Una profesía de Parravicini para las Olimpiadas de 2012

Una increíble profecía relacionada con los próximos Juegos Olímpicos de Londres 2012 ha despertado curiosidad alrededor del mundo. El responsable del pronóstico es el creador plástico argentino Benjamín Solari Parravicini.

“Fuego, hambre, pestes, muerte repite la campana justiciera que se acerca al mundo, más aun el mundo no escucha ni ve. Viene la tiniebla del dragón que pareció dormido. Viene el terror del oso que fingió amor y hermandad. Viene el demócrata humilde que no lo fue nunca, y viene con él la pobreza, el sin albergue y con todas las explosiones de la disgregación. Viene la oscuridad y luego ¡La luz del Sud! ¡Y la cruz!”. Son estas las líneas que tienen temeroso al mundo, y que anunciarían una catástrofe que ocurriría durante los Juegos Olímpicos de 2012 y que dejaría 13 mil muertos.

A Parravicini también se adjudican otras predicciones que se han cumplido, como el atentado a las Torres Gemelas en 2001 y el tsunami radioactivo de Japón en 2011. Ahora la atención estará en Londres, cuando el 26 de julio se de inicio al encuentro deportivo más importante del mundo.

El terremoto de Japón y las profecías de Parravicini

Una impresionante psicografía de Benjamín Solari Parravicini que data de año 1939 parece haber pronosticado el terremoto que sacudió a Japón.

En el dibujo, publicado en la página 123 del libro “Profecías inéditas y finales de BSP”, de Pedro Romaniuk (Ed. Larín, 2007) aparecen figuras que posicionan geográficamente el epicentro de un suceso de gran magnitud en Japón junto a una frase:

“Ruido de ruidos ensordecerán las alturas. La bomba F”.

Las especulaciones sobre el gráfico llevan a pensar que “la bomba F” podría hacer alusión tanto a una fusión nuclear, como la que se sospecha que se desencadenó en los reactores de la central nuclear Fukushima, o también al nombre de la ciudad en cuestión donde se encuentran los reactores. También podría tratarse del término Fujita que los japoneses emplean para medir la magnitud de una catástrofe.

Las predicciones de Parravicini, el “nostradamus argentino” se han ido cumpliendo a lo largo del tiempo con relativa certeza y numerosos libros se han publicado acerca de sus más de mil dibujos premonitorios.

Entre sus profecías, Parravicini anunció la guerra de los seis días entre Israel y sus vecinos, la asención de Franco al poder en España, la carrera espacial entre USA y Rusia y hasta la crisis económica argentina del 2001, asegurando que se trataría de un experimento que luego se llevaría a cabo en el mundo entero.