Un científico inventa un dispositivo para ser invisible por US$ 150

Un científico de la Universidad de Rochester (EE.UU.) John Howell y su hijo de 14 años Benjamin crearon un sistema capaz de hacer invisibles objetos grandes en todo tipo de espectro óptico. Se trata de un dispositivo de “bajo coste” y “muy sencilla”, detalló su inventor, que funciona de forma “sorprendentemente eficaz”.

Tal y como relata el diario ABC, John Howell, y su hijo de 14 años Benjamin fueron capaces de crear una capa de invisibilidad que es capaz de ocultar objetos grandes en todo tipo de espectro óptico.

El sistema ideado por la familia Howell consta de tres dispositivos.

  • El primero de plexiglás y con cubos de agua en forma de L.
  • El segundo utiliza cuatro lentes para conseguir un camuflaje óptico.
  • El tercero utiliza un conjunto de espejos, un sistema que utilizan los magos en sus trucos.

Con estos mecanismos se logra “doblar” la luz en un determinado espacio y ocultar un objeto. El investigador destacó que todos estos materiales se han conseguido en tiendas baratas y el presupuesto total del experimento ha sido de 150 dólares. Además, se podría reproducir a gran escala.

El Proyecto Philadelfia

Una serie de extrañas cartas recibidas por un hombre de ciencia en 1956 hablaban de unos experimentos secretos que habían vuelto invisible un destructor de la marina de los Estados Unidos y al hacerlo, lo habían teletransportado a otro lugar.

experimento filadelfia

El “Experimento Filadelfia” es el nombre que recibió este supuesto experimento ultrasecreto llevado a cabo por la marina de los Estados Unidos en 1943, en el transcurso del cual un barco se volvió invisible y fue teletransportado de un muelle a otro.

En 1979 fue el tema de un libro escrito por Charles Berlitz, principal gurú del culto al triángulo de las Bermudas, y William Moore. Pero, ¿Cómo se supo de este hecho, y qué pruebas tenemos de que sea cierto?

El denominado Experimento Philadelphia, ha entrado dentro de la leyenda de los fenómenos “extraños” por méritos propios, ya que los hechos acaecidos en un supuesto experimento secreto dirigido por la U.S. Navy, no dejan de ser, cuanto menos, sorprendentes. El susodicho, habría tenido lugar en los astilleros navales de Philadelphia, Pennsylvania, el 28 de octubre de 1943 y de haberse producido, en cierta manera se podría considerar que fue realmente un fracaso por los motivos que detallaremos a continuación.

El código militar para denominar este proyecto era Proyecto Rainbow (Arcoiris) que era a su vez un código compartido por otro proyecto sobre un radar de sigilo que se estaba probando en el prototipo de un nuevo avión, el Lockheed U2, que se desarrollaría como avión espía en la década de los 50. Ahora bien, no existen pruebas de que tuvieran nada que ver ambos proyectos. El Proyecto Rainbow habría tenido lugar en un pequeño destructor de escolta de la II Guerra Mundial, con el objetivo final de hacerlo totalmente invisible a la detección por parte del enemigo, en principio a las minas (magnéticas) o cualquier clase de radar pero no se descartaba la invisibilidad óptica del destructor.

El origen del proyecto.

A finales de los años 30, un brillante ingeniero eléctrico llamado Nikola Tesla, originario de Croacia pero residente en Estados Unidos desde 1884 y uno de los más grandes inventores del S.XX. en las disciplinas de la electricidad y el magnetismo, afirmó haber completado una teoría dinámica de la gravedad, que básicamente explica la gravedad como una mezcla de ondas electromagnéticas longitudinales y transversales. Estos razonamientos, calaron hondo en un grupo de trabajo que experimentaba con los campos electromagnéticos en la Universidad de Chicago, donde se estaban iniciando las investigaciones sobre la posibilidad de la invisibilidad a través del uso de campos eléctricos y magnéticos. Este proyecto se habría trasladado en 1939 al Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Princeton. Continuar leyendo “El Proyecto Philadelfia”

Científicos logran hacer invisible un objeto de tres dimensiones

Investigadores de la Universidad de Texas logran, por primera vez en la historia científica, volver invisible un objeto tridimensional: se trata de un tubo e 18 centímetros de largo.

Un equipo de científicos estadounidenses logró crear la llamada “capa de invisibilidad” al estilo de la saga cinematográfica de Harry Potter, haciendo invisible un objeto tridimensional por primera vez en la historia.

capa de invisibilidad

Los expertos de la Universidad de Texas en Austin explicaron, sin embargo, que la demostración sólo funciona por el momento en ondas de la región de microondas del espectro electromagnético. Es decir, a los ojos humanos el objeto continúa siendo visible.

Sin embargo, estas técnicas de manipulación de la luz utilizando nuevos materiales interesan especialmente a los militares, a quienes les gustaría hacer invisibles los aviones de combate a las microondas de los radares.

El experimento utilizó una capa de los llamados materiales plasmones, que logran crear una “foto en negativo” del objeto cubierto, y de esa forma cancelarlo.

El hallazgo, dado a conocer a través de una publicación en la revista británica especializada New Journal of Physics, podría ser aplicado ahora en microscopios de alta resolución.

La mayoría de los esfuerzos científicos en la llamada “capa de la invisibilidad” se habían enfocado en la ingeniería de los “meta-materiales”, modificando materiales para que produzcan propiedades no halladas en la naturaleza.

Las modificaciones permiten que los “meta-materiales” guíen y canalicen la luz de tal manera que funcionen como si los rayos de luz no pasaran a través de ellos o sean reflejados a partir de un objeto cubierto.

Los esfuerzos previos para hacer desaparecer objetos tridimensionales utilizaron la idea de la “capa alfombra”, en el que un objeto es cubierto con una “alfombra” de meta-material que logra desviar la luz para concretar la invisibilidad.

Pero ahora, Andrea Alu y sus colegas en la Universidad de Texas presentaron la noción del “espacio libre”, al hacer invisible un cilindro de 18 centímetros a través de luz de microondas, indicaron desde ANSA. Continuar leyendo “Científicos logran hacer invisible un objeto de tres dimensiones”

Invisibilidad : Un agujero en el espacio-tiempo

Científicos de las universidades de Cornell y Rochester en Nueva York han logrado crear una capa de invisibilidad tan sofisticada que no solo es capaz de esconder a la vista un objeto material – por si esto no fuera de por sí suficientemente alucinante -, sino que también hace desaparecer una escena completa que ocurre en el espacio y el tiempo. Lo que sucede es indetectable durante unos 40 picosegundos (la billonésima parte de un segundo).

La investigación supone un primer paso hacia la creación de un «agujero» donde, simplemente, las cosas que ocurren desaparecen.

En la siguiente ilustración de 2011, proporcionada por la Universidad de Cornell, un ladrón de arte puede entrar a un museo y robar una pintura sin saltar alarmas de rayo láser o incluso a aparecer en las cámaras de vigilancia – no sólo el ladrón es invisible – el evento entero lo sera. Piense en ello como un agujero en el tejido del tiempo.

Varios equipos han presentado con anterioridad sus avances en las capas de invisibilidad -incluso existe una tridimensional y otra para grandes objetos- utilizando una óptica de transformación que manipula las ondas electromagnéticas y desvía la luz, y metamateriales, materiales que no existen en la naturaleza y que son fruto del desarrollo de la nanotecnología. Cuando la capa rodea el objeto, éste se volatiliza como si nunca hubiera estado ahí.

Estos dispositivos que recuerdan a la capa de Harry Potter tienen en la actualidad una funcionalidad limitada, pero los científicos han demostrado que se puede lograr la invisibilidad temporal creando un agujero en el tiempo de 40 picosegundos. No solo desaparece un objeto, sino una escena completa.

El sistema a base de fibra dirige la luz, acelerando y frenando sus diferentes partes, alrededor de un suceso de tal forma de que no existen evidencias del mismo. Ese efecto se consigue utilizando una lente que descompone la luz en sus componentes más rápidos (azul) y lentos (rojo), creando así una pequeña brecha temporal.

Los investigadores creen que este dispositivo puede ser útil en algunas aplicaciones, como la mejora de la seguridad de las comunicaciones en sistemas de fibra óptica. Además, en un futuro, esperan poder aumentar el tiempo de invisibilidad en el orden de microsegundos a milisegundos.

La utopía de los “meta materiales” y la invisibilidad

Muchas publicaciones en Internet han escrito desde hace unos años que sería inminente la confección de meta-materiales para provocar la invisibilidad. Básicamente se habla de materiales que merced a una “compleja” trama molecular, “aceleraría” a la luz a mayor velocidad que esta en el vacío, rodeando al objeto cubierto y emergiendo del otro lado, como si ese preciso objeto no existiera.

Muchos catedráticos, en forma tangencial o directamente lo trataron en conferencias, lo escribieron o incluso lo anticiparon en programas documentales. Incluso se habla que estos “materiales” poseen índice de refracción “negativos”.

Si partimos de la definición del índice de refracción de una sustancia que dice que se obtiene de la relación entre la velocidad de la luz en el vacío, dividida por la velocidad de la luz al atravesar el elemento considerado, dando valores mayores a uno, (N = C / T), tal vez se quiso decir que “poseerían” valores menores a UNO.

Esto solo se podría realizar con grandes fuerzas gravitacionales, creando micro-agujeros negros que curvaran a la luz y que hoy se encuentran fuera de posibilidad – hasta tanto no lleguemos a conseguir un cambio de estado cercanísimo al Cero Absoluto (Pozo gravitacional).

La velocidad de la luz en nuestro mundo físico es nuestro límite. Por lo tanto la característica enunciada es inexistente (Como el meta-material.)

La confusión parte del descubrimiento de la “Capa de la Invisibilidad” de origen japonés, que consistía en una tela con profusión de micro cámaras de TV y “leds” interconectados de un lado a otro y viceversa, que permitían observar lo que acontecía detrás de la persona que se cubría con ella en ciertas condiciones de luz y movimiento.

Este desarrollo bien puede resultar práctico en ciertas condiciones para ocultar de la vista ciertos elementos, aviones, helicópteros, etc.

Hasta se ha dicho que estas “características de los meta-materiales podrían recrear la formación de nuevos universos en los laboratorios”, de constituirse en nuevas antenas en aparatos celulares, haciendo “extensivas” estas particularidades a toda la franja electromagnética….. En fin “chachara” pura, pero muy lejos de los famosos portentos declamados por la ciencia ficción.

Avances Tecnológicos: Objetos Invisibles.

Un grupo de científicos dice estar cerca de hallar la manera de hacer que los objetos tridimensionales parezcan invisibles: cubriéndolos de un material especial que reorienta los rayos de luz que caen sobre ellos. Según trascendidos, ya habrían logrado hacer invisibles objetos en dos dimensiones.

Los hallazgos, por parte de científicos de la Universidad de California en Berkeley encabezados por Xiang Zhang, serán divulgados durante esta semana por las revistas especializadas Nature y Science.

¿Como hacer invisible un objeto?

Los seres humanos pueden ver objetos porque diseminan la luz que los toca, reflejando parte de ella, de manera que los ojos pueden verla. Para hacer a los objetos invisibles, se usan los llamados metamateriales, que desvían ondas lanzadas por los radares, o la luz, en un efecto similar al agua que fluye en torno a una roca en un arroyo. Los metamateriales son mezclas de metal y materiales de placas con circuitos impresos tales como cerámica, teflón o fibra compuesta. Están diseñados para desviar la luz visible de una manera que los materiales ordinarios no pueden hacerlo. Los científicos intentan usarlos para desviar la luz en torno a objetos, a fin de que no creen reflexión ni sombras. Esa tecnología difiere de la llamada “tecnología sigilosa”. Ese tipo de tecnología, si bien no hace invisible un avión, reduce el espectro disponible al radar, haciendo más difícil seguirle el rastro. La investigación fue financiada en parte por la oficina de investigaciones del Ejército de Estados Unidos y por el Centro de Ingeniería y de Ciencias a Escala Nano de la Fundación Nacional de la Ciencia.

Japoneses Investigan Invisibilidad.