Cae un meteorito cerca de Detroit (EEUU) y provoca un temblor de intensidad 2

Una cámara graba cómo un meteorito cae sobre el cielo nocturno de Michigan y se transforma de un azul frío a un blanco brillante a medida que desciende.

El Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) confirmó la caída hoy de un meteorito en las afueras de Detroit (Michigan) que provocó un pequeño temblor de intensidad 2 en la escala de Richter.

La caída del meteorito provocó un fuerte sismo

El temblor se registró a las 20.09 hora local (01.09 del miércoles GMT). El USGS confirmó que el origen del sismo fue la caída de un meteorito que “se vio y oyó” en el área de Detroit.

La “ubicación aproximada” de la caída del meteorito fue ocho kilómetros al oeste-suroeste de New Haven, localidad de unos 4.600 habitantes a las afueras de Detroit y cercana al lago St. Clair y a la frontera con Canadá.

Antes de que el USGS confirmase la caída del meteorito, decenas de ciudadanos compartieron en las redes sociales grabaciones del fenómeno en las que se aprecia un fogonazo de luz seguido de una aparente explosión.

A raíz de estas grabaciones, el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés) dijo que el “destello y el estruendo” no correspondían a un relámpago ni a un trueno y ya avanzó que parecía tratarse de un meteoro. EFE

Un milagro peligroso: el viaje en el tiempo ¿Podría ser posible?

El viaje en el tiempo , puede ser posible, a la luz de las últimas teorías científicas. Lo que imaginábamos como algo increíble podría convertirse en realidad: podríamos, al menos en el plano teórico, viajar en el espacio-tiempo, “engañando” a las leyes conocidas de la física. Quizás no mañana, ni en el mediano plazo, pero definitivamente algún día; cuando consigamos desarrollar la tecnología necesaria.

viajeros del tiempo

¡Los gobiernos del mundo deberían invertir en… el viaje en el tiempo!

La idea de la irreversibilidad del “fluir” está tan profundamente arraigada en la conciencia humana que la posibilidad de avanzar y retroceder a través de una cuarta dimensión, una posibilidad que la relatividad no excluye desde el punto de vista teórico, parece solo un escenario exclusivo de la saga Star Trek.

“Aun así, la Ciencia Ficción de hoy es a menudo la ciencia del mañana. Es por eso que es nuestro deber estudiar los fantásticos teoremas físicos aplicados por la tripulación de Star Trek. “Si tuviéramos que estudiar solo los problemas terrenales, estaríamos muy limitados en la totalidad de nuestro potencial humano. “Estas palabras no pertenecen a un fan de Ciencia Ficción, sino al físico más famoso del mundo, Stephen Hawking”.

Pero Hawking, es el mismo que negó la posibilidad de viajar en el tiempo durante años, provocando un acalorado debate entre cosmólogos y astrónomos, cuando argumentaron que la teoría general de la relatividad de Einstein podría haberlo permitido.

Un viaje a través del tiempo, permitiría a las personas cambiar su pasado; incluso pudiendo evitar su propio nacimiento, declaró entonces. Una posibilidad en su opinión ridícula. “La prueba más evidente de que un viaje en el tiempo nunca será posible es que hasta ahora no hemos sido cazados por hordas de turistas del futuro”, dijo irónicamente Hawking.

Recientemente, sin embargo, parece haber cambiado su “opinión”: ahora afirma que un viaje en el tiempo no es solo una cosa factible, sino una en la que los gobiernos deberían invertir fondos.

En un prefacio escrito en el libro por el astrónomo estadounidense Lawrence Krauss, “The Physics of Star Trek”, Hawking habla abiertamente sobre la flexión del espacio y sobre velocidades superiores a la luz. Él afirma que “una de las consecuencias del viaje interestelar acelerado sería que podría retroceder en el tiempo”.

Él dice, sin embargo, que un viaje en el tiempo probablemente no sea “factible”, pero las semillas de la duda parecen haber sido fijadas en su mente. “Si la teoría de la relatividad general de Einstein se combina con la teoría cuántica, parece ser una posibilidad.”

El hecho es que los estudios sobre las llamadas “curvas de tiempo cerradas” están progresando en varias universidades, incluyendo Cambridge y Caltech (Instituto de Tecnología de California). “No requiere mucho dinero, solo necesita una apertura mental suficiente para considerar las posibilidades a primera vista fantásticas”, dijo Hawking.

La teoría cuántica es lo que causó que Hawking cambiara de opinión sobre los agujeros negros. Considerado por muchos como un “corredor” de acceso a otras dimensiones, los agujeros negros pueden ser, a los ojos del físico, la “clave” del viaje en el tiempo. “Un agujero negro tiene un efecto dramático en el tiempo, ralentizándolo más que cualquier otra cosa en galaxia, y esto lo convierte en una especie de máquina del tiempo natural. ”

El viaje en el tiempo dentro de un tren

Una forma sugerida por Hawking para viajar en el tiempo es construir un medio de locomoción que nos permita viajar muy, muy rápido. ¿Qué tan rápido? Bueno, al menos a una velocidad que nos permita evitar el peligro de ser tragados por un agujero negro, y de todos modos por debajo del límite de la velocidad de la luz, equivalente a aproximadamente 299.000 kilómetros por segundo. Esta velocidad no puede excederse, pero si pudiéramos movernos con valores cercanos a la velocidad de la luz, podríamos viajar en el futuro.

Entonces, hipotéticamente, si estuviéramos en un tren, capaces de ir a velocidades cercanas a la de la luz, según Hawking, el tren cruzaría toda la circunferencia terrestre 7 veces por segundo; el tiempo comenzaría a drenar más lentamente dentro de él que afuera: en el tren, todo sucedería en una especie de “cámara lenta”.

La razón de este fenómeno, explicó el físico, ocurre para “proteger” la velocidad de la luz, el límite insuperable de la física. Por lo tanto, en opinión de Hawking, esta podría ser una forma de viajar en el tiempo, o al menos al futuro: si ese tren viajara 100 años (medido por un observador en la Tierra) consecutivamente, para nosotros, viajeros potenciales, debido a la desaceleración en el tiempo, tomaría solo una semana.

Por supuesto, hacer un tren de este tipo no es posible en este momento, pero hay algo similar en el CERN de Ginebra: el Gran Colisionador de Hadrones, capaz de acelerar partículas de 0 a 100.000 km/h en una fracción de segundo.

¡Vivir en un día todo un año entero!

En opinión de Hawking, una forma de utilizar este principio y viajar en el tiempo sería fabricar una nave adecuada y lanzarla al espacio. Equipada con motores de tamaño adecuado alimentados por la cantidad correcta de combustible, después de aproximadamente 4 años podría alcanzar el 90% de la velocidad de la luz, y después de otros 4 años, comenzaría a viajar con el tiempo.

Después de otros dos años, la nave alcanzaría el 99% de la velocidad de la luz. Un día a bordo de ésta nave correspondería a éstas alturas, a todo un año en la Tierra. Hawking imagina cómo un viaje podría estar cerca de un agujero negro en un transbordador espacial: “Para las personas valientes a bordo del transbordador, el tiempo disminuiría en 16 minutos en cada órbita y solo tendrían ocho minutos de experiencia”.

viaje en el tiempo arte

Otros investigadores, como Fernando De Felice, profesor de física de la Universidad de Padova, creen que algunos agujeros negros se “esconden” en los rincones de la época. De hecho, los agujeros negros son estrellas cuya materia se concentra en un punto infinitesimal llamado “singularidad”, donde el tiempo y el espacio se deforman hasta el punto donde la trayectoria de una partícula se dobla sobre sí misma, creando una situación llamada “ciclo de tiempo”.

Básicamente, explica De Felice, la partícula en movimiento, incluso viajando hacia el futuro, se encontraría consigo misma en el pasado. Y la hipótesis sería que, al ingresar a un agujero negro, se despierta en una especie de anillo donde el futuro se uniría al pasado, por lo que incluso avanzando, tarde o temprano, volverá también en el punto de partida.

¿Cómo se podría construir una máquina del tiempo?

Según De Felice, la forma más simple sería crear un llamado “agujero de gusano”, un túnel que conecta espacios en dos regiones espacio-temporales, separadas y pasar por este túnel sería equivalente a un viaje en el tiempo.

Desafortunadamente, a pesar de los estudios a largo plazo de las propiedades de ese agujero de gusano, aún no está claro cómo sería posible crear uno.

Y si algunas teorías especulativas sobre la teoría de la gravedad cuántica afirman que el espacio-tiempo tiene una estructura complicada similar a una espuma compuesta de agujeros de gusano mil millones de veces más pequeña que un electrón, sin embargo, solo unos pocos físicos creen que es posible “manipular” uno de estos agujeros de gusano microscópicos y aumentarlo a dimensiones humanas utilizables.

La Máquina del tiempo

Según William A. Hiscock, profesor de física en la Universidad Estatal de Montana, el viaje en el futuro podría lograrse usando la Dilución de tiempo de relatividad especial de Einstein, que sostiene que un reloj, incluso biológicamente, se mueve más lento que la velocidad de la luz.

Como tal, dejando la Tierra a bordo de una nave que logre acelerar para alcanzar velocidades cercanas a la de la luz, se podría hacer un viaje al centro de nuestra galaxia, volviendo luego de unos 40 años (tiempo medido en el transbordador).

En Tierra, mientras tanto, habrán pasado 60.000 años, así que el astronauta se despertaría en el futuro. Desafortunadamente, tal viaje requeriría una enorme cantidad de energía, imposible de obtener con la tecnología actual.

Como lo ve Hiscock, aún más, complicado es el viaje en el tiempo. Hay muchas soluciones a la Ecuación General de Relatividad de Einstein que permiten a una persona seguir una línea de tiempo que la haría conocer a ella o a su propio padre en una edad anterior, pero el problema es decidir si estas soluciones no son simplemente resultados matemáticos extraños: ningún experimento ha demostrado hasta ahora que ese viaje en el tiempo pueda ocurrir en nuestro universo, dice el profesor.

Sin embargo, agrega, algunos teóricos han realizado algunos estudios sobre la posibilidad de manipular la materia y la geometría espacio-temporal para que puedan crearse “caballos que puedan dar vueltas en torno al tiempo”.

El imprudente viajero del tiempo

La famosa “paradoja del abuelo“, descrita por primera vez por René Barjavel, autor del libro: Le voyageur imprudent (1943) – (El viajero imprudente), imagina una situación en la que un sobrino vuelve en el tiempo y mata a su abuelo antes de que éste conozca a su abuela. Por tanto, antes de tener la oportunidad de producir descendientes.

Viajes en el tiempo

En tal caso, el sobrino ya no podría nacer, entonces ¿cómo podría haber regresado con su abuelo en otro tiempo? – También hay una teoría a este respecto; algunos físicos afirman que cualquier evento produciría un nuevo universo paralelo en el que la historia evolucionaría de forma independiente. En otras palabras, al cambiar un evento no cambiamos la historia, simplemente entramos en dos realidades paralelas.

Recientemente, la paradoja del abuelo parece haber sido resuelta por un grupo de investigadores del MIT en Boston, dirigido por el físico y científico informático Seth Lloyd. Frente a los otros intentos teóricos realizados hasta el momento, Lloyd ha recurrido a un “efecto” hasta ahora ignorado.

Comenzó con la tele-transportación, un famoso proceso de Star Trek en el que las personas se transfieren de un lugar a otro al instante (en el laboratorio de todos modos, algunos fotones ya han sido tele-transportados) y la mecánica cuántica; “Truco” fue el uso del llamado principio de post-selección, gracias al cual solo las partículas que se han tele-transportado pueden volver a su estado original, haciendo un viaje atrás en el tiempo. Tal vehículo no requeriría ninguna distorsión de espacio o de tiempo.

Por último, pero no menos importante, en el enfoque de los investigadores, hay una intención más específica que el viaje en el tiempo: el efecto de post-selección utilizado por el profesor Lloyd es el núcleo de la investigación en la computadora cuántica, y en esta dirección, algunas posibilidades.

¿El viaje en el tiempo algún día será una posibilidad?

El japonés Michio Kaku, profesor de física en City University en Nueva York, también está convencido de que ejecutar una máquina del tiempo requeriría el uso de una enorme cantidad de energía, pero cree que los agujeros negros podrían resolver el problema a través de agujeros de gusano.

“La distancia entre dos puntos en una hoja de papel es una línea recta, pero si doblamos el papel hasta que coincidan los dos puntos…”. De hecho, el primero que imaginó esta posibilidad ni siquiera era un físico, sino Lewis Carroll, el autor de la maravillosa historia de “Alicia en el país de las maravillas”. “En las páginas de su novela, Carroll hace que Alice viaje en el tiempo a través de una lupa.

¿Qué pasaría si estuvieras tratando de cruzar un agujero negro? ¿Estoy cayendo como Alicia en el país de las maravillas o estamos destruyendo? No lo sabemos, pero seguramente un día enviaremos un cohete en medio de un agujero negro en busca de un posible viaje en el tiempo.”

¿Creía Tesla que en Marte había una ciudad subterranea?

Nikola Tesla, el gran inventor y una de las mentes más brillantes de todos los tiempos, leyó el libro akáshico, del que extrajo grandes ideas y descubrimientos, muy de acuerdo a sus propias capacidades e intuiciones.

Tesla y Marte

Pero como todo humano, algunas cosas se nos escapan o nos es muy difícil describir e interpretar, de allí cosas que le quedaron inconclusas, por estar muy por arriba de su tiempo y de sus posibilidades.

Lo que es más intrigante son las comunicaciones que dijo recibir de seres extraterrestres.

En un folleto titulado, The Truth About Mars (La Verdad Acerca de Marte), escrito en 1956, el autor, Ernest L. Norman afirmó haber contactado a los habitantes del planeta Marte.

En su folleto, Norman afirma que el pasó una hora cada tarde en meditación, y que debido a sus meditaciones, el fue contactado en febrero de 1955 por un hombre de Marte.

Después de presentarse como Nur El, rápidamente explicó que era del planeta Marte, y que si yo lo desease, podría ir allá con el, a su ciudad (en vuelo astral) y que el sería mi guía personal. .

El explicó que su gente estaba muy deseosa de aclarar algunos de los supuestos misterios de Marte. Nuestro viaje allá es una cuestión de fracciones de segundos, pues no se utilice ni se necesita una nave. .

Llegando a la superficie de Marte, de repente tomé conciencia del terreno extremadamente rugoso, colinas rocosas y planicies arenosas que se extienden sin fin nuestro alrededor. Nur El explica que la ionosfera es muy delgada, lo cual deja la superficie casi desprotegida de los varios rayos beta, gamma y cósmicos. Esta alta concentración de rayos ionizan toda la muy enrarecida y gaseosa atmósfera, y junto con ciertas corrientes termales, crean fabulosas tormentas de polvo.

También hay una capa de polvo muy finamente dividida en la ionosfera, lo cual ayuda a crear la apariencia rojiza del planeta. También hay un número de volcanes, tres de los cuales son de un tamaño exageradamente muy importante.

También se explicó que ya que Marte tiene solamente siete grados en la inclinación de su eje, no hay mucho cambio estacional. El agua es muy escasa en este planeta árido; la mayor parte de las precipitaciones caen como nieve en los polos.

(En este punto habla de vegetación escasa, cosa que desentona con lo visto casi cincuenta años después).

Norman continúa su historia diciendo:

En Marte las ciudades son todas subterráneas y están interconectadas por enormes tubos ovales de metal, de trescientos a quinientos pies de diámetro. Son estos tubos los que han confundido a los astrónomos en la tierra. Algunos creen que son canales ya sea de diseño inteligente, o usando características naturales para transportar la escasa agua a través del planeta. Nada de eso.

Las arenas cambiantes del desierto a menudo los cubren y descubren, lo cual conduce a una confusión adicional, puesto que parecen aparecer y desaparecer.

La gente de Marte son más pequeños que aquellos en la tierra, de un promedio de cuatro pies seis pulgadas en altura.

Ellos son de apariencia algo mongol. Los marcianos originalmente emigraron a Marte en una nave espacial desde un planeta moribundo, hace millones de años. Ellos también vinieron a esta tierra y comenzaron una colonia, pero la encontraron impráctica de mantener. También fue explicado por Nur El que esta colonia se convirtió en nuestra raza china a través de la evolución del tiempo.

Continúa Leyendo en: Un Surco en la Sombra