Sobre fantasmas, misterios y adivinos

A pesar de que recientemente abrieron algunos lugares turísticos para visitar después de varios meses de cuarentena en el País, se me presentaba el dilema de si debía o no tomarme algunos días para una escapada a las sierras de Córdoba. Un poco ajetreado de mi labor cotidiana y a sabiendas de que merecía al menos unas cortas vacaciones, no podía decidir si era seguro o no tomar unos días de descanso fuera de mi ciudad. Aunque las dudas parecían de lo más razonables, no dudé en consultar a mi adivino de confianza para una Tirada de Cartas Gratis que resolvieran mi dilema. De éste modo dicha elección no estaría completamente librada al azar, o a mi escaso raciocinio en la materia, sino que tendría un sustento al menos “esotérico” para continuar.

Lo curioso es que la magia de las cartas del Tarot, una vez más me condujeron a uno de los lugares que me despierta esa extraña curiosidad paranormal. Y aunque parezca difícil de creer, lo que allí ocurre es verdaderamente real.

Entre los destinos para mi futuro viaje, indicados por el vidente que atendió el llamado de mi consulta, se encontraban dos alternativas bastante diferentes entre sí, pero curiosamente ligados a la historia de sucesos paranormales de la provincia de Córdoba. Uno de éstos lugares, era el Cerro Uritorco, localizado en las inmediaciones de la hermosa Capilla del Monte. Un cerro reconocido por  ser el epicentro de numerosos avistamientos OVNIS y múltiples historias místicas como la de la ciudad perdida de Erk, además de las energías sobrenaturales que invaden toda su extensión.

El otro destino, un poco más emblemático del turismo argentino, pero no menos enigmático que el primero era el Hotel Edén, de la localidad de la Falda. Dicho Hotel, es internacionalmente conocido ya que fue durante muchas décadas un Hotel de lujo en donde personas de importante renombre se hospedaban. Incluso se creía que la localidad poseía cualidades especiales en contra de las enfermedades respiratorias de la época. Además, éste lugar posee una rica historia de actividad paranormal. Una de las más conocidas anécdotas de misterio circunscriptas a éste lugar, es la de la hija del médico personal del presidente Julio Argentino Roca.

Desde hace ya varios años el hotel funciona como un centro de paseo turístico con visitas guiadas por las habitaciones y sus salones emblemáticos. En una de estas visitas, en la que estuve presente, oí a una niña decirle a su madre que otra jovencita la invitaba persistentemente a jugar en su habitación.  El guía a cargo del recorrido, les preguntó a los padres si la pequeña solía percibir esas sensaciones pero la respuesta fue negativa. Años más tarde, cuando volvía a visitar el lugar, la historia se volvió a repetir, cual deja vu, pero con otro guía y otra niña distinta. Resulta ser que más tarde me enteré de la escalofriante historia. En el verano de 1898, Ana Jaime de Abarca, la hija del médico del ex presidente argentino, falleció con ocho años en el lugar a causa de tuberculosis.

Pero lo más escalofriante de ésta historia es la foto obtenida durante éste verano en una de las visitas nocturas que tienen lugar en el hotel. En la imagen se ve claramente la niña en la puerta de la habitación en donde se alojaba. Increible, no?

Misterio: ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

¿El huevo o la gallina? es un dilema que proviene de la expresión «¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?», ya que las gallinas ponen huevos y de ellos provienen los pollos. Esta expresión llena de ambigüedad condujo a los filósofos antiguos a cuestionar cómo se originó la vida y el Universo.

Una de las primeras referencias al inmortal dilema del huevo y la gallina aparece en la obra del filósofo griego Aristóteles, quien afirmaba que lo actual es siempre anterior a lo potencial, y por lo tanto, el hombre precede siempre al esperma, o lo que es lo mismo, la gallina precede al huevo. Plutarco también se preguntó lo mismo en sus ensayos, un dilema que en su opinión nos hacía preguntarnos acerca del origen del mundo.

Según podemos leer en Génesis la Creación fue un proceso completamente diferente al “nacimiento natural”. En el nacimiento y en el desarrollo natural la edad, digamos, de una persona, se comienza a contar desde que uno nace. Así, a los 50 años desde el momento del nacimiento uno tendrá 50 años. El acto de creación, sin embargo, nos presenta con una realidad diferente.

La creación Divina es un acto que escapa nuestro análisis y hasta nuestra imaginación. Nunca hemos visto ni experimentado un acto de creación mientras sucede. Pero sabemos sin embargo un par de detalles. Primero, que la Creación fue ex nihilo, es decir, a partir de la nada. Crear (el verbo libró, en hebreo), significa traer algo material a la existencia desde la nada. Este verbo sólo se encuentra aplicado a acciones Divinas, y nunca a acciones humanas.

” Los árboles no fueron creados como semillas o arbustos incipientes, sino como árboles ya maduros, en su plenitud, y cargados de sus frutos.”

Sabemos que cuando Dios creó las cosas, estas aparecieron ya desarrolladas, y no en un punto cero. Si bien las escrituras no abundan en detalles superfluos, y mucho menos durante el brevísimo capítulo destinado a la Creación, la Biblia describió el estado de una de sus creaciones en el momento de su aparición: los árboles. En Génesis 1:12 la Biblia dice “Y produjo la tierra vegetación: hierbas que dan semilla según su género, y árboles dando fruto con su semilla en él, según su género.

“Todo lo que Dios creó fue creado en su plenitud”

Si bien la Biblia circunstancialmente mencionó la madurez de los árboles, en realidad todo fue creado por Dios en su estado de madurez y plenitud. Esto no solamente resuelve el enigma del huevo o la gallina (finalmente podemos destrabar el enigma :), sino que también nos ayuda a comprender que no solo es posible sino más bien necesario que la ciencia le atribuya al mundo y lo que éste contiene una edad mayor a la que tiene.

Si viajamos en el túnel del tiempo hasta el día en el que Dios creó los árboles y examinamos el primer árbol cinco minutos después de su creación, nos encontraremos con un árbol lleno de frutos. Y si talamos el árbol encontraremos, digamos, cincuenta anillos. Cuando evaluamos este árbol desde la perspectiva científica, concluiremos necesariamente que este árbol tiene cincuenta años de edad.… ¿Estaremos equivocados? Sí. Y No. Y esta es la paradoja que se produce con la Creación. El árbol fue creado hace 5 minutos, pero tiene 50 años.

Una vez más: es inevitable entonces que exista una diferencia entre la medición científica de la edad del árbol (desarrollo desde el punto cero) y la perspectiva bíblica sobre la edad del árbol. La diferencia entre los cinco minutos y los cincuenta años, es un efecto directo e inevitable del «excepcional» acto de Creación.

Si la Creación se llevó a cabo del modo en el que la Biblia lo describe entonces, inevitablemente, dos edades distintas coexistirán en toda cosa creada:

1) La edad cronológica, estimada desde el momento de su Creación/aparición, que en el ejemplo del árbol serían cinco minutos.

2) La edad interna y aparente, cincuenta años; es decir, la edad virtual o hipotética del árbol —el tiempo que le habría tomado al árbol desarrollarse desde un punto cero hasta su estado actual, de no haber sido creado. Lo mismo ocurre con una montaña, con el planeta tierra y con una estrella que dista 1 million de años luz de nuestro planeta.

En conclusión: Lo que la ciencia afirma acerca de la edad del mundo, sin importar de cuántos millones de años se trate, no contradice lo que afirma la Biblia.

Videntes: Un negocio en auge por causa del coronavirus

La crisis del coronavirus (COVID-19) ha estimulado el crecimiento del trabajo online en una multitud de dimensiones. Este singular cambio en la forma de trabajo, ha afectado tanto a los sectores medios profesionales, a empleos específicos, a los trabajadores de las economías regionales como así también a las grandes corporaciones internacionales. Definitivamente ésta situación que vivimos a nivel global repercute en casi todos los trabajos y en todas las economías de todos los países de diferentes maneras.

En éste contexto de cuarentenas totales o parciales a lo largo y ancho del planeta y dado los tiempos que corren y las incertidumbres que se generan por ésta crisis, cobran importante interés las herramientas virtuales que nos permitan realizar diferentes tipos de tareas de manera remota, evitando así el contacto directo entre las personas y poder seguir sintiéndonos productivos sin tener que salir de nuestras casas. Pero éstas nuevas tecnologías en realidad no son tan nuevas sino que están a disposición de las empresas, independientes y toda la comunidad, en general, ya sean empleados o cuentapropistas desde hace más de dos décadas además de que se han potenciado con el correr de los años hasta convertirse, en algunos casos, en elementos esenciales de la labor cotidiana.

Este es el caso de la videncia, la cual no ha sido ajena a estos cambios en materia de tecnología ni de innovación.

Un ejemplo concreto es que en este momento de recesión hay videntes y servicios telefónicos, como el de Fernanda Rojas (Vidente.tel ), la cual desde hace décadas atiende a sus clientes desde su casa mediante las herramientas que la tecnología le proporciona. Puesto que en realidad no es necesario el contacto físico con un vidente para concretar una consulta certera y específica.

Fernanda Rojas en su sitio web nos muestra su historia y nos convence de que es una excelente alternativa para animarnos a conocer más sobre nuestra vida presente y futura. Un ejemplo de esto es que nos relata cómo es que posee el don de la clarividencia, heredada de sus antepasados y su elección de vida dedicándose a ésta mancia de manera abnegada.

En éste sitio web podrás, a través de una llamada telefónica, acceder a predicciones sobre el futuro muy claras y precisas de la mano de una vidente que se dedica a esto desde hace ya varios años y cuenta con sobrada experiencia no sólo en la profesión sino en ésta herramienta virtual para facilitar un contacto muy íntimo desde la seguridad de tu propia casa.

En su sitio web podemos ver que también aclara que no requiere de elementos como el Tarot para garantizar sus predicciones aunque en alguna ocasión es preciso acudir a ellas para garantizar la legitimidad de su servicio,

. En sus propias palabras nos invita a ofrecer respuestas certeras sobre cualquier tema que nos esté preocupando o ayudarnos a aclarar cualquier duda o incertidumbre que nos aceche en el presente. Sin más presentaciones, los invitamos a visitar el sitio web de Fernanda para descubrir por Uds. mismos la calidad de sus servicios

 

 

 

a sus clientes y cómo ha hecho el proceso de digitalización al mundo online