¿Existe el mal de ojo realmente?

El mal de ojo es una creencia popular​ extendida por muchas de las civilizaciones de nuestra historia, aunque a veces denominada de distintas formas por otras culturas, pero consistente en la misma idea: La capacidad que una persona posee sobre otra u otras personas de producir daño, desgracias, enfermedades o incluso de llegar a provocar la muerte sólo con mirarla. Suele decirce de ésta contraparte afectada que “está ojeada” o que “le echaron el ojo encima”. Puedes encontrar más información sobre el mal de ojo, aqui.

Origenes del mal de ojo

La mirada fuerte y dañina es una creencia que se remonta, en antecedentes históricos hacia la europa medieval. Según los testimonios de W. Born en su obra Fetiche, Amuleto y Talismán, existen incluso una serie de recetas, que el Born comparte abiertamente en su obra, consistentes en conjurar el poder de aquellas personas que tiene el poder del Basilisco en la mirada. Antiguamente se creía que las brujas poseían el don de echar el ojo para traer enfermedades a sus víctimas y que así perdieran el amor o llegaran a dejarlas en ruinas. Incluso.

EL mal de ojo es una creencia muy extendida a lo largo y ancho del planeta pero especialmente se encuentra muy difindida en América Latina, siendo de mayor auge en Brasil, el gran país del sur, en donde se dá frecuentemente en zonas rurales, la periferia de las grandes ciudades y pequeños poblados de nuestro vecino País.

En nuestro país, es muy común que en zonas rurales o en pequeñas poblaciones, las madres realicen consultas a menudo con el “curandero” cuando sospechan que están ojeados. Dicen que los médicos tradicionales (profesionales) no pueden curar éste mal y se conocen muchos casos en los que el propio médico diplimado aconseja a las madres a llevar a sus hijos al “curandero”. Entre las causas más comunes de visita a los curanderos se incluyen el llanto inconsolable de los niños, su sueño irregular y a veces, diarrea, vómitos e incluso fiebre.

Prevenir es mejor que curar.

Nos preguntamos, cómo es posible permanecer inmune a ésta poderosa magia que con tan solo una mirada podría provocar un gran malestar? – Partiendo de la tradición, es muy usual utilizar diversos accesorios para evitar el mal de ojo. La función sería que la mirada del “poderoso” se detenga en los amuletos y su poder se descargue allí y no en el portador del amuleto. Se utilizan por ejemplo, el “ojo de venado” (semilla que se coloca a los niños como collar o pulsera) y cintas o cuentas de color rojo o azabache, entre otros.

¿Como curar el mal de ojos?

Si no se pudo evitar el contacto con la poderosa mirada del hechicero y creemos que una persona ha sido afectada por el mal de ojo, muchas veces se busca la ayuda de un médico, un chamán u otro sanador espiritual. En México, por ejemplo un método tradicional de tratamiento contra éste mal involucra el uso de un huevo crudo. Ese alimento simboliza la pureza y el nacimiento. Se cree que absorbería las energías malignas. Así, se pasa por la frente y el cuerpo de la “víctima”. Luego se rompe en un bol con agua para examinar su forma y, de ese modo, determinar si la persona ha sido curada. Como éste, existen otros tantos métodos de sanación cuya efectividad dependerá del poder del hechizo.

¿Cómo detectar una vidente auténtica?

Si alguna vez has pensado en realizar una consulta sobre tu futuro con videntes tarotistas fiables y tienes dudas sobre cómo elegir una opción confiable, para así poder tomar una la decisión adecuada, te aconsejamos que leas éste artículo y sigas los consejos que planteamos para poder tomar una mejor decisión a la hora de elegir a un consejero indicado.

El arte de adivinar el futuro existe desde tiempos remotos, y hay una gran cantidad de material de lectura que demuestra ésta afirmación. Incluso, la existencia de viejas y nuevas técnicas de adivinación se han popularizado durante estas últimas décadas. Seguramente has escuchado de la lectura del café, de la lectura de manos, de retina, de cartas y demás. En la actualidad, existen diversos métodos de adivinación que, además de ser extraños, quienes los practican aseguran poder predecir el futuro.

Algunos campos de la adivinación reciben nombres específicos. Por ejemplo, el augurio, popular entre los romanos, es un estudio de los presagios, portentos o fenómenos casuales; la quiromancia es el arte de predecir el futuro por medio de las rayas de la palma de la mano y la hepatomancia inspecciona el hígado; por citar solo algunos de los ejemplos de la gran cantidad de herramientas o disciplinas que obedecen a un mismo fin: Vaticinar el Futuro.

Orígenes de la videncia

Para entender mejor las ciencias de la adivinación debemos conocer un poco de sus orígenes. Según relata el génesis bíblico, la adivinación se originó en Babilonia, la tierra de los caldeos, desde donde se esparcieron estas prácticas ocultas por toda la Tierra como consecuencia de la migración de la humanidad. Se dice que una cuarta parte de la porción de la biblioteca de Asurbanipal que se desenterró, contiene tablillas de agüeros que pretenden interpretar todas las peculiaridades observadas en los cielos y sobre la tierra, así como todos los acontecimientos incidentales y accidentales de la vida cotidiana. El rey Nabucodonosor tomó la decisión de atacar Jerusalén después de recurrir a la adivinación, concerniente a lo cual está escrito en otro pasaje bíblico: “Ha sacudido las flechas. Ha inquirido por medio de los terafim; ha mirado en el hígado. En su mano derecha resultó estar la adivinación para Jerusalén”.

Lo cierto es que la historia está plagada de ejemplos sobre éstas ciencias premonitorias. Por lo que posiblemente las personas lo han considerado como una verdadera posibilidad de conocer un poco más sobre nuestro futuro o nuestro porvenir.

Cómo elegir un adivino adecuado

  1. Un verdadero vidente logrará obtener información de ti de manera psíquica o intuitiva, en pocos minutos, y podrá decirte lo que ve de tú futuro próximo, sin que le cuente las situaciones que te preocupan. La mayoría de videntes ofrece promociones para que puedas recibir tu primera lectura de forma gratuita. Si estás satisfecho con lo que escuchas durante los primeros 5 minutos, entonces sigue adelante y decide si quieres continuar.
  2. Tener precaución sobre lo que se puede predecir y lo que no. Las visiones se desencadenan según las emociones. Por ejemplo, si una persona está pensando emocionalmente en el nombre de su mascota, entonces el nombre de la mascota se puede “ver psíquicamente”. Las decisiones son sucesos y solo se pueden predecir si se está dispuesto a hacer algo con respecto a ellas. Nadie es capaz de predecir por su libre albedrío y el vidente que diga que es capaz de hacerlo está mintiendo.
  3. Los comentarios de otros clientes pueden servir para cotejar la autenticidad del vidente. Los comentarios que otras personas te hagan sobre las predicciones obtenidas tienen gran importancia a la hora de elegir un servicio u otro.

Finalmente es preciso que entiendas que el futuro, aunque aparentemente predecible por el arte de los adivinos, conlleva siempre una cuota de aleatoriedad e incertidumbre. No cometas el error de dejarte sugestionar por nadie, La sugestión, es el enemigo de cualquier suceso mágico o racional y cuando se hace presente, es difícil detectarla. La sugestión es la influencia que algo o alguien provoca sobre la manera de pensar o actuar de una persona anulando su voluntad. Esto puede llegar a ocurrir cuando creemos que nuestro destino está determinado por un vaticinio o una predicción. Recuerda siempre que eres el dueño de tu propio destino! – Esa es la más importante regla a seguir cuando deseamos conocer más de nuestro futuro – Buena Suerte!

Adivinos ancestrales

Durante siglos y a pesar de 500 años de influencia de la cultura occidental, los mayas, han mantenido la costumbre de leer su destino a través de semillas de colorín y de maíz, recibir señales divinas mediante palpitaciones en su propio cuerpo y de descifrar los designios de los dioses en los días “parlantes” del calendario.

tarot

Hoy es posible realizar consultas telefónicas con adivinos altamente calificados, con tarotistas como Miguelana en sitios como: www.eltaroteconomico.com

Incluso hasta nuestros días, los sacerdotes de los Altos de Guatemala son capaces de percibir la realidad oculta mediante el estudio del tiempo y del calendario sagrado, utilizando para ello, técnicas de interpretación.

El hombre y los calendarios

Los calendarios no sólo son herramientas de medición del tiempo, sino también magníficos instrumentos de conexión entre el tiempo cósmico y el tiempo humano.

Son puertas que le permiten al hombre acceder a los misterios del cosmos y al mismo tiempo acordar los compases de las actividades humanas a los ritmos de los astros.

Éste es también el caso de los calendarios mesoamericanos, que siguen vigentes en muchas comunidades de esta región cultural, ya sea como medición del tiempo o como ventana de observación del mundo.

De los tres calendarios usados en la época prehispánica, el tun de 360 días, el jaab de 365 días y el tsolk’iin de 260, los dos primeros fueron suplantados casi completamente por el calendario gregoriano y por las festividades marcadas por los santos católicos.

En algunas comunidades del área maya, las actividades rituales se realizan según los augurios positivos o negativos de los días de la semana cristiana.

Por ejemplo, no se pueden curar mujeres embarazadas ni el martes ni el viernes, según la implicación negativa de estos días en Europa, ya que “en martes o viernes, ni te cases ni te embarques”.

Por otro lado, estos días específicos están dedicados a ciertas ceremonias, como la lectura del huevo o las limpias y las sobadas en Yucatán.

La adivinación Maya

La base de la adivinación entre los pueblos mayas actuales, sobre todo en las tierras altas de Guatemala, esta en la interpretación de los 20 signos calendaricos llamados genericamente como way o doble anímico.

El elegido es entrenado por nueve meses es decir los 260 días a fin de obtener el sagrado titulo de Ah Kin o sacerdote del tiempo.

Al final por medio de una ceremonia donde se coloca un altar con 20 conjuntos — atoles acompañados de sus panes y respectivas velas— con otros 5 al centro dispuesto como el glifo del sol o del dia lamat de este calendario—donde se aprecian las posiciones solares relevantes del tránsito solar a lo largo del año— que se acompañan además de una cruz de madera y los implementos de adivinación del futuro adivino: collar y aretes de jade, un saumerio, las semillas de colorines (tzité), las piedras y cuarzos, poom (incienso) y sonajas; todo dispuesto sobre un pequeño mantel del color correspondiente con el dia de nacimiento del aspirante. Al final de la ceremonia que dirige un Ahkin anciano se le entrega al nuevo adivino sus instrumentos en un bulto llamado baraj; a partir de ese momento acepta su responsabilidad de interpretar los designios del cielo.