Los Ciclos del Clima…

En el Blog del Museo de la Aviación Mexicana, encontré un estudio sobre la interpretación de los cambios climáticos astronómicos a muy largo plazo, derivados de todos los conocimientos astronómicos de la Antigûedad humana.

Como desde hace años vengo bregando con mi teoría akáshica del Cambio Climático Inverso, sucesivamente publicada en Internet, en donde postulo que vamos hacia la glaciación en 800 años y que cada vez el clima de nuestra Tierra será más frío por el decrecimiento de los “calores de la Tierra”, este artículo me ha llamado poderosamente la atención.

Paso a transcribirlo, en parte:

Precisamente por ser los Cambios climáticos cuatro fenómenos cíclicos de muy largo plazo, con duración aproximada cada uno de ellos de 6,450 años, la gente tiende a olvidar; ¿que significa la vida promedio de una persona que en términos generales pueda durar digamos por ejemplo 80 años?, contra uno de los cuatro ciclos (6,450 años) que afectan a nuestro sistema planetario en el transcurso de 25,800 años, como ya esta plenamente comprobado. Continuar leyendo “Los Ciclos del Clima…”

La Maldición de los Exploradores

¡10 Biografías únicas y llenas de Misterio!

La historia de personajes como Shackleton, un explorador que sobrevivió milagrosamente a una gran expedición a la Antártida, o Francisco de Orellana, que perdió la vida en su famosa búsqueda de El Dorado, llenan las páginas de este recopilatorio lleno de misterios.

Tras haber viajado a los lugares más inhóspitos de la geografía, Lorenzo Fernández Bueno cuenta la historia de diez grandes exploradores que nunca llegaron a su destino. Muchos murieron en el intento. Otros, simplemente, cayeron en el olvido.

¿Qué encontró el coronel Percy H. Fawcett en la sección de Obras Raras de la Biblioteca Nacional de Río de Janeiro, para que desde ese instante dedicara su vida a la búsqueda de una enigmática ciudad perdida en las entrañas de la selva amazónica?

¿Por qué el arqueólogo nazi Otto Rahn recorrió durante años los enclaves cátaros convencido de que el Grial se ocultaba en alguna de las cuevas
repartidas por la montañosa región?

¿Cuáles fueron los motivos que llevaron a Shackleton a emprender la mayor aventura jamás imaginada, en la que sólo le aguardaba la muerte?

Éstos son algunos de los misterios que presenta Lorenzo Fernández Bueno en su nuevo libro, La maldición de los Exploradores (Cúpula, 2011). Un libro escrito tras recorrer un largo camino en el que Lorenzo Fernández ha viajado a los lugares donde diez grandes exploradores intentaron llegar y en los que muchos perdieron la vida y cayeron en el olvido.

Datos del Autor

Lorenzo Fernández Bueno es periodista y escritor. Es autor de obras como Las claves de «El código da Vinci», Los guardianes del secreto, Crónicas del misterio, Gótica: secretos, simbología oculta y leyendas de las catedrales (coord.), Rex Mundi, La guía del terror: lugares de España en los que pasar miedo y otras rutas con misterio y Terrores nocturnos, un libro de cuentos. También ha participado en la antología 20 historias inquietantes (Minotauro, 2009). Ha sido locutor y guionista de las series «América Mítica» (I y II) e «Indonesia Mítica», ambas emitidas en La 2 de TVE. Actualmente colabora en el programa «Espacio en Blanco», de RNE, dirige la revista Enigmas del Hombre y del Universo y trabaja en dos nuevos libros en los que se dan la mano viajes, aventuras y mucho misterio.

Ataque informático solapado

Es increíble que algo tan maravilloso como son las posibilidades que nos brinda la informática, con un simple equipo de computadora, unida a un cable y a un servidor y al mundo.

Solo se ensombrece por dos motivos. Uno es que todavía la computación no es una actividad del todo amable, tiene muchos “códigos” que en su mayoría son difíciles de sobrellevar. Algunos tan complicados que solo realmente entendidos pueden solucionar.

Por lo tanto la mayoría solo utiliza este portentoso medio, no para exponer ideas y pensamientos elevados, sino para cháchara insulsa y muy intrascendente. O malsanos jueguitos, buenos solo para hacernos perder el tiempo.

Un blog gratis, es leído por muy poca gente, debo reconocer que solo por casualidad se lo encuentra. Para peor, generalmente se encuentran desmerecidos por la quita de fotos atrayentes. Les recuerdo que el blog es gratuito, pero también es una donación que hace el autor del mismo, sin ganancia de ninguna índole, solo con la esperanza que su contenido mejore, siquiera un poquito el mundo en que vivimos. Por eso que da mucha rabia que se borren fotos, que coadyuvan a un mejor entendimiento de los temas tratados y en realidad hasta son una difusión gratuita de la obra fotográfica de esos autores.

Creo que el blog que estoy realizando es muy bueno. En realidad deseo que sea el mejor. Los temas los trato como para que cualquiera los entienda y les agrego, al conocimiento de otros, lo que he aprendido de los libros y de mi vida, que ya es grande y todavía lúcida, espero.

El otro problema es la falta de honestidad de algunos, que usan su inteligencia y sabiduría para lograr ventajas por la “izquierda”.

Todos los que hacen blogs, más temprano que tarde reciben algún ataque informático, que les vale tener que renovar sus máquinas, sus medios o dedicarse a otros menesteres.

Así vemos desaparecer muchos sitios, que considero como grandes pérdidas. No seseo dar nombres.

Esta semana me tocó a mí.

Estaba leyendo un artículo de otro, cuando de improviso aparece una página de un supuesto antivirus, que pasa a enumerar un listado de infecciones en lugares diversos de la computadora y pese a tener tres antivirus trabajando.

Era un escudo celeste con una banderita blanca de una empresa denominada personal pro, al que pongo en minúscula y no con todo el título completo, no sea que se reavive el “monstruo”.

En resumidas cuentas, se encargó de inmovilizar el programa exe y ya nada funcionaba.

No había opciones más que oblar 99 dólares, colocando mis datos personales y de las tarjetas de crédito con el que debería efectuarse el pago (Visa o Master Card) y así terminar con la amenaza.

Una actitud mafiosa realmente, lo que obliga a cerrar mal la computadora, o sea cortar la corriente y llamar a un entendido.

Someramente les cuento como esto terminó: Se pone a funcionar la computadora, apenas abre, se interrumpe, antes que se inicie la carga de los programas y se va al administrador y se busca el programa introducido, se lo confina y luego se lo destruye. En este caso se había ramificado en varios lugares, pero se lo persigue en cada sitio. Luego se coloca la mejor versión de antivirus. Se para el proceso al finalizar la revisión y destrucción total, se reinicia sola y todo perfecto. Las primeras veces que cerramos la computadora, nos pedirá esperar hasta terminar con las actualizaciones (en mi caso, primero fueron 10 de 10, luego 20 de 20 y la última 100 de 100, proceso que llevó a cabo la computadora en algo más de una hora.

Por ahora, puedo decir que todo está bien, demasiado para mi gusto.

Les comunico esto para que sepan que nuevas tretas andan por la informática, para sacarnos información y de paso algo de dinero ¡No quiero pensar que pasaría si damos los datos de pago con tarjeta!

A tener mucho cuidado.