Tecnología del Futuro : El ascensor al espacio

Entre las ideas más arriesgadas sobre lo que nos depara el futuro en materia de tecnología, el puesto número uno lo ocupa seguramente el ascensor espacial. Una escalera hacia el espacio que permitiría ahorrar millones para viajar en un tiempo razonable hasta la estratósfera.

En Japón, cuna de la tecnología, encontramos uno de los que por ahora, parece ser uno de los proyectos más ambiciosos del ser humano; y es la creación de un elevador que comunique de forma directa la tierra con el espacio. Se trata del ascensor más alto del mundo, el cual tiene previsto iniciarse proximamente, ya que este pasado mes de noviembre se realizó una conferencia para aprobar los cronogramas de construcción del elevador.

Tienen pensado usarlo para realizar viajes hacia el espacio, ya que hay bastante gente que pagaria sumas millonarias por viajar hasta allá arriba, aunque cuenta por ahora con un par de usos alternativos. El primero de ellos para la obtención de energía solar, cantidad necesaria para satisfacer la demanda energética terrestre. El segundo, algo más escabroso, para verter residuos y deshechos nucleares al espacio (como si ya de por si no existiera bastante chatarra espacial).

La torre de Babel 2.0

Esta megaestructura sería construida con grafeno, que es un derivado muy resistente del grafito y se empleará además la tecnología de los trenes bala para su desplazamiento a través del espacio. Es un proyecto que parece bastante interesante, ya que la NASA y la ESA están tomando papeles en el asunto en su construcción.

Nuevos Horizontes: Misión a Plutón

Esta era la posición de la sonda “Nuevos horizontes” de La Nasa el 18 de Setiembre del año pasado en su extensísimo viaje a Plutón, al que alcanzará para Julio del 2015.

Partió desde Florida, el día 17 de enero del 2006.

Los objetivos principales de la misión son la caracterización de la geología global y morfología del planeta enano Plutón y sus tres satélites (Caronte, Nix e Hidra), el estudio de la composición superficial de los cuatro cuerpos y la caracterización de la periódica atmósfera de Plutón. Otros objetivos incluyen el estudio de la variabilidad en el tiempo de la superficie y atmósfera de Plutón, obtener imágenes de Plutón y Caronte en alta resolución, buscar satélites y anillos adicionales alrededor de Plutón, y posiblemente caracterizar uno o dos objetos del Cinturón de Kuiper en su viaje al espacio exterior.

e descubrió en 1930, pero está tan lejos que, de momento, tenemos poca información. Es el único que todavía no ha sido visitado por una nave terrestre.

Generalmente, Plutón es el planeta más lejano. Pero su órbita es muy excéntrica y, durante 20 de los 249 años que tarda en hacerla, está más cerca del Sol que Neptuno.

La órbita de Plutón también es la más inclinada, 17º. Por eso no hay peligro de que se encuentre con Neptuno. Cuando las órbitas se cruzan lo hacen cerca de los extremos. En vertical, les separa una distancia enorme.

Hizo la máxima aproximación en septiembre de 1989 y siguió en la órbita de Neptuno hasta marzo de 1999. Ahora se aleja y no volverá a cruzar esta órbita hasta septiembre del 2226. Continuar leyendo “Nuevos Horizontes: Misión a Plutón”

Volvemos a Mercurio

Una sonda construida por la NASA se convirtió en la primera nave espacial después de treinta y tres años en pasar cerca del planeta Mercurio, una travesía que los científicos vieron revelarse más secretos del planeta más abrasado por el Sol, por su cercanía, ya que está prácticamente dentro de los confines de la atmósfera estelar.

La nave espacial MESSENGER de la NASA a la que se anticipó la “Mariner 10”, tuvo previsto pasar el lunes (14/01/08) a unos 200 kilómetros sobre la superficie rocosa, como parte de una misión pensada para ponerla en órbita en torno a Mercurio en el 2011.

Se diseñó a la MESSENGER para que tome mediciones desde el espacio circundante del planeta, de la composición mineral y química de la superficie de Mercurio, más datos sobre su casi virtual atmósfera (más allá de iones y ondas del viento solar) y que también recogiera datos sobre las capas internas del planeta, incluido su núcleo. Finiquitó el estudio geodésico y transmitió muchas imágenes que completaron el mapa del planeta.

Los instrumentos de la MESSENGER recogieron más de 1.200 imágenes y realizaron otras observaciones durante su paso inicial. Fueron las primeras medidas cercanas desde que la nave espacial “Mariner 10” pasó por tercera y última vez cerca del planeta en 1975. Continuar leyendo “Volvemos a Mercurio”