el tiempo de las creencias y prácticas morales de las civilizaciones neolíticas, -temas en los que he recabado opiniones de muchos amigos, que espero que en próximos artículos dejen de ser solo anónimos-veremos como ciertas prácticas van sobreviviendo a los milenios y pasan de religiones a religiones. Por ejemplo: Las prácticas de exorcismos en Egipto son claros antecedentes de las confesiones católicas. Somera alusión a lo que llamaríamos jurisprudencia y legislación religiosa, pues son tiempos en los que se administra justicia como un mandato divino.
Y como quienes hablan y mandan son los sacerdotes, tenemos teocracias sacerdotales imponiendo las normas y los códigos de conducta. .

La religión se inventó como un medio de hacer más dócil al ser humano, que integraba hordas no muy diferentes al comportamiento de otros homínidos.

En estas épocas en lo que manda es lo sagrado, por inexistente que esto pueda ser.

Sin la inventada Alianza entre Yahveh y su pueblo hubiera sido imposible la historia del pueblo hebreo. Y como a otros les inventaron el Islam, aún tenemos a estas religiones disputándose un mismo territorio, con guerras “sagradas” incluidas, que dicen justificar el cotidiano y el cruento terrorismo que asuela nuestros días. .

Volvemos, por tanto, a no estar muy lejos del neolítico: religión como norma de conducta, pero como vemos hoy ya muy contraproducente.

Se denomina Neolítico precerámico, o Neolítico acerámico, a un período de la Prehistoria que se desarrolla en algunas regiones, no todas, del llamado Creciente Fértil y, muy posiblemente, en Grecia. El Creciente Fértil es una denominación utilizada por arqueólogos e historiadores para referirse a un área geográfica que abarcaría los territorios del Antiguo Egipto, el Levante mediterráneo, el sudeste de Anatolia, Mesopotamia y el noroeste de Persia, considerados por los investigadores como el más antiguo núcleo de desarrollo autóctono neolítico. En muchos yacimientos de esta zona se constata arqueológicamente que las principales características de la denominada revolución neolítica (agricultura, ganadería, sedentarismo, aparición de la piedra pulida y generalización de la cerámica) no se dieron de forma simultánea. Existe un período de tiempo, variable en cada región, durante el cual la cerámica aún no está presente en los asentamientos, pero sí se documentan las actividades de producción alimentaria que identifican como tal a una sociedad neolítica: la agricultura y la ganadería.

La religión, invento neolítico. Los Dioses y la ética.

Dicen que a los egipcios interesaron los aspectos morales, aunque sin sistematizarlos por escrito, pero es muy exagerado que tuvieran noción del bien y del mal a nivel cósmico, toda vez que se limitaron a cumplir con los innumerables ritos religiosos, con la naturaleza divinizada. .

El bien para los egipcios es lo que agradaba a sus dioses (Sus maestros aliens), y el mal lo que les desagradaba, o procedía de ellos, ya que muchos “ritos divinos” con el tiempo llegaron a ser nada edificantes. Pensaban en general que los dioses querían el bien, personificado en la diosa Maat, que encarnaba la verdad, la justicia, el derecho y el orden, y acompañaba al alma (ba) a su llegada al tribunal de Osiris (el Nilo) y Re (el Sol), para ser pesada por Thoth y Anubis. Maat era, por tanto, un atributo divino del universo y de la estructura social, pero no porque existiera, sino porque así lo inventaron. (Sabemos hoy que los tripulantes de la mayoría de las naves aliens, son mujeres: “Anatomía de los extraterrestres”). .

Era el faraón, como hijo de Re, el encargado de mantener la justicia gobernando con la verdad, impidiendo la anarquía, el desorden y la ilegalidad, y conservando las instituciones. Y que considerasen el universo como una monarquía divinamente constituida, en la que el faraón ocupaba la posición clave, personificando la vida justa (Maat), fue constituida la creencia. .

Al principio Maat era prerrogativa real, y después se democratizó cuando las aliens se retiraron, cuando se reconoció que todos podían entender la naturaleza del universo, y entablar relaciones armoniosas con él: pero la universalización fue con los años otra utopía, y además si la civilización egipcia no comprendió casi nada del universo, pues su religión es muy subjetiva, mal podían conocerlo los ignorantes súbditos. Pero esto no es importante-todo está escrito y para que todo se cumpla- las interacciones con “semillas” de pensamiento alien también fructificaron en otros lados y se mezclaron.

Volviendo a los egipcios:

Creían que el corazón era sede de las facultades cognoscitivas, intelectivas y afectivas, lo que llamamos mente, razón o consciencia, nociones que aún perduran en el diario decir .Ya en el reino Medio (2000-1780 a. C.) declararon que todo hombre está hecho igual que su semejante, pero pueden apreciar cómo no se cumplió este precepto. Atribuían las calamidades públicas a malos comportamientos para con los dioses, pero esto no es más que otro antecedente de la teocracia hebrea.

Egipto fue, pues, también teocracia, aunque no de dios único. La buena conducta consistía en vivir de acuerdo con Maat, lo que condujo a una resignación general que llamamos ética del hombre silencioso: paciente, sereno, obediente; una especie de taoismo egipcio, que ensalzaba la honradez, la veracidad, la justicia, la generosidad, la lealtad, la sumisión y la obediencia y condenaba principalmente el robo, el adulterio y la violencia. De todas formas, la vida familiar era todavía regida por los designios del macho dominante- como en casi todos los primates-, en donde el padre era dueño y señor de todo, talque podía matar a su descendencia; por ejemplo si nacía mujer y el necesitaba brazos en las tareas que realizaba, no dudaba en ahogar a la niña u ordenaba a la parturienta que lo hiciera. Continuar leyendo “Influencias en el nacimiento de las religiones”

Teoría de los Universos múltiples

Hace décadas, los mejores alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires, nos nucleamos en una “sociedad”, que llamamos “Los Sabiondos”.

Debo reconocer que yo era uno de los últimos, por problemas posiblemente sociales, de muchas otras índoles e inclusos genéticas, en fin era el más lento de todos ellos. No podía leer muy rápido, más, necesitaba digerir todo hasta lo minúsculo. Por lo tanto, concepto no probado y asentado, no era válido en nuestra “enciclopedia”.

Como el más nulo, terminaba dando la nota salvadora o apocalíptica. Es así que realicé muchos artículos biológicos y políticos; pero al comprobar lo malo de nuestra política vernácula-con contadas excepciones desde el virreinato-, pasé a escribir solo temas científicos, que en realidad, eran lo que me interesaba.

Hay por Internet muchos temas míos, pero creo que el que más se destaca es mi “Cosmología”, que el que le interese podrá facilmente encontrar tipeando mis nombres y apellido, en muchas publicaciones.

Este trabajo de hace décadas, me valió críticas en varios lugares; no estaba “a la altura” de la “ciencia” oficialmente aceptada. Los energúmenos me “defenestraron”. Sin embargo, el pensamiento sin trabas, ayudado por el campo akáshico, dieron sus frutos.

Cada teoría nueva se ha ido acercando a mis universos simétricos, pero adversos, el tiempo retrocediente, Los takiones como partículas de estos efectos, en fin, ya casi llegamos a lo que he podido encontrar en el Libro Akáshico:

Para muestra les envío esto que ha sido impreso en “La Flecha”: La idea de múltiples universos es más que una fantástica invención mía. Aparece de manera natural en diversas teorías y merece ser tomada en serio, recién por estas fechas. Nuestro universo podría ser únicamente un islote aislado en el seno de un inmenso “multiverso”. Muchos modelos actuales, ya sean admitidos (como la relatividad general) o especulativos (como la teoría de cuerdas), conducen naturalmente a multiversos. Estos universos múltiples no son teorías, sino consecuencias de teorías elaboradas para responder a cuestiones específicas de la física de partículas o de la gravitación. Muchos problemas centrales de la física teórica –complejidad y naturalidad- encuentran así una explicación natural. Esta propuesta revolucionaria no está sin embargo exenta de peligros conceptuales y exige una profunda reflexión epistemológica. (Siempre los derivados filosóficas se niegan a morir).Por Aurélien Barrau (*).

Multiversos

Por Clifford Pickover de la NASA

¿Es nuestro universo en su conjunto una pequeña isla contenida dentro de un meta-mundo infinitamente vasto y diversificado Este hecho podría ser una de las más importantes revoluciones en la historia de las cosmogonías o, por el contrario, solamente una engañosa declaración que refleja nuestra incapacidad de comprensión de la mayoría de las leyes fundamentales de la física. .

La idea en sí misma no es nueva: desde Anaximandro-pasando por M. E. Wydler- hasta David Lewis, los filósofos han considerado a fondo este hecho incierto. Lo que resulta especialmente interesante hoy día es que emerge, casi de manera natural, a partir de algunas de nuestras mejores –aunque a menuda más especulativas- teorías físicas. El multiverso no es un modelo, sino una consecuencia de nuestros modelos. Ofrece una comprensión obvia de la peculiaridad del estado físico de nuestro propio universo. La propuesta es atractiva y creíble, pero requiere de una profunda reconsideración de la física actual . .

A primera vista, el multiverso parece descansar fuera de la ciencia porque no puede ser observado. ¿Cómo –siguiendo la prescripción de Karl Popper- puede una teoría ser refutada si no podemos comprobar sus predicciones? Esta manera de pensar no es en realidad correcta en el caso del multiverso por varias razones. En primer lugar, las predicciones pueden realizarse en el multiverso: éste nos conduce sólo a resultados estadísticos, pero también es cierto que cualquier teoría física de nuestro propio universo se debe tanto a las fluctuaciones cuánticas fundamentales como a la medición de incertidumbres. .

En segundo lugar, nunca ha sido necesario comprobar todas las predicciones de una teoría para considerarla científicamente legítima. La relatividad general, por ejemplo, ha sido verificada con el tiempo en el mundo visible y esto nos permite aplicarla a los agujeros de gusano- nunca vistos-, incluso a pesar de que resulta imposible entrar en ellos para probarla. Por último, el racionalismo crítico de Popper no representa la última palabra en la filosofía de la ciencia; creemos. .

Sociólogos, estudiosos de la estética y epistemólogos han demostrado que existe otro criterio de definición que considerar. La historia nos recuerda que la definición de ciencia sólo puede proceder de la praxis: ningún área en actividad de la creación intelectual puede ser estrictamente delimitada desde fuera- cosa imposible de imaginar, siquiera-. Si los científicos necesitan modificar las fronteras de su propio campo de investigación, sería difícil justificar una fórmula filosófica que los prevenga de hacerlo. Ocurre lo mismo en arte: casi todas las innovaciones artísticas del siglo XX han transgredido la propia definición de arte legada por la estética del siglo XIX. Al igual que la ciencia y los científicos, el arte viene definido desde el interior, por los propios artistas, o los que creen serlo. .

Una posibilidad real.

Por todas estas razones, se debe considerar seriamente la posibilidad de que vivamos en un multiverso- noción necesaria-. Esto podría ayudar a comprender los problemas de la complejidad y de la sencillez. El hecho de que las leyes y consensos de la física parezcan tan afinados como para permitir la existencia de la vida en ingentes cantidades procedentes de valores extremadamente “improbables”- desde nuestro punto de vista-, resulta obvio a partir de la suposición de que nuestro universo es sólo una pequeña parte de un vasto multiverso, en el que las diferentes regiones presentan leyes distintas. Desde esta perspectiva, vivimos en una de las áreas “antrópicamente favorables”. (En cosmología el principio antrópico establece que cualquier teoría válida sobre el universo tiene que ser consistente con la existencia del ser humano.( N. de la R.) Continuar leyendo “Teoría de los Universos múltiples”

Las cosas no siempre son lo que parecen

La libertad

Seguimos contando disquisiciones filosóficas de las reuniones típicas de café del barrio intelectual de Buenos Aires. Esta vez los “sabiondos” se reunieron el jueves a la tarde, por lo que no tuve tiempo para escribir algo muy elaborado de lo conversado, para llegar a tiempo, pero aquí está el resumen de la discusión.

Las cosas no siempre son lo que parecen tanto en la realidad diaria como en la política, como se ve en el artículo la “realidad es debida a la de-coherencia”, lo que conocemos es una forma determinista de una de las posibles estructuraciones del sub-mundo cuántico y por supuesto no la única, pero si enteramente predeterminada.

La Biblia nos dice que Jesús, en su tierra hizo pocos milagros, ya que pese a ser el Hijo de Dios, como cualquier santo, no pudo realizar modificaciones en la de -coherencia, que no se rompía sin la fe de todos los presentes. Fe en que podrían suspenderse las leyes naturales.

Existen otras realidades “para normales” que obedecen a otra estructuralización de este sub-mundo.

Es así que nuestra realidad temporal, está desde el principio construida por una causalidad férrea (cada vez más estable al afianzarse en el tiempo , como es dable comprobar con la evolución de las especies y la aparición de nuevas enfermedades para solo enumerar algunos temas) y aún las otras realidades mantienen un encadenamiento a su vez férreo entre causas y efectos, aún en temas paradojales extra temporales. Continuar leyendo “Las cosas no siempre son lo que parecen”