¿La videncia un arte o una estafa?

clarividencia

Muchas veces la gente nos escribe consultando si conocemos alguna vidente buena o si la videncia es una técnica fiable para ayudar a las personas o si es simplemente una estafa sustentada en la necesidad de quienes están atravesando momentos difíciles en la vida. Puesto que estas personas son más susceptibles a ser engañadas precisamente por los pesares por los que están atravesando y encuentran alivio en las respuestas o consejos de chamanes o profetas a los que acuden.

a respuesta es tan sencilla como compleja ya que la videncia no es en lo que nos tenemos que centrar para dilucidar éste interrogante sino en el vidente, que no es otro que el causante de que exista ésta duda instaurada en muchos por haber tenido malas experiencias o vivencias poco satisfactorias con algún brujo o chamán de turno.

La videncia existe desde tiempos milenarios y como todas aquellas cosas que poseen una historia es casi imposible ponerla en tela de juicio como herramienta de ayuda o como creencia instaurada en una sociedad o un lugar histórico. La videncia simplemente es y existe y puede ser aceptada o rechazada, creída o descreída por la ciencia, pero aquel que desee encontrar respuestas más allá de la razón o de cualquier otra creencia religiosa o espiritual, podrá encontrar en ella una alternativa diferente y legítima.

Lo que más suele cuestionarse, no es la videncia en sí, como creencia o herramienta de ayuda alternativa sino los videntes que embaucan a la gente, haciéndoles creer que pueden ayudarlos con sus problemas y en definitiva lo único que consiguen es empeorar las cosas o en el mejor de los casos hacernos perder el tiempo por ingenuidad o porque realmente estamos necesitando apoyo espiritual o una guía para atravesar momentos difíciles o circunstancias eventuales de la vida.

Por ese motivo, hay que prestar especial atención a la legitimidad de las personas que están detrás de la videncia, ya que en ellos radica el éxito o no del resultado esperado.

Reza la creencia entre los conocedores del tema que nos compete, que los verdaderos videntes nacen con éste don de adivinar. Un vidente tiene la capacidad de develar los acontecimientos que han transcurrido en el pasado como así también las causas que lo provocaron y los posibles futuros que dependerán de nuestras acciones posteriores. Un verdadero vidente tiene la capacidad de conocer éstas características desde muy pequeños. A éstos se les llama videntes de nacimiento y son quienes realmente poseen ésta capacidad de adivinar y ayudar a los demás. Algunos de ellos son capaces de tener visiones incluso desde muy temprana edad.

Tal es el caso de malas experiencias con adivinos que no cumplen con éste esencial requisito que abundan las quejas de lectores y personas decepcionadas con la videncia.

Por eso es importante dar con el vidente indicado, para evitar ser embaucado por los muchos charlatanes que existen tanto en internet como en cabinas especializadas en distintas mancias como el tarot y otras tiradas de cartas. Por eso te invitamos a visitar el sitio que aquí recomendamos para que sigas leyendo del tema y saques tus propias conclusiones.

Nueva web de referencia para la videncia

Los servicios de videncia se han popularizado desde que existe internet. A tal punto que han crecido de manera exponencial. Este auge implica que también se profundicen los reclamos por servicios de dudosa procedencia o que garanticen legítimos resultados.

Mucha gente requiere respuestas y soluciones  concretas a sus dudas o problemas que atraviesan en sus vidas cotidianas. Existe gente que está cansada del trabajo sin conseguir los logros que se desean, emprendedores que están trabados y no avanzan. Estudiantes que pese a realizar grandes esfuerzos no obtienen en su carrera los progresos  necesarios. Amantes desentendidos o incluso personas que sufren dolencias físicas y malestar por diferentes razones de la vida. Para cada uno de estos casos se puede consultar a una vidente. Pero para que las consultas garanticen algún resultado positivo es necesario acudir a videntes idóneas con experiencia y capacidad legítima.

Tal es la realidad actual del mundo informatizado en cuánto al tarot online y al universo de los adivinos, que con sólo realizar una búsqueda simple en nuestro buscador preferido obtendremos millones de resultados sin tener la certeza de que todos ellos sean lugares de honesta reputación.

Cómo encontrar a la vidente adecuada?

Hoy existen gabinetes especializados en tarot cuyo único fin que se persigue es el económico en vez de tener como principal objetivo la ayuda a las personas que confían en las consultas de éste tipo de videncias. Call Centers plagados de dudosos videntes en vez de ayudar a las personas contribuyen solamente con su economía particular.

Por éste y otros motivos, es que muchos tarotistas y videntes legítimos deciden comenzar nuevos proyectos en pos de una mejor relación con los usuarios que a ellos acuden. Tal es el caso de  Mar Salom, Elena Saura y Alicia Estrada, quienes son un ejemplo del cansancio de éste saturado mercado de gabinetes y call centers de tarot que hacen que los usuarios de servicios de videncia tengan cierta incertidumbre de legitimidad de los servicios que en éstos lugares se  ofrecen. Por esa razón, éstas videntes de reconocida trayectoria han lanzado un nuevo sitio web para consultas en línea y consultas telefónicas, que permitirá brindar un servicio más personalizado y seguir de mejor manera las consultas de sus propios usuarios.

Todas las mujeres que integran el equipo de videntes de ésta página web esotérica, son videntes naturales que han dedicado toda su vida a desarrollar y dominar sus visiones. El privilegio de la videncia que han heredado de alguno de sus antepasados lo utilizan para ayudar a los demás honrando así el legado que les ha sido conferido. Por éste motivo es que han comenzado éste nuevo proyecto con el principal propósito de ayudar a la mayor cantidad de personas posibles ofreciendo tarifas amigables para que todos puedan acceder a sus servicios.

El Tarot Barato puede resultarle muy Caro

En los tiempos actuales donde la carestía de la vida va en aumento y casi todos los bienes y servicios aumentan su precio nos encontramos con sorprendentes excepciones.

Una de ellas son las consultas de videncia y tarot que se encuentran dentro de los servicios de ocio y entretenimiento: No es por tanto un servicio o producto de primera necesidad.

En este sector observamos como la bajada de precios ha sido muy pronunciada en contraste con otros servicios de entretenimiento. Lo consideramos así aunque lo que te digan sea tu futuro por medio de las cartas del tarot o la videncia de quien te atiende por teléfono.

Podría ser anecdótica esta bajada y la guerras de precios que se observan en el sector pero es que el tarot va más allá del entretenimiento puesto que es demandado por personas que están pasando un mal momento vital.

Principalmente afectados por problemas sentimentales, aunque se consultan desde el futuro económico-laboral hasta temas de salud, llaman a estos teléfonos con la esperanza que le digan que va a suceder con ese asunto que les hacer estar inquietos y preocupados.

Es por ello por lo que algunas webs como taroteconomico.com alertan del peligro que supone el caer en manos de personal no cualificado ya que quienes llaman son muy vulnerables psicológicamente y no saber tratarlos con seriedad y profesionalidad les puede hacer más mal que bien.

“Es imposible ofrecer una consulta de media hora a 5 euros porque quien te atiende no es ni vidente ni tarotista. Simplemente quiere que pase el tiempo y te van siguiendo la corriente de lo que dices lo cual crea adicción en vez de ayudarte”. Esto es lo que nos comenta una tarotista que presta sus servicios en dicha web.

Aunque casi nadie lo reconozca son miles de personas las que cada día acuden a estos servicios en busca de respuestas aunque más bien sea queriendo encontrar la tranquilidad que las cosas van a suceder tal y como ellas quieren.

En la otra cara de la moneda nos encontramos a esas supuestas videntes que ofrecen sus servicios a unos poco más de un euro los 10 minutos de consulta.

Una de ellas que no ha querido revelar su nombre ni la empresa para la que trabaja por temor a represalias nos indicaba que “el único requisito que me pidieron a la hora de entrar a trabajar era que tuviera don de palabra, una voz agradable y que le siguiera la corriente a quien llamara. Luego me hicieron una prueba y aquí llevo ya 3 años atendiendo consultas”.

A la pregunta si no tenía remordimientos de conciencia de estar realizando un trabajo para lo que no estaba cualificada nos respondía que “evidentemente no te sientes bien. Terminas acostumbrándote porque no me queda más remedio porque necesito el trabajo”.

El refrán de que lo barato sale caro es cierto es muchas ocasiones y más cuando se juega con los sentimientos de las personas.