Científicos intentarán revivir la tortuga gigante extinta de Galápagos

Poco después de la visita de Charles Darwin a las Galápagos, allá por 1850, se registró la extinción de una de las especies que habitaba en la isla Floreana, la tortuga gigante, debido a que balleneros y navegantes las utilizaban como alimento en sus viajes por el Pacífico.

La tortuga gigante de Galápagos

La especie —Chelonoidis elephantopus, endémica de esa isla— se creía perdida para siempre, pero su rastro genético se encontró por casualidad en el volcán Wolf y el hallazgo sumado a estudios genéticos realizados en la Universidad de Yale, generó la posibilidad de revivir a estas tortugas.

Sin embargo, Linda Cayot, asesora científica de Galapagos Conservancy, precisó a The Associated Press que la especie podría recuperarse “hasta cierto punto”.

“No vamos a tener una especie perfecta genéticamente, 100% como la que había en Floreana, pero sí vamos a tener una población de tortugas con bastantes genes de la tortuga gigante original”, y añadió que cuando se liberen individuos reproducidos en cautiverio en esa isla, dentro de unos cinco años, “la evolución va a actuar y vamos a tener una tortuga natural de Floreana y eso es lo mejor que podemos hacer”.

El descubrimiento del material genético que permitiría rescatar a la especie se realizó en la isla Isabela, cuando científicos de Estados Unidos, Bélgica, Ecuador, Grecia, Italia y Australia, buscaban en 2012 individuos con alta carga genética de otras especies gigantes, entre ellas el emblemático Solitario Jorge.

La Tortuga Gigante de las Islas Galápagos

Este proyecto denominado Iniciativa para la Restauración de las Tortugas Gigantes, se cumple como una propuesta conjunta entre el Parque Nacional Galápagos y Galapagos Conservancy.

La razón por la que se hallaron tortugas con alta carga genética de la isla Floreana en Isabela es porque los navegantes y balleneros las capturaban en su sitio de origen pero en ocasiones las dejaban en Isabela para aligerar carga porque ese era el último punto antes de emprender largas travesías oceánicas.

El ministro de Ambiente de Ecuador, Tarsicio Granizo, destacó la importancia de la noticia: “estamos oyendo sobre extinciones y lo dañino que el ser humano puede ser para una especie, pero hoy, con los resultados de esta investigación estamos diciendo al mundo que es posible revertir los efectos negativos sobre la naturaleza. Vamos a recuperar una especie extinta”.

Uno de los científicos que estuvo en las investigaciones posteriores al hallazgo, Washington Tapia, explicó a la AP que del volcán Wolf se extrajeron inicialmente 1.700 muestras de sangre de igual número de tortugas. De éstas, 80 tenían ascendencia de Floreana, lo que resultó inesperado pues se trataba de una especie extinta 160 años atrás.

Poco después, dice, se eligieron 20 tortugas vivas que poseen alta carga genética de la especie extinta y las juntaron en cuatro grupos —corrales de tres hembras y dos machos— para iniciar el programa de reproducción y crianza con su propia especie.

Avances de la investigación científica

En el reporte científico en que se anunció esta iniciativa, el profesor Luciano Beheregaray, jefe del Grupo de Ecología Molecular de la Universidad de Flinders, dice que el esfuerzo de conservación será un hito importante en el inicio de la recuperación del exótico ecosistema de la isla de Floreana, que depende críticamente de las tortugas.

Los genetistas siguen trabajando en colaboración con el Parque Nacional de Galápagos y la Conservación de Galápagos para el programa de mejoramiento monitoreado con los animales reubicados en los centros de crianza.

“El objetivo de este estudio es generar nuevos individuos con la mayor diversidad genética de los linajes originales de Floreana y que vuelvan a ocupar el nicho ecológico tan importante que estas especies ocupan en las Galápagos”, dijo a la AP Jaime A. Chaves, Profesor de Biología Evolutiva USFQ de la Universidad San Francisco de Ecuador.

Hallan la tortuga más grande del mundo en el Amazonas Boliviano

En la mañana del 11 de noviembre de 2013, un grupo de jóvenes que volvían de una fiesta divisaron a orillas del Amazonas boliviano, un enorme monstruo que emergió durante unos segundos. Inmediatamente alertaron a las autoridades y algunas horas después un mega operativo logró capturar a la enorme tortuga.

El animal de 17 metros y más de 300 kilos tendría una edad de 529 años, por lo que se convertiría en la tortuga más grande que se ha encontrado. El libro de los Récords ya envió a dos representantes para grabar el evento.

La bióloga y activista Luis Mell dijo en una entrevista con Diario VDD que casos como este son muy raros y que los animales que se destacan tanto en su extremo tamaño suelen llevar una vida solitaria alejados de los de su propia especie. El increible animal será enviado a Sea World, en donde será atendido por biólogos y veterinarios especializados en éstos casos y tendrá la compañía de otros animales excepcionales.

tortuga-gigante

La tortuga roja, es una especie de tortuga gigante que habita en sud américa. Este tipo de tortugas de gran tamaño siempre se encuentran en el río Amazonas, la mayoría de ellas en Perú, Brasil, Colombia, Venezuela y Bolivia. Los adultos a menudo llegan a medir 3 metros de largo, sin embargo, la longitud de la tortuga encontrada supera ampliamente esta media, y allí radica el fenómeno inusual.

Su dieta principal consiste en flores de una planta que es nativa de la región. Estas flores en sí tiene un gen que aumenta la vida celular, lo que permite que la especie sea una de las más longevas del planeta. Otro ejemplar, un poco más pequeño, de unos 10 metros de largo, fue descubierto en 1892 por el explorador Trevor Campbell.