El misterioso caso del primer visitante interestelar

Oumamua fue detectado hace un año y medio. Por su atípica naturaleza, se llegó a postular que podía ser una vela solar extraterrestre, aunque la principal hipótesis es otra

n noviembre de 2017,  el telescopio PAN-STARRS detectó la presencia de un objeto extraño al que se llamó, informalmente, ‘Oumuamua, nombre que proviene del hawaiano y significa «explorador» («ʻou» es «alcanzar» y la partícula «mua», duplicada, significa «primero, antes de»​). Se trata de un objeto interestelar, es decir, procedente de otra estrella de la Vía Láctea y no del Sistema Solar.

¿Cómo es posible saber esto? La primera pista fue su velocidad: se movía demasiado rápido como para que pudiese ser retenido por la gravedad del Sol. La segunda pista fue su trayectoria: era perpendicular al plano orbital del Sistema Solar. El plano orbital es ese plano imaginario en el que todos los planetas se mueven y que es, a grandes rasgos, coincidente con el ecuador de nuestra estrella.

‘Oumuamua describía lo que se conoce como «trayectoria polar», o sea,  venía desde la dirección de uno de los polos del Sol, en vertical respecto al plano orbital. A decir verdad, el descubrimiento solo era una confirmación de lo que hacía mucho tiempo ya se sospechaba. En cualquier momento dado, el Sistema Solar alberga miles de objetos interestelares. No habíamos descubierto ninguno hasta ahora, simplemente porque ninguno de estos objetos se había acercado lo suficiente al Sol como para brillar con la intensidad que le permitiera ser detectado. Pero el descubrimiento fue el primer paso a un mar de incógnitas que, todavía, no ha sido resuelto.

‘Oumuamua fue detectado cuando ya se estaba alejando del Sistema Solar. Mientras leés estas líneas, todavía está en el entorno de Saturno, y tardará miles de años en abandonar este pequeño rincón de la Vía Láctea. Así y todo, está lo suficientemente lejos como para que ya no sea posible estudiar sus características ni obtener mucha más información nueva

Esto nos deja con varias dudas para las que no se han podido encontrar explicaciones concluyentes. La primera y más evidente: ¿De qué estrella procede? No se sabe. Pero sí se puede intuir que, con toda probabilidad, ‘Oumuamua fue expulsado de su sistema por medio de alguna interacción gravitatoria. Pudo ser un encuentro demasiado cercano con su propia estrella. O puede que fuese una estrella vecina la que se acercase lo suficiente al sistema natal de ‘Oumuamua para arrancarlo de su entorno.
¿Una nave extraterrestre?

Esa falta de observaciones también impidió concretar exactamente el tamaño y forma de ‘Oumuamua. Tan solo se pudo apreciar un marcado tono rojizo y una variación de brillo bastante pronunciada, lo que indicaría que se trata de un objeto mucho más alargado que ancho. Podría tener unos 200 metros de largo, pero apenas unos 30 de ancho y alto. Pero, ¿es ésta la única explicación posible? La forma de ‘Oumuamua no es común. Al menos no en los objetos del Sistema Solar. Su peculiar aspecto, muy alejado del de los asteroides y cometas de nuestro vecindario, podría ser la pista de un pasado tumultuoso o un proceso de formación diferente.

¿Y si hubiese, todavía, otras posibles explicaciones? Es en este punto donde comenzamos a encontrarnos con algunas de las teorías más llamativas de los últimos meses. La más notable, probablemente, fue la planteada por el popular astrónomo Abraham Loeb. Sugirió, como idea exótica (es decir, sin que fuera su principal explicación), que cabía la posibilidad de que ‘Oumuamua fuese una vela solar extraterrestre: una pequeña nave impulsada por la energía que recoge su vela, una fina lámina de varios metros de ancho y unos pocos milímetros de espesor. La idea no es, ni mucho menos, ciencia ficción. La agencia espacial japonesa, JAXA, ya la llevó a cabo con la nave IKAROS, que permitió poner a prueba el concepto.

IKAROS funcionó perfectamente. Por lo que se podía deducir que una hipotética civilización avanzada de otra estrella podría también haber diseñado naves similares a esa para explorar otros sistemas. ‘Oumuamua, si nos ceñimos a esta explicación, sería una fina lámina, de apenas unos milímetros de espesor, con una vela de varios metros de ancho, que habría sobrevivido a un viaje interestelar de miles de años. Los análisis de los radiotelescopios no muestran ninguna señal procedente del asteroide. Por lo que, si fuese una vela solar extraterrestre, llevaría mucho tiempo desactivada.

Pero desde ya que no fue esta la única explicación. ‘Oumuamua podría ser, por ejemplo, una nube de material polvoriento muy suelto y con una forma poco definida. Algo que, también, permitiría explicar los aumentos de brillo y el movimiento descrito por el asteroide. Porque a toda esta ecuación hay que sumarle un factor inesperado. A medida que se aleja del Sol, la velocidad de ‘Oumuamua debería descender, porque la influencia gravitatoria es menor. De hecho, eso ha sido lo que se ha observado, pero no ha descendido tan rápido como cabría esperar. De ahí que aparezcan explicaciones como la de la vela solar extraterrestre o la de que se trate de una nube de polvo. Pero, ¿y si hubiese una explicación más sencilla? No debemos olvidar que, al día de hoy, la explicación más aceptada es que ‘Oumuamua es un asteroide de unos 200 metros de largo, 30 de ancho y 30 de alto.
Nuevas indagaciones

La evaporación del material presente en la superficie de ‘Oumuamua podría explicar que la reducción de velocidad del asteroide no haya sido tan rápida como se esperaba. No solo eso: un grupo de investigadores, en un estudio publicado recientemente, plantea que todo podría residir en un movimiento, en forma de péndulo, descrito por ‘Oumuamua al alejarse de nosotros.

Es una hipótesis elegante que nos devuelve al punto de partida: el de ‘Oumuamua como un asteroide de 200 metros de largo por 30 de ancho y 30 de alto. Lo cual tendría, en este caso, una confirmación doble. Por un lado, las observaciones realizadas a finales de 2017. Por otro, porque el modelo utilizado por los investigadores en este estudio sugiere que ‘Oumuamua debería tener un tamaño muy similar al que ya se desprendía de las observaciones.

El efecto es razonablemente fácil de entender. Una pequeña región de ‘Oumuamua, la que apunta directamente al Sol, se evapora por el calor de la estrella. Esa evaporación genera un pequeño impulso que, a su vez, cambia de posición por la propia rotación del asteroide. De tal modo que, poco tiempo después, es una región nueva, que no había sido evaporada anteriormente, la que apunta directamente a la estrella. Con el paso del tiempo, diferentes partes de ‘Oumuamua se ven expuestas a este proceso, provocando pequeñas aceleraciones que encajan en el comportamiento observado en los últimos tiempos.

Este planteamiento reforzaría la idea del origen natural de ´Oumamua. Pero la imposibilidad de analizar el cuerpo de nuevo hará que sea difícil determinar con absoluta precisión cuáles son sus características. Bien podría permanecer como un misterio sin resolver, de los tantos que hay en la historia de la ciencia…

Pero no hay que desalentarse. Hay cosas que sí sabemos, y que no son menos importantes. Para empezar: ‘Oumuamua ya es nuestro primer visitante interestelar confirmado y, sin dudas, no será el último. Con el correr de los años, descubriremos nuevos objetos, procedentes de otras estrellas, que atraerán toda nuestra atención. Mientras tanto, seguiremos pensando y tratando de desentrañar qué fue, o qué es, ese primer asteroide llegado desde otra estrella.

Fuente: Filo News

Cae un meteorito cerca de Detroit (EEUU) y provoca un temblor de intensidad 2

Una cámara graba cómo un meteorito cae sobre el cielo nocturno de Michigan y se transforma de un azul frío a un blanco brillante a medida que desciende.

El Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) confirmó la caída hoy de un meteorito en las afueras de Detroit (Michigan) que provocó un pequeño temblor de intensidad 2 en la escala de Richter.

La caída del meteorito provocó un fuerte sismo

El temblor se registró a las 20.09 hora local (01.09 del miércoles GMT). El USGS confirmó que el origen del sismo fue la caída de un meteorito que «se vio y oyó» en el área de Detroit.

La «ubicación aproximada» de la caída del meteorito fue ocho kilómetros al oeste-suroeste de New Haven, localidad de unos 4.600 habitantes a las afueras de Detroit y cercana al lago St. Clair y a la frontera con Canadá.

Antes de que el USGS confirmase la caída del meteorito, decenas de ciudadanos compartieron en las redes sociales grabaciones del fenómeno en las que se aprecia un fogonazo de luz seguido de una aparente explosión.

A raíz de estas grabaciones, el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés) dijo que el «destello y el estruendo» no correspondían a un relámpago ni a un trueno y ya avanzó que parecía tratarse de un meteoro. EFE

Un milagro peligroso: el viaje en el tiempo ¿Podría ser posible?

viajeros del tiempo

El viaje en el tiempo , puede ser posible, a la luz de las últimas teorías científicas. Lo que imaginábamos como algo increíble podría convertirse en realidad: podríamos, al menos en el plano teórico, viajar en el espacio-tiempo, «engañando» a las leyes conocidas de la física. Quizás no mañana, ni en el mediano plazo, pero definitivamente algún día; cuando consigamos desarrollar la tecnología necesaria.

viajeros del tiempo

¡Los gobiernos del mundo deberían invertir en… el viaje en el tiempo!

La idea de la irreversibilidad del «fluir» está tan profundamente arraigada en la conciencia humana que la posibilidad de avanzar y retroceder a través de una cuarta dimensión, una posibilidad que la relatividad no excluye desde el punto de vista teórico, parece solo un escenario exclusivo de la saga Star Trek.

«Aun así, la Ciencia Ficción de hoy es a menudo la ciencia del mañana. Es por eso que es nuestro deber estudiar los fantásticos teoremas físicos aplicados por la tripulación de Star Trek. «Si tuviéramos que estudiar solo los problemas terrenales, estaríamos muy limitados en la totalidad de nuestro potencial humano. “Estas palabras no pertenecen a un fan de Ciencia Ficción, sino al físico más famoso del mundo, Stephen Hawking”.

Pero Hawking, es el mismo que negó la posibilidad de viajar en el tiempo durante años, provocando un acalorado debate entre cosmólogos y astrónomos, cuando argumentaron que la teoría general de la relatividad de Einstein podría haberlo permitido.

Un viaje a través del tiempo, permitiría a las personas cambiar su pasado; incluso pudiendo evitar su propio nacimiento, declaró entonces. Una posibilidad en su opinión ridícula. «La prueba más evidente de que un viaje en el tiempo nunca será posible es que hasta ahora no hemos sido cazados por hordas de turistas del futuro», dijo irónicamente Hawking.

Recientemente, sin embargo, parece haber cambiado su «opinión»: ahora afirma que un viaje en el tiempo no es solo una cosa factible, sino una en la que los gobiernos deberían invertir fondos.

En un prefacio escrito en el libro por el astrónomo estadounidense Lawrence Krauss, “The Physics of Star Trek”, Hawking habla abiertamente sobre la flexión del espacio y sobre velocidades superiores a la luz. Él afirma que «una de las consecuencias del viaje interestelar acelerado sería que podría retroceder en el tiempo».

Él dice, sin embargo, que un viaje en el tiempo probablemente no sea «factible», pero las semillas de la duda parecen haber sido fijadas en su mente. «Si la teoría de la relatividad general de Einstein se combina con la teoría cuántica, parece ser una posibilidad.»

El hecho es que los estudios sobre las llamadas «curvas de tiempo cerradas» están progresando en varias universidades, incluyendo Cambridge y Caltech (Instituto de Tecnología de California). «No requiere mucho dinero, solo necesita una apertura mental suficiente para considerar las posibilidades a primera vista fantásticas», dijo Hawking.

La teoría cuántica es lo que causó que Hawking cambiara de opinión sobre los agujeros negros. Considerado por muchos como un «corredor» de acceso a otras dimensiones, los agujeros negros pueden ser, a los ojos del físico, la «clave» del viaje en el tiempo. «Un agujero negro tiene un efecto dramático en el tiempo, ralentizándolo más que cualquier otra cosa en galaxia, y esto lo convierte en una especie de máquina del tiempo natural. »

El viaje en el tiempo dentro de un tren

Una forma sugerida por Hawking para viajar en el tiempo es construir un medio de locomoción que nos permita viajar muy, muy rápido. ¿Qué tan rápido? Bueno, al menos a una velocidad que nos permita evitar el peligro de ser tragados por un agujero negro, y de todos modos por debajo del límite de la velocidad de la luz, equivalente a aproximadamente 299.000 kilómetros por segundo. Esta velocidad no puede excederse, pero si pudiéramos movernos con valores cercanos a la velocidad de la luz, podríamos viajar en el futuro.

Entonces, hipotéticamente, si estuviéramos en un tren, capaces de ir a velocidades cercanas a la de la luz, según Hawking, el tren cruzaría toda la circunferencia terrestre 7 veces por segundo; el tiempo comenzaría a drenar más lentamente dentro de él que afuera: en el tren, todo sucedería en una especie de «cámara lenta».

La razón de este fenómeno, explicó el físico, ocurre para «proteger» la velocidad de la luz, el límite insuperable de la física. Por lo tanto, en opinión de Hawking, esta podría ser una forma de viajar en el tiempo, o al menos al futuro: si ese tren viajara 100 años (medido por un observador en la Tierra) consecutivamente, para nosotros, viajeros potenciales, debido a la desaceleración en el tiempo, tomaría solo una semana.

Por supuesto, hacer un tren de este tipo no es posible en este momento, pero hay algo similar en el CERN de Ginebra: el Gran Colisionador de Hadrones, capaz de acelerar partículas de 0 a 100.000 km/h en una fracción de segundo.

¡Vivir en un día todo un año entero!

En opinión de Hawking, una forma de utilizar este principio y viajar en el tiempo sería fabricar una nave adecuada y lanzarla al espacio. Equipada con motores de tamaño adecuado alimentados por la cantidad correcta de combustible, después de aproximadamente 4 años podría alcanzar el 90% de la velocidad de la luz, y después de otros 4 años, comenzaría a viajar con el tiempo.

Después de otros dos años, la nave alcanzaría el 99% de la velocidad de la luz. Un día a bordo de ésta nave correspondería a éstas alturas, a todo un año en la Tierra. Hawking imagina cómo un viaje podría estar cerca de un agujero negro en un transbordador espacial: «Para las personas valientes a bordo del transbordador, el tiempo disminuiría en 16 minutos en cada órbita y solo tendrían ocho minutos de experiencia».

viaje en el tiempo arte

Otros investigadores, como Fernando De Felice, profesor de física de la Universidad de Padova, creen que algunos agujeros negros se «esconden» en los rincones de la época. De hecho, los agujeros negros son estrellas cuya materia se concentra en un punto infinitesimal llamado «singularidad», donde el tiempo y el espacio se deforman hasta el punto donde la trayectoria de una partícula se dobla sobre sí misma, creando una situación llamada «ciclo de tiempo».

Básicamente, explica De Felice, la partícula en movimiento, incluso viajando hacia el futuro, se encontraría consigo misma en el pasado. Y la hipótesis sería que, al ingresar a un agujero negro, se despierta en una especie de anillo donde el futuro se uniría al pasado, por lo que incluso avanzando, tarde o temprano, volverá también en el punto de partida.

¿Cómo se podría construir una máquina del tiempo?

Según De Felice, la forma más simple sería crear un llamado «agujero de gusano», un túnel que conecta espacios en dos regiones espacio-temporales, separadas y pasar por este túnel sería equivalente a un viaje en el tiempo.

Desafortunadamente, a pesar de los estudios a largo plazo de las propiedades de ese agujero de gusano, aún no está claro cómo sería posible crear uno.

Y si algunas teorías especulativas sobre la teoría de la gravedad cuántica afirman que el espacio-tiempo tiene una estructura complicada similar a una espuma compuesta de agujeros de gusano mil millones de veces más pequeña que un electrón, sin embargo, solo unos pocos físicos creen que es posible «manipular» uno de estos agujeros de gusano microscópicos y aumentarlo a dimensiones humanas utilizables.

La Máquina del tiempo

Según William A. Hiscock, profesor de física en la Universidad Estatal de Montana, el viaje en el futuro podría lograrse usando la Dilución de tiempo de relatividad especial de Einstein, que sostiene que un reloj, incluso biológicamente, se mueve más lento que la velocidad de la luz.

Como tal, dejando la Tierra a bordo de una nave que logre acelerar para alcanzar velocidades cercanas a la de la luz, se podría hacer un viaje al centro de nuestra galaxia, volviendo luego de unos 40 años (tiempo medido en el transbordador).

En Tierra, mientras tanto, habrán pasado 60.000 años, así que el astronauta se despertaría en el futuro. Desafortunadamente, tal viaje requeriría una enorme cantidad de energía, imposible de obtener con la tecnología actual.

Como lo ve Hiscock, aún más, complicado es el viaje en el tiempo. Hay muchas soluciones a la Ecuación General de Relatividad de Einstein que permiten a una persona seguir una línea de tiempo que la haría conocer a ella o a su propio padre en una edad anterior, pero el problema es decidir si estas soluciones no son simplemente resultados matemáticos extraños: ningún experimento ha demostrado hasta ahora que ese viaje en el tiempo pueda ocurrir en nuestro universo, dice el profesor.

Sin embargo, agrega, algunos teóricos han realizado algunos estudios sobre la posibilidad de manipular la materia y la geometría espacio-temporal para que puedan crearse «caballos que puedan dar vueltas en torno al tiempo».

El imprudente viajero del tiempo

La famosa «paradoja del abuelo«, descrita por primera vez por René Barjavel, autor del libro: Le voyageur imprudent (1943) – (El viajero imprudente), imagina una situación en la que un sobrino vuelve en el tiempo y mata a su abuelo antes de que éste conozca a su abuela. Por tanto, antes de tener la oportunidad de producir descendientes.

Viajes en el tiempo

En tal caso, el sobrino ya no podría nacer, entonces ¿cómo podría haber regresado con su abuelo en otro tiempo? – También hay una teoría a este respecto; algunos físicos afirman que cualquier evento produciría un nuevo universo paralelo en el que la historia evolucionaría de forma independiente. En otras palabras, al cambiar un evento no cambiamos la historia, simplemente entramos en dos realidades paralelas.

Recientemente, la paradoja del abuelo parece haber sido resuelta por un grupo de investigadores del MIT en Boston, dirigido por el físico y científico informático Seth Lloyd. Frente a los otros intentos teóricos realizados hasta el momento, Lloyd ha recurrido a un «efecto» hasta ahora ignorado.

Comenzó con la tele-transportación, un famoso proceso de Star Trek en el que las personas se transfieren de un lugar a otro al instante (en el laboratorio de todos modos, algunos fotones ya han sido tele-transportados) y la mecánica cuántica; «Truco» fue el uso del llamado principio de post-selección, gracias al cual solo las partículas que se han tele-transportado pueden volver a su estado original, haciendo un viaje atrás en el tiempo. Tal vehículo no requeriría ninguna distorsión de espacio o de tiempo.

Por último, pero no menos importante, en el enfoque de los investigadores, hay una intención más específica que el viaje en el tiempo: el efecto de post-selección utilizado por el profesor Lloyd es el núcleo de la investigación en la computadora cuántica, y en esta dirección, algunas posibilidades.

¿El viaje en el tiempo algún día será una posibilidad?

El japonés Michio Kaku, profesor de física en City University en Nueva York, también está convencido de que ejecutar una máquina del tiempo requeriría el uso de una enorme cantidad de energía, pero cree que los agujeros negros podrían resolver el problema a través de agujeros de gusano.

«La distancia entre dos puntos en una hoja de papel es una línea recta, pero si doblamos el papel hasta que coincidan los dos puntos…». De hecho, el primero que imaginó esta posibilidad ni siquiera era un físico, sino Lewis Carroll, el autor de la maravillosa historia de «Alicia en el país de las maravillas». «En las páginas de su novela, Carroll hace que Alice viaje en el tiempo a través de una lupa.

¿Qué pasaría si estuvieras tratando de cruzar un agujero negro? ¿Estoy cayendo como Alicia en el país de las maravillas o estamos destruyendo? No lo sabemos, pero seguramente un día enviaremos un cohete en medio de un agujero negro en busca de un posible viaje en el tiempo.»