¿Qué son los Orishas y cuáles son?

Los orishas son divinidades del panteón yoruba, para hablar de ellos hay que remontarse a las religiones y creencias de la cultura africana, entre ellas la lucumí.

Al igual que Hércules y otros seres análogos de la mitología griega, los orishas, eran considerados seres mortales que por alguna razón devinieron en seres divinos. Cometiendo actos heroicos, consiguieron la aceptación de los pueblos en donde vivían, de manera similar a la de muchas de las historias griegas que conocemos.

La mayoría de los orishas venerados por el pueblo yoruba fueron reyes o grandes líderes por que contribuyeron al progreso económico y territorial de su civilización. Fueron grandes guerreros y políticos de su tiempo.

La creencia yuruba basa su pilar en la creencia de la reencarnación de las almas que van evolucionando vida tras vida hasta su eterno descanso en un lugar llamado Orun.

La creencia yoruba, a su vez, ha conseguido instalarse en las sociedades más desarrolladas de occidente. Al punto que hoy se encuentran variantes muy arraigadas en Cuba, México y Estados Unido, de la cual se han nutrido de la propia idiosincrasia de cada lugar convirtiéndose en una creencia aceptada y practicada desde hace ya muchos años por seguidores de todo el continente.

Su origen en América se remonta a la época de la esclavitud africana, y ha podido sobrevivir coexistiendo con otras creencias de occidente hasta nuestros días, gracias al gran fervor con el que lo practican su cultores.

La variante cubana es conocida con varios nombres, entre los que se destacan: lucumí o simplemente «santería». Este último es el término con el que más se lo conoce, y es por eso que uele asociarse a la videncia o al arte de la adivinación. Sin embargo, los orishas y los videntes no tienen nada que ver.

En efecto, los orishas no son videntes de los que podemos encontrar en sitios de videntes sino que representan lo que en las tradiciones griegas conocíamos como «semi-dioses». Puesto a que para cada dios de los yurubas existen uno o varios orishas que vienen de él.

Las deidades más populares y conocidas de los yurubas son Obbatalá, Shangó, Yemayá, Oshún, Elegguá y su principal deidad Olodumare, el Dios supremo, entre otros. Al igual que otras creencias, cada uno posee sus características, colores, fechas, numerología, etc.

En resúmen, podemos afirmar que aunque ésta creencia posee fuerte arraigo en la cultura y creencias africanas y a pesar de estar notablebente impregnada de magia y de superstición, sus seguidores son numerosos y en ella encuentran una razón por la que vivir y en qué creer.

La creencia de la «La santa muerte»

La Santa Muerte o Santísima Muerte es una figura de la creencia popular mexicana que personifica la muerte y es objeto de culto.

la santa muerte

Antes de continuar, ahondemos en el significado de la palabra culto. Un Culto es un conjunto de actos atribuidos a la veneración profunda de una cosa, objeto o entidad y está intrínsecamente ligado a la cultura popular de una región o un lugar geográfico determinado. En ese contexto, es importante destacar que en México, éste el culto a la mal llamada Santa Muerte está de moda, por lo menos desde hace unos 15 años, generando una multiplicación de centros de veneración, casas y templos improvisados y, sobre todo, alto consumo de artículos relacionados con imágenes, fetiches y representaciones que se venden en mercados populares.

Puedes leer más sobre éste misterio en santamuerte.pro

El culto a la Santa Muerte

El culto a la Santa Muerte se ha extendido de tal forma en el país latinoamericano que quienes lo profesan, no ocultan más su fervor y han puesto altares en la calle para que cualquiera que requiera su ayuda pueda invocarla.

Sus promotores la presentan como una ”entidad espiritual”  que ha existido siempre, desde el principio de los tiempos hasta nuestros días, por lo que maneja una energía denominada “energía de la muerte”, capaz de materializarse en una figura, que concentra tanto la fuerza creadora como la destructora del universo. Según ellos, el creyente en la Santa Muerte puede aprender a manejar esta fuerza, que emana de sus imágenes consagradas, puesto que la Santísima; otro de sus nombres, es una de las protecciones más fuertes que existen.

Los seguidores de éste enigmático personaje, tan fervientemente instalado en el ideario y la creencia popular mexicana, aseguran que “la Señora”, como la llaman afectuosamente, es capaz de aparecerse y manifestarse corporalmente o imprimir sus imágenes en diversos lugares. En libros y revistas en los que se promueve su culto, suelen narrarse incluso algunas intervenciones milagrosas que han vivido, en las que la Santa Muerte los ha librado de múltiples peligros y les ha ayudado a resolver problemas complicados de su vida.

La otra mirada del Culto

A pesar de tantos buenos presagios y testimonios milagrosos, los que profesan el culto católico señalan que quienes rinden culto a la Santa Muerte y a sus imágenes, están cometiendo el peor de los pecados, pues les están atribuyendo poderes que no tiene ni tendrá jamás. Además, en vez de poner la propia confianza en Dios, la ponen en una supuesta entidad espiritual que, sencillamente, no existe. En realidad, la Santa Muerte no es una persona. Es sólo un fenómeno natural como el nacer o el crecer (el inicio y el desarrollo de la vida), aunque nunca se habla del Santo Nacimiento o Santo Crecimiento. Por ese motivo, diversas iglesias como la católica, bautista, presbiteriana entre otras, rechazan y condenan su veneración y la consideran diabólica.

Historia y Orígenes del Culto a la Muerte

El origen de la Santa Muerte proviene de tiempos remotos y de la mano de diferentes culturas. Un ejemplo de ellos es Kitzin, el dios maya de Xibalbá o el inframundo. O la imagen de Hades, la muerte personificada de la cultura Helénica. La diosa de la muerte de los aztecas, o incluso en la biblia en cuyos pasajes se relata a la muerte, como uno de los siete jinetes del apocalipsis.

Otro de los orígenes posibles es el afroamericano, ya que las oraciones que se realizan a la Santa Muerte, son muy similares a las que se hacen en algunos ritos de los Santeros, por ese motivo se cree que el culto puede provenir desde el continente africano, con algunas personas compradas como esclavos que fueron arrancados de su tierra natal para trabajar en los territorios conquistados en el Nuevo Mundo, y establecidos en Cuba, Puerto Rico, Haití, Estados Unidos y Veracruz en México. En éste sentido, la “Santa” sería la antigua diosa pagana llamada “Orishas”, espíritu africano de un demonio, que el culto santero se le llama “Oyá”, diosa de las centellas, de los vientos, de las guerras, o la dueña de los panteones.

Momias medievales de Siberia desconciertan a los arqueólogos

Los académicos retoman el trabajo para liberar los secretos de una misteriosa civilización medieval relacionada con Persia en el límite del ártico siberiano.

Momias medievales de Siberia

Las 34 someras tumbas excavadas por los arqueólogos en Zeleniy Yar arrojan muchas más preguntas que respuestas. Pero una parece clara: Este remoto lugar, a 29 kilómetros del Círculo Polar Ártico, era un cruce de rutas comerciales de cierta importancia hace aproximadamente un milenio.

El misterio de las momias persas

La necrópolis medieval incluye 11 cuerpos con los cráneos destrozados o desaparecidos, y esqueletos machacados. Se hallaron cinco momias, envueltas en cobre, junto con elaboradas pieles de reno, castor, glotón u oso. Entre las tumbas sólo hay una femenina, infantil, su cara cubierta con láminas de cobre. No se han encontrado mujeres adultas. Continuar leyendo «Momias medievales de Siberia desconciertan a los arqueólogos»