Descubren un planeta relativamente cercano que puede ser habitable

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto dos planetas nunca observados hasta el momento que orbitan alrededor de la estrella de Kapteyn, una de las más viejas cercanas a nuestro propio Sol, a (solo) 13 años luz de la Tierra.

nuevo planeta habitable

Uno de esos mundos se encuentra a la distancia adecuada de su astro como para albergar agua líquida en su superficie, lo que aumenta la deseada posibilidad de que pueda ser habitable. kapteyn-b La estrella de Kapteyn recibe el nombre del astrónomo alemán que la descubrió al finales del siglo XIX, Jacobus Kapteyn.

Es la segunda estrella más rápida del firmamento y pertenece al halo galáctico, un grupo de estrellas que orbita nuestra galaxia en órbitas muy elípticas. Con un tercio de la masa del Sol, esta enana roja puede ser vista con un telescopio de aficionado en la constelación austral de Pictor. Continuar leyendo “Descubren un planeta relativamente cercano que puede ser habitable”

Un misterio que lleva décadas intrigando a la NASA y la ESA

La ardua tarea de enviar una nave al espacio supone analizar miles y miles de datos y parámetros, utilizando superordenadores para realizar innumerables cálculos con el objetivo de conseguir una precisión exacta. El Universo es una inmensa mesa de billar en la que las bolas se encuentran a distancias enormes moviéndose además a velocidades vertiginosas. En todo este proceso, el más mínimo error puede dar al traste con muchos años de trabajo.

Infografia-de-la-asistencia-gravitatoria-de-la-Mariner-10

Sin embargo enviar una misión espacial desde la Tierra hasta un planeta del sistema solar no es tan fácil como podríamos pensar. Para alcanzar cuerpos planetarios lejanos necesitamos una carga de combustible demasiado alta y los ingenieros espaciales deben aprovechar las carambolas cósmicas que la gravedad les ofrece.

Sin estas maniobras de asistencia gravitatoria las misiones espaciales a muchos planetas hubieran sido virtualmente imposibles. ¿En qué consisten? Bueno, en este caso, explicarlas es mucho más sencillo que realizarlas puesto que a grandes rasgos tan solo se trata de aprovechar la gravedad de satélites o planetas bien para disminuir la velocidad de una nave espacial o bien para relanzarla hacia su destino.

Se llevan utilizando desde la década de los ’70 cuando los técnicos de la NASA utilizaron por primera vez la gravedad de Venus, curiosamente no para empujar sino para frenar la sonda Mariner 10 en su camino hacia Mercurio.

El ejemplo más alucinante de estas maniobras es sin duda alguna la misión interplanetaria de las Voyager 1 y 2, lanzadas en el año 1977 y que aprovecharon un poco frecuente alineamiento planetario que permitió utilizar el tirón gravitatorio de, no uno, sino dos planetas (primero Júpiter y después Saturno) para conseguir su impresionante viaje hacia las profundidades del Sistema Solar.

La sonda Galileo por su parte, supuso ya la perfección en el manejo de estas maniobras de asistencia gravitatoria puesto que se aprovechó del empuje de varias lunas y planetas para llegar a Júpiter. Incluso llegó a orbitar la Tierra utilizando nuestra propia gravedad para adquirir velocidad antes de emprender su vuelo hacia el gigante gaseoso. Continuar leyendo “Un misterio que lleva décadas intrigando a la NASA y la ESA”

La CNN reconoce la existencia de Nibiru

La CNN reconoce que el Sol es parte de un sistema binario, cuyo hermano es una Estrella Marrón que contiene al mítico Planeta X o Nibiru.

Pese a las innumerables presiones, la aparente verdad finalmente ha llegado hasta la propia CNN. Sin importar la censura, y aunque sea durante unos breves 32 segundos, la CNN, ha conseguido captar la atención de los más escépticos, incluso de aquellos que no deseaban que esta información saliera a la luz. Continuar leyendo “La CNN reconoce la existencia de Nibiru”

Habrá vida en Mercurio?

Con esta maqueta de la nave Messengger y del Planeta Mercurio, la NASA, nos explica parte de la misión a Mercurio, que cada vez posee más ítems.

Hoy, se buscan trazas de moléculas aprovechables para la vida, entre ellas el agua.

La agencia espacial de EE.UU. puso por primera vez en la historia un satélite permanente en la órbita del vecino planeta. Buscará hielo donde, tal vez, encuentre restos de vida.

Para ello se centrará en realizar experiencias de observación con elementos ópticos, radares, cromatológicos, etc., para determinar los iones presentes y cuantificar la posibilidad de que se hubiese generado vida en Mercurio en algún momento.

Sabemos que Mercurio es un planeta geológicamente vivo, con un núcleo pastoso activo, que genera un poderoso campo magnético y aún, pese a su tamaño y cercanía al Sol, posee una tenue atmósfera.

Los astrónomos, hasta no hace mucho, pensaban que Mercurio era un planeta muy pequeño para poder retener la atmósfera primitiva.

Sin embargo, los dos sobrevuelos realizados por la sonda espacial MESSENGER (14 de enero y 06 de octubre de 2008), les han permitido a los científicos detectar una débil capa de gases en torno al planeta. Los gases presentes en su superficie parecen provenir de un proceso radiativo del planeta y debe existir un proceso de renovación, ya que de no ser así, los mismos se dispersarían en el espacio con cierta “facilidad”.

Con una presión atmosférica extremadamente baja, del orden de 2 x 10-15 bares (en la Tierra es igual a 1 bar), la “atmósfera” de Mercurio tiene una composición distribuida entre los siguientes elementos: Potasio (31,7%), Sodio (24,9%), Oxigeno (9,5%), Argón (7,0%), Helio (5,9%), Oxigeno molecular (5,6%), Nitrógeno (5,2%), Dióxido de Carbono (3,6%), agua (3,4%), e Hidrogeno (3,2%).

Los investigadores han concluido que el posible mecanismo que “rellena” la débil atmosfera del planeta es producto de la interacción con el viento solar. (Blog taxaeibo.com).

El viento solar alcanza la superficie de Mercurio, con velocidades que oscilan entre los 400 a 600 Km/s. O sea que gracias al magnetismo de Mercurio, algunos elementos son retenidos del viento solar para engrosar la atmósfera mercurial, al contrario de lo que pasa, por ejemplo en Marte.

Como siempre, la naturaleza nos da sorpresas; las posibilidades de recombinaciones son enormes y las consecuencias son casi infinitas.

por Manlio E. Wydler

El enigmático planeta Tyche

Hasta mediados del año 2012, los astrónomos no podrán comprobar la existencia del planeta descubierto por los John Matese y Daniel Whitmire

A finales del año 2010, la revista científica Icarus publicó un curioso artículo de los astrónomos John Matese y Daniel Whitmire. En el mismo, ellos inducían a través de una serie de hipótesis, la existencia de un planeta localizado en la nube de Oort que superaría en tamaño a Júpiter. Lo bautizaron “Tyche”.

Según el trabajo de investigación de los científicos Tyche puede tener un tamaño de cuatro veces la masa de Jupiter y su órbita Solar puede ser unas 15.000 veces mas extensa que la de la Tierra. Probablemente estaría compuesto principalmente de hidrogeno y helio, con una atmosfera similar a la de Jupiter. El Profesor Whitmire agregó que dicho planeta podría tener sus propias lunas y que su superficie estaría cubierta de puntos, bandas y nubes de colores

Todo sabemos que WISE es un telescopio espacial que la NASA lanzó en diciembre del año 2009 y que su tarea es escanear el cielo celeste entero en cuatro longitudes de onda infrarrojas. Ha capturado más de 2,7 millones de imágenes de objetos en el espacio, desde galaxias lejanas a asteroides y cometas relativamente cerca de la Tierra.

Este misterioso planeta, desconocido por la ciencia hasta el momento se encontraría en los confines de nuestro Sistema Solar y los científicos creen que las pruebas definitivas de su existencia podrían haber sido registradas por la sonda WISE de la NASA.

Recientemente, WISE ha completado su primera gran misión: un examen completo completo del cinturón de asteroides y dos del universo más lejano, en dos bandas infrarrojas. Hasta el momento, ha encontrado una estrella ultra-fría o enana marrón, 20 cometas, 134 objetos cercanos a la Tierra (NEOs) y más de 33.000 asteroides en el cinturón principal entre Marte y Júpiter.

Tras el éxito de la misión, WISE se encuentra en modo de «hibernación», pero continúa el análisis de sus datos. Una versión preliminar de las primeras 14 semanas de datos está prevista para abril de 2011, y la versión final de sus hallazgos se dará a conocer en 2012.

Existe el Planeta Tyche?

Los atrofísicos encargados de la misión WISE dudan de la existencia de éste planeta pero confían en que si en la nube de Oort existe un planeta de similares características no se le puede haber escapado al Telescópio. Durante los próximos dos años se realizarán pruebas para determinar la existencia de éste nuevo gran mundo.

Si el Planeta en verdad existiera, es normal que los telescopios actuales no lo descubran, ya que es su señal es demasiado fría y débil para ser detectada por los mismos. En cambio, los telescopios infrarrojos como WISE, que pueden recoger la luz de dicho objeto, podría haber capturado imágenes de éste supuesto gigante de nuetsro Sistema Solar. Solo resta esperar.

El Compañero Maligno del Sol

En la década de los 80, astrónomos lanzaban la hipótesis de la existencia de un compañero del Sol, Némesis, llamado así por la diosa griega del mismo nombre, para explicar las extinciones en masa ocurridas periódicamente en la Tierra. Némesis habría seguido una órbita altamente elíptica, perturbando los cometas de la nube de Oort más o menos cada 26 millones de años y enviando de una lluvia de cometas hacia el interior del sistema solar. Algunos de estos cometas se habrían estrellado contra la Tierra, lo que podría producir resultados catastróficos para la vida. Análisis científicos recientes ya no apoyan la idea de que las extinciones en la Tierra se producen a intervalos regulares, repitiéndose. Por lo tanto, la hipótesis de Némesis ya no es necesaria. Sin embargo, todavía es posible que el Sol pueda tener un compañero lejano, invisible en una órbita más circular con un período de unos pocos millones de años y que no causa efectos devastadores para la vida terrestre. Para distinguir este objeto de la malévola Némesis, los astrónomos escogieron el nombre de su hermana benevolente en la mitología griega, Tyche.

Misteriosos cambios en el Sistema Solar

Desde hace algun tiempo, parece proliferar información sobre ciertas “anomalías” solares provenientes del extremo oriental de Europa, lo cual contrasta con la informacion que proporciona la NASA en relación a éste tema.

El científico ruso Aleskey Dmitriev, explica que están sucediendo cosas extrañas, tanto en el espacio interior, como en el exterior. Dmitriev y otros esècialistas sostienen que el Sistema Solar, el Sol y la vida misma están MUTANDO, en formas totalmente sin precedente. (Algunos de sus artículos pueden encontrarse en el Sitio web The Millenium Group)

Cambios Solares

El Sol es el centro de nuestro Sistema Solar y toda vida que existe en esta Tierra viene del Sol. Si no hubiera Sol, no estaríamos vivos. Este es sencillamente un hecho científico. Por lo tanto, cualquier cambio que ocurra dentro o fuera del Sol, eventualmente afecta a cada persona viva.

La actividad solar durante este último ciclo solar fue mayor que cualquier cosa que se hubiera visto antes. Sin embargo, algunos astrónomos sostienen que la actividad es “normal”.

Otros, en cambio, consideran que tanta energía emitida no es un fenómeno habitual en los promedios de un estudio a largo plazo. Este tipo de estudios, en el caso del Sol se vienen realizando desde hace unos cien años, sin embargo, no fue sino hasta la última mitad del siglo 20 que el estudio fue hecho con instrumentos que pudieran considerarse especialmente precisos. Continuar leyendo “Misteriosos cambios en el Sistema Solar”

Sistema planetario similar al del Sol

Todas las informaciones astronómicas nos refieren lo siguiente: Ya desde 1987 la estrella 47 Ursae Majoris (47 U Ma), que se encuentra a unos 53 años luz de nosotros, fue seleccionada por G. Marcy de la Universidad Cristiana de Berkeley y por P. Buttler del Carnegie Institute como una de las 100 estrellas en las que se buscarían indicios de la existencia de algún planeta orbitándolas.

Se usó el método conocido como espectroscopia, buscaban los cambios regulares del espectro, que indicarían un leve balanceo en la posición de la estrella, causada por el tirón gravitatorio de un planeta en órbita o varios.

En 1996 anunciaron su descubrimiento: un planeta gigante de por lo menos 2,5 veces la masa de Júpiter que orbitaba alrededor de 47 U Ma, a una distancia de 2 unidades astronómicas (una unidad astronómica o UA, es la distancia que separa la Tierra del Sol).

La astrónoma D. Fischer del mismo equipo notó un balanceo secundario y mucho más débil oculto en los gráficos del espectro de 47 U Ma. Ayudada por las mejoras en el equipo de medición y por los años de datos acumulados, logró establecer claramente la fuente de este balanceo: se trataba de un segundo planeta más pequeño, con una masa posiblemente tan baja como 0,75 veces la de Júpiter, y moviéndose en órbita a una distancia de 3,73 UA. Continuar leyendo “Sistema planetario similar al del Sol”

Volvemos a Mercurio

Una sonda construida por la NASA se convirtió en la primera nave espacial después de treinta y tres años en pasar cerca del planeta Mercurio, una travesía que los científicos vieron revelarse más secretos del planeta más abrasado por el Sol, por su cercanía, ya que está prácticamente dentro de los confines de la atmósfera estelar.

La nave espacial MESSENGER de la NASA a la que se anticipó la “Mariner 10”, tuvo previsto pasar el lunes (14/01/08) a unos 200 kilómetros sobre la superficie rocosa, como parte de una misión pensada para ponerla en órbita en torno a Mercurio en el 2011.

Se diseñó a la MESSENGER para que tome mediciones desde el espacio circundante del planeta, de la composición mineral y química de la superficie de Mercurio, más datos sobre su casi virtual atmósfera (más allá de iones y ondas del viento solar) y que también recogiera datos sobre las capas internas del planeta, incluido su núcleo. Finiquitó el estudio geodésico y transmitió muchas imágenes que completaron el mapa del planeta.

Los instrumentos de la MESSENGER recogieron más de 1.200 imágenes y realizaron otras observaciones durante su paso inicial. Fueron las primeras medidas cercanas desde que la nave espacial “Mariner 10” pasó por tercera y última vez cerca del planeta en 1975. Continuar leyendo “Volvemos a Mercurio”