La piedra que usó para trabar su puerta durante 30 años valía USD 100.000

Ocurrió en Michigan, EEUU – Un vecino se enteró de que la piedra que usaba para trabar su puerta, era en realidad un meteorito valuado en USD 100.000.

Meteorito

El Museo Smithsonian y la Universidad Central de Michigan dijeron que el trozo de hierro y níquel que pesa poco más de 10 kilos es el sexto meteorito en cuanto a tamaño que se haya encontrado en Michigan.

David Mazurek dijo que llevó la piedra a la universidad luego de leer informes de que trozos de meteoritos se vendían por miles de dólares. “Me dije ‘A ver, a ver. Cuánto valdrá el mío'”, declaró Mazurek.

La profesora universitaria de geología Mona Sirbescu había identificado primero la pieza como más que una simple piedra, pero envió dos muestras al Smithsonian para confirmación.

Mazurek dijo que el meteorito apareció en un granero que compró en 1988 en Edmore. El agricultor que le vendió la propiedad le dijo que cayó en su patio trasero en la década de 1930, añadió. “Dicen que lo tomaron inmediatamente después de oír un gran estruendo y que lo sacaron de un cráter”, según Sirbescu.

Se están realizando análisis para determinar si la roca extraterrestre contiene elementos raros.

“Lo que típicamente sucede en estos casos es que los meteoritos pueden ser vendidos y exhibidos en un museo o vendidos a coleccionistas y revendedores que van por una ganancia”, afirmó Sirbescu.

El Smithsonian y el museo mineral en Maine consideran comprar el meteorito.

Mazurek dijo que cuando se venda el meteorito donará una parte del dinero a la universidad.

“Ya no lo usaré como tope para la puerta. Busquemos un comprador”, agregó.

Supuesta explosión de un meteorito en el nordeste argentino

Una luz intensa que parecía una bola de fuego y un fuerte estruendo que provocó que la tierra temblara seguido de un resplandor absoluto en el cieloo, como si de repente se hubiera hecho de día fué lo que muchos vecino de las ciudades del sur de Misiones y del norte de Corrientes reportaron a las autoridades. Un extraño fenómeno que sucedió entre las 20.30 y 21.30 de la noche del domingo. Las sospechas rápidamente se hicieron virales en las redes sociales: hablaban de la supuesta caída de un meteorito, un suceso que podría validar los testimonios de los habitantes.

La noticia tuvo eco en las ciudades misioneras de Posadas, Concepción de la Sierra, Cerro Azul y Apóstoles, y en la ciudad correntina de Gobernador Virasoro, donde el medio local de noticias Virasoro Virtual publicó un video revelador: las imágenes tomadas por un drone a las 21:08 evidencian cómo la plaza Libertad y el centro urbano se iluminan de repente por un reflejo intermitente que se refleja en los edificios de la zona. La situación simula los efectos de un relámpago, pero no se registraron tormentas durante la noche del domingo y la nubosidad, a esa hora, era escasa.

Según los portales locales, la comisaría de Concepción Sierra UR VII Apóstoles emitió un comunicado sobre el episodio: “A las 21 aproximadamente se escuchó una fuerte explosión que hizo vibrar las casas en todos los barrios, zona céntrica y colonias de Concepción de la Sierra. Se vio en el cielo una luz que hizo quedar de día. Hay conmoción entre los habitantes y comentarios en las redes sociales. Se realizan averiguaciones. Se solicitó a la División Comando Apóstoles que verifique con el Ejército Argentino si están haciendo maniobras en la zona. No se registraron llamadas por daños o accidentes”.

El fenómeno mantiene en vilo a buena parte de la población del Nordeste argentino. La hipótesis del meteorito circula aún por las redes sociales. Aún se buscan rastros del supuesto cuerpo que cayó del cielo con consecuencias compatibles con la caída de un meteorito.

Asteroide peligroso pasará cerca de la Tierra

La semana que viene, más concretamente el miércoles 29 de agosto de 2018, la Tierra verá pasar muy cerca a un visitante temible que viaja a 32.000 km/h. La NASA tiene catalogado a este NEO (acrónimo para “near-Earth object” u “objeto cercano a la Tierra”) como 2016 NF23 y con su diámetro máximo de 160 metros (o como he leído de forma sensacionalista “más grande que la Gran Pirámide de Guiza”) es de los que hay que tener controlado.

La razón es obvia, tal y como ha declarado recientemente Detlef Koschny, director del equipo detector de NEOs de la ESA (Agencia Espacial Europea) : “si un asteroide de 100 metros de longitud impacta contra la Tierra provocaría un daño significativo en un área del tamaño de Alemania, e incluso afectaría a las regiones aledañas”.

¿Tan cerca va a pasar entonces 2016 NF23? Lo suficiente como para que los científicos de la NASA lo hayan colocado en la lista de “posibles asteroides de riesgo”. La agencia estadounidense estima que su tamaño oscila entre los 70 y 160 metros de diámetro y se espera que pase a 0,03377 unidades astronómicas de la Tierra.

¿Es como para temerse lo peor? En absoluto, una unidad astronómica (UA) es la distancia que separa al Sol de la Tierra, por tanto si empleamos una magnitud más manejable podemos decir que 2016 NF23 pasará a unos 4,8 millones de kilómetros. Por ponerlo en perspectiva, eso equivale a 13,4 veces la distancia que separa la Tierra de la luna. ¡Así pues nada de pánico!

De hecho, solo en este mes de agosto, la NASA ha estimado que 9 NEOs pasarán cerca del planeta. El citado 2016 NF23 no es ni siquiera el que más cerca pasará ya que el mismo día en que esperamos su visita por los alrededores de la Tierra, otra roca de entre 38 y 86 metros de diámetro llamada 1998 SD9 pasará a 4,23 distancias luna-Tierra.

No obstante, conviene mantenernos alerta y observar el cielo con precaución ya que según la NASA, existen unos 17.000 NEOs grandes que aún no hemos detectado.

Por la cuenta que nos trae (que se lo pregunten a los dinosaurios) la humanidad debería tener un plan de defensa contra asteroides peligrosos al que poder recurrir si algún día detectamos uno de esos NEOs en curso de colisión contra nuestro planeta. ¿Cómo podremos desviarlo o destruirlo entonces? Conviene tener una serie de ideas en marcha, bien sea con armas nucleares, cohetes que puedan remolcarlos, o incluso pintarlos de colores.