Querían saber quién dejó la puerta abierta y hallaron algo muy extraño

El extraño suceso fue captado por las cámaras de seguridad del estacionamiento de la estación de policía de Nueva Gales del Sur que se encuentra en Parramatta, un suburbio de Sídney, Australia.

El acontecimiento sucedió en un garaje que nadie lo había usado en días, ya que la seguridad encargada del parqueadero quería descubrir quién había dejado el garaje abierto. Al hacerse la inspección del circuito de cámaras, lo que encontraron los dejo de temblando del miedo para regresar a ese lugar.

La actividad se dio las 5:37 am del pasado jueves 12 de abril, prácticamente justo antes del amanecer. Con el estacionamiento vacío y tranquilo, el garaje aparentemente comienza a abrirse por si solo, como si una fuerza sobrenatural lo moviera. Ya con la puerta medio abierta, una escoba aparece, se mueve, se mantiene levantada y luego cae al suelo. ¿Quién lo hizo? Ni la policía lo sabe.

La publicación fue hecha por la misma fuerza policial en su fan page el día viernes 13 de abril, haciendo la aclaración que es una grabación real y no se trata de una broma.

El misterioso caso que 7000 personas no han conseguido resolver

En los últimos años se han puesto de moda las “escape rooms”, una forma de diversión interactiva en la que un equipo de jugadores debe buscar pistas y resolver enigmas para encontrar la salida de la habitación. La dificultad del juego varía de una sala a otra, pero siempre hay un grupo más espabilado que consigue llegar hasta el final.

No ha sido así con el enigma que ha propuesto una agencia francesa en París: hasta 7000 personas han explorado in situ y por Internet el escenario, y ninguna de ellas ha conseguido encajar todas las piezas para resolver un caso que, una vez conocida la solución, no parece tan complicado. ¿Por qué todo el mundo ha fracasado sistemáticamente?

El escenario es una recreación exacta del apartamento de una mujer llamada Laurence Cottet, tal y como estaba el 13 de mayo de 2009. Los detectives aficionados se encontraban con numerosos indicios de que algo extraño había sucedido: una gran mancha roja en la alfombra, espejos rotos, una botella de colonia medio vacía o una nota en la que ponía “esta noche no” son algunas de las pistas que había que encajar.

Las conclusiones a las que llegó la gente van desde que la mujer tenía un affaire hasta que era una espía e incluso que se estaba transformando en vampiro. Teorías de lo más variopintas, pero todas incorrectas. Finalmente será la propia Laurence quien, a través de un vídeo, revele la solución: era, sencillamente, alcohólica.

misterio

La gran mancha roja, que muchos identificaron con sangre, era en realidad una mancha de vino. La botella de colonia era una desesperada reserva por si se quedaba sin alcohol. En realidad, todo estaba lleno de indicios de que se trataba del apartamento de una persona alcohólica: los recibos devueltos, la comida estropeada en la nevera…

Detrás de la campaña está la organización Addict Aide, que con esta acción ha demostrado lo fácil que es pasar por alto las señales de alerta a pesar de tenerlas delante de nuestras narices. Y no es la primera vez que lo hacen: en 2016 sorprendieron al mundo con la cuenta de Instagram de Louise Delage, que llegó a conseguir 50.000 likes en dos meses sin que nadie cayera en la cuenta de que en todas y cada una de sus fotografías aparecía una bebida alcohólica.

¿Creía Tesla que en Marte había una ciudad subterranea?

Nikola Tesla, el gran inventor y una de las mentes más brillantes de todos los tiempos, leyó el libro akáshico, del que extrajo grandes ideas y descubrimientos, muy de acuerdo a sus propias capacidades e intuiciones.

Tesla y Marte

Pero como todo humano, algunas cosas se nos escapan o nos es muy difícil describir e interpretar, de allí cosas que le quedaron inconclusas, por estar muy por arriba de su tiempo y de sus posibilidades.

Lo que es más intrigante son las comunicaciones que dijo recibir de seres extraterrestres.

En un folleto titulado, The Truth About Mars (La Verdad Acerca de Marte), escrito en 1956, el autor, Ernest L. Norman afirmó haber contactado a los habitantes del planeta Marte.

En su folleto, Norman afirma que el pasó una hora cada tarde en meditación, y que debido a sus meditaciones, el fue contactado en febrero de 1955 por un hombre de Marte.

Después de presentarse como Nur El, rápidamente explicó que era del planeta Marte, y que si yo lo desease, podría ir allá con el, a su ciudad (en vuelo astral) y que el sería mi guía personal. .

El explicó que su gente estaba muy deseosa de aclarar algunos de los supuestos misterios de Marte. Nuestro viaje allá es una cuestión de fracciones de segundos, pues no se utilice ni se necesita una nave. .

Llegando a la superficie de Marte, de repente tomé conciencia del terreno extremadamente rugoso, colinas rocosas y planicies arenosas que se extienden sin fin nuestro alrededor. Nur El explica que la ionosfera es muy delgada, lo cual deja la superficie casi desprotegida de los varios rayos beta, gamma y cósmicos. Esta alta concentración de rayos ionizan toda la muy enrarecida y gaseosa atmósfera, y junto con ciertas corrientes termales, crean fabulosas tormentas de polvo.

También hay una capa de polvo muy finamente dividida en la ionosfera, lo cual ayuda a crear la apariencia rojiza del planeta. También hay un número de volcanes, tres de los cuales son de un tamaño exageradamente muy importante.

También se explicó que ya que Marte tiene solamente siete grados en la inclinación de su eje, no hay mucho cambio estacional. El agua es muy escasa en este planeta árido; la mayor parte de las precipitaciones caen como nieve en los polos.

(En este punto habla de vegetación escasa, cosa que desentona con lo visto casi cincuenta años después).

Norman continúa su historia diciendo:

En Marte las ciudades son todas subterráneas y están interconectadas por enormes tubos ovales de metal, de trescientos a quinientos pies de diámetro. Son estos tubos los que han confundido a los astrónomos en la tierra. Algunos creen que son canales ya sea de diseño inteligente, o usando características naturales para transportar la escasa agua a través del planeta. Nada de eso.

Las arenas cambiantes del desierto a menudo los cubren y descubren, lo cual conduce a una confusión adicional, puesto que parecen aparecer y desaparecer.

La gente de Marte son más pequeños que aquellos en la tierra, de un promedio de cuatro pies seis pulgadas en altura.

Ellos son de apariencia algo mongol. Los marcianos originalmente emigraron a Marte en una nave espacial desde un planeta moribundo, hace millones de años. Ellos también vinieron a esta tierra y comenzaron una colonia, pero la encontraron impráctica de mantener. También fue explicado por Nur El que esta colonia se convirtió en nuestra raza china a través de la evolución del tiempo.

Continúa Leyendo en: Un Surco en la Sombra