Tonal y Nagual, experiencias iniciáticas

Para hablar de los términos tonal y nagual, habría que remitirse a una creencia singular de la cultura mesoamericana y a sus rituales de experiencias iniciáticas. Tonal, es la creencia de las culturas indígenas que habitaron el continente americano en la de que las personas, desde su nacimiento, adquieren un estrecho vínculo espiritual con un animal.

El término Tonallí, en lenguaje náuatl significa “día”. Y es un común denominador entre los Mayas, los Aztecas y otras culturas de de Mesoamérica, siempre dentro de la misma línea de creencia. Mientras que Nahual o Nagual es el poder de una persona de adoptar la forma corpórea del animal que su tonal representa. Sería una especie de poder sobrenatural o brujería que poseían algunos de los indígenas de éstas culturas de transformarse. Contado así pareciera tratarse de una creencia sobrenatural. Pero al igual que como ocurre con cualquier otra creencia, podemos analizarlo de manera un poco más objetiva.

Definamos tonal y nagual de la siguiente manera: El Tonal como la energía que podemos ver o sentir, por ejemplo el calor y la luz del sol, y el Nagual, como una energía que no podemos ver, pero que de igual manera sentimos. Amor, Pasión, Empatía… Y más allá; El Alma. Viéndolo de éste modo, podemos hacer una analogía con casi cualquier otra creencia o religión conocida. En éste continente, y casi en cualquier otro lugar del mundo, podemos entender mejor a las creencias, cuando hablamos de la muerte y del Alma. Así le damos sentido a la fe, a la religión y a cualquier otra creencia. Cuando morimos, el tonal que es del cuerpo, muere, se desintegra, mientras que el nagual sería como el espíritu que trasciende más allá de la muerte. Puesto a que a pesar de no poder verse está ahí.

Los chamanes, utilizan éstas energías de manera singular, para ver con claridad situaciones de la vida que de no pueden ser explicadas de una manera sensorial tradicional. Aumentando su capacidad cognitiva a través de ciertos ritos iniciáticos cuya explicación radica en un fenómeno físico muy conocido como el fosfeno.

Como utilizan los chamanes ésta energía.

Hasta aquí explicamos de manera bastante resumida el significado de Tonal y Nagual, pero ¿Cómo utilizan ésta energía los chamanes? – Para entender mejor como funciona ésta creencia chamánica, debemos necesariamente explicar que es el “fosfeno”, una palabra proveniente del griego “phainein” que significa “aparecer”. El fosfeno según la wikipedia, es un fenómeno caracterizado por la sensación de ver manchas luminosas que está causado por la estimulación mecánica, eléctrica o magnética de la retina o corteza visual. Un ejemplo de fosfeno son los patrones luminosos que se ven al frotar los párpados con bastante presión. Pero cualquier estímulo visual sobre la visión es capaz de provocar éste efecto del fosfeno.

A través del fosfenismo, una técnica descubierta por el Doctor Lefebure, que sería aplicar durante el lapso del fosfeno un pensamiento con él para así transformar la energía luminosa en energía mental. Según este conocido chamán, los fosfenos provocan, el desarrollo de la memoria, de la inteligencia, de la atención, de la creatividad y de la intuición.

Esto es a lo que se llama o denomina una experiencia iniciática en la que el chamán entraría en una especie de transe o sueño a través de los cuales puede experimentar situaciones vividas o por vivir como si se tratara de una epifanía o revelación. Dado que los sentidos se agudizan de tal manera durante el fosfeno, es posible ver con claridad ciertas cosas que en circunstancias normales no podría ser posible.

Hechos paranormales en los casinos más famosos de Las Vegas

Las Vegas se ha considerado la capital mundial del entretenimiento, en ella se concentra la mayor cantidad de casinos del mundo y con una vida nocturna todos los días del año podría decirse que es el mejor lugar para divertirse, diversión comparable con la que obtienen los que se decantan por los juegos de casino de NetBet.

Para muchos, Las vegas es sinónimo de buenos momentos, de luces y colores estridentes, de diversión garantizada y e una inigualable vida nocturna. Conocida también como la ciudad del pecado, a ella acuden muchas personas que dan su último viaje de solteros, para lanzar su última cana al aire antes de casarse. Es por eso que en ella el entretenimiento para adultos no tiene parangón.

Pero no todos han tenido buenas experiencias en Las Vegas y en esta ciudad también se pueden encontrar los lugares más aterradores del planeta, escondidos a simple vista. La mayoría desconoce que muchos de esos mega casinos que hay en la ciudad, son puertas a actividades que pocos quisieran experimentar. Adentrémonos en un recorrido espeluznante en esta ciudad llena de luz y color, pero también de presencias espectrales y algo más.

Circus Circus

Se trata de uno de los casinos con mayor antigüedad en Las Vegas, en el Circus Circus se han presentado diferentes episodios inexplicables de violencia en los cuales han terminado varias personas fallecidas.

Los casos más emblemáticos del Circus Circus son la muerte de una madre y su hijo en la habitación 123, en este caso la madre asesinó al hijo y luego se disparó para acabar finalmente con su vida. Otro de los escalofriantes acontecimientos fue la muerte inexplicable de personal de la cocina, en una sola noche fallecieron tres trabajadores en extrañas circunstancias.

Ante estos acontecimientos, las actividades paranormales no se hacen esperar y es por ello que se oyen gritos de auxilio en algunos pasillos, susurros y voces misteriosas que aterran a los moradores del lugar.

En la habitación donde la madre y el hijo perdieron la vida es donde más se ha hecho notar la actividad paranormal, personas han visto como se mueven de lugar los muebles de la habitación, gritos, voces y pasos complementan el paquete terrorífico del lugar.

Excalibur Hotel and Casino

Evocando la leyenda del Rey Arturo, el Excalibur Hotel and Casino está ambientado en un castillo medieval. En el piso 10 de este fastuoso hotel, uno de los más grandes de Las Vegas y el mundo, se experimentan fenómenos sobrenaturales.

Algunas personas han reportado experimentar cambios bruscos de temperatura y los menos afortunados, han escuchado a una voz sumamente aterradora que le susurra al oído.

Por si fuera poco, también se han evidenciado hechos como despertadores que suenan en simultáneo, llamadas entrantes a las habitaciones en medio de la noche, sonidos provenientes de televisores apagados y hasta objetos que salen disparados por los aires.

Tropicana Las Vegas

El Tropicana Las Vegas está ambientado en un estilo cubano y en la entrada cuenta con una curiosa máscara Tiki de la cual se dice está maldita y quienes se fotografíen con ella pueden evidenciar en sus fotos una misteriosa niebla invisible en el lugar al tomarse la foto.

El misterioso caso del primer visitante interestelar

Oumamua fue detectado hace un año y medio. Por su atípica naturaleza, se llegó a postular que podía ser una vela solar extraterrestre, aunque la principal hipótesis es otra

n noviembre de 2017,  el telescopio PAN-STARRS detectó la presencia de un objeto extraño al que se llamó, informalmente, ‘Oumuamua, nombre que proviene del hawaiano y significa «explorador» («ʻou» es «alcanzar» y la partícula «mua», duplicada, significa «primero, antes de»​). Se trata de un objeto interestelar, es decir, procedente de otra estrella de la Vía Láctea y no del Sistema Solar.

¿Cómo es posible saber esto? La primera pista fue su velocidad: se movía demasiado rápido como para que pudiese ser retenido por la gravedad del Sol. La segunda pista fue su trayectoria: era perpendicular al plano orbital del Sistema Solar. El plano orbital es ese plano imaginario en el que todos los planetas se mueven y que es, a grandes rasgos, coincidente con el ecuador de nuestra estrella.

‘Oumuamua describía lo que se conoce como «trayectoria polar», o sea,  venía desde la dirección de uno de los polos del Sol, en vertical respecto al plano orbital. A decir verdad, el descubrimiento solo era una confirmación de lo que hacía mucho tiempo ya se sospechaba. En cualquier momento dado, el Sistema Solar alberga miles de objetos interestelares. No habíamos descubierto ninguno hasta ahora, simplemente porque ninguno de estos objetos se había acercado lo suficiente al Sol como para brillar con la intensidad que le permitiera ser detectado. Pero el descubrimiento fue el primer paso a un mar de incógnitas que, todavía, no ha sido resuelto.

‘Oumuamua fue detectado cuando ya se estaba alejando del Sistema Solar. Mientras leés estas líneas, todavía está en el entorno de Saturno, y tardará miles de años en abandonar este pequeño rincón de la Vía Láctea. Así y todo, está lo suficientemente lejos como para que ya no sea posible estudiar sus características ni obtener mucha más información nueva

Esto nos deja con varias dudas para las que no se han podido encontrar explicaciones concluyentes. La primera y más evidente: ¿De qué estrella procede? No se sabe. Pero sí se puede intuir que, con toda probabilidad, ‘Oumuamua fue expulsado de su sistema por medio de alguna interacción gravitatoria. Pudo ser un encuentro demasiado cercano con su propia estrella. O puede que fuese una estrella vecina la que se acercase lo suficiente al sistema natal de ‘Oumuamua para arrancarlo de su entorno.
¿Una nave extraterrestre?

Esa falta de observaciones también impidió concretar exactamente el tamaño y forma de ‘Oumuamua. Tan solo se pudo apreciar un marcado tono rojizo y una variación de brillo bastante pronunciada, lo que indicaría que se trata de un objeto mucho más alargado que ancho. Podría tener unos 200 metros de largo, pero apenas unos 30 de ancho y alto. Pero, ¿es ésta la única explicación posible? La forma de ‘Oumuamua no es común. Al menos no en los objetos del Sistema Solar. Su peculiar aspecto, muy alejado del de los asteroides y cometas de nuestro vecindario, podría ser la pista de un pasado tumultuoso o un proceso de formación diferente.

¿Y si hubiese, todavía, otras posibles explicaciones? Es en este punto donde comenzamos a encontrarnos con algunas de las teorías más llamativas de los últimos meses. La más notable, probablemente, fue la planteada por el popular astrónomo Abraham Loeb. Sugirió, como idea exótica (es decir, sin que fuera su principal explicación), que cabía la posibilidad de que ‘Oumuamua fuese una vela solar extraterrestre: una pequeña nave impulsada por la energía que recoge su vela, una fina lámina de varios metros de ancho y unos pocos milímetros de espesor. La idea no es, ni mucho menos, ciencia ficción. La agencia espacial japonesa, JAXA, ya la llevó a cabo con la nave IKAROS, que permitió poner a prueba el concepto.

IKAROS funcionó perfectamente. Por lo que se podía deducir que una hipotética civilización avanzada de otra estrella podría también haber diseñado naves similares a esa para explorar otros sistemas. ‘Oumuamua, si nos ceñimos a esta explicación, sería una fina lámina, de apenas unos milímetros de espesor, con una vela de varios metros de ancho, que habría sobrevivido a un viaje interestelar de miles de años. Los análisis de los radiotelescopios no muestran ninguna señal procedente del asteroide. Por lo que, si fuese una vela solar extraterrestre, llevaría mucho tiempo desactivada.

Pero desde ya que no fue esta la única explicación. ‘Oumuamua podría ser, por ejemplo, una nube de material polvoriento muy suelto y con una forma poco definida. Algo que, también, permitiría explicar los aumentos de brillo y el movimiento descrito por el asteroide. Porque a toda esta ecuación hay que sumarle un factor inesperado. A medida que se aleja del Sol, la velocidad de ‘Oumuamua debería descender, porque la influencia gravitatoria es menor. De hecho, eso ha sido lo que se ha observado, pero no ha descendido tan rápido como cabría esperar. De ahí que aparezcan explicaciones como la de la vela solar extraterrestre o la de que se trate de una nube de polvo. Pero, ¿y si hubiese una explicación más sencilla? No debemos olvidar que, al día de hoy, la explicación más aceptada es que ‘Oumuamua es un asteroide de unos 200 metros de largo, 30 de ancho y 30 de alto.
Nuevas indagaciones

La evaporación del material presente en la superficie de ‘Oumuamua podría explicar que la reducción de velocidad del asteroide no haya sido tan rápida como se esperaba. No solo eso: un grupo de investigadores, en un estudio publicado recientemente, plantea que todo podría residir en un movimiento, en forma de péndulo, descrito por ‘Oumuamua al alejarse de nosotros.

Es una hipótesis elegante que nos devuelve al punto de partida: el de ‘Oumuamua como un asteroide de 200 metros de largo por 30 de ancho y 30 de alto. Lo cual tendría, en este caso, una confirmación doble. Por un lado, las observaciones realizadas a finales de 2017. Por otro, porque el modelo utilizado por los investigadores en este estudio sugiere que ‘Oumuamua debería tener un tamaño muy similar al que ya se desprendía de las observaciones.

El efecto es razonablemente fácil de entender. Una pequeña región de ‘Oumuamua, la que apunta directamente al Sol, se evapora por el calor de la estrella. Esa evaporación genera un pequeño impulso que, a su vez, cambia de posición por la propia rotación del asteroide. De tal modo que, poco tiempo después, es una región nueva, que no había sido evaporada anteriormente, la que apunta directamente a la estrella. Con el paso del tiempo, diferentes partes de ‘Oumuamua se ven expuestas a este proceso, provocando pequeñas aceleraciones que encajan en el comportamiento observado en los últimos tiempos.

Este planteamiento reforzaría la idea del origen natural de ´Oumamua. Pero la imposibilidad de analizar el cuerpo de nuevo hará que sea difícil determinar con absoluta precisión cuáles son sus características. Bien podría permanecer como un misterio sin resolver, de los tantos que hay en la historia de la ciencia…

Pero no hay que desalentarse. Hay cosas que sí sabemos, y que no son menos importantes. Para empezar: ‘Oumuamua ya es nuestro primer visitante interestelar confirmado y, sin dudas, no será el último. Con el correr de los años, descubriremos nuevos objetos, procedentes de otras estrellas, que atraerán toda nuestra atención. Mientras tanto, seguiremos pensando y tratando de desentrañar qué fue, o qué es, ese primer asteroide llegado desde otra estrella.

Fuente: Filo News