Científicos intentarán revivir la tortuga gigante extinta de Galápagos

Poco después de la visita de Charles Darwin a las Galápagos, allá por 1850, se registró la extinción de una de las especies que habitaba en la isla Floreana, la tortuga gigante, debido a que balleneros y navegantes las utilizaban como alimento en sus viajes por el Pacífico.

La tortuga gigante de Galápagos

La especie —Chelonoidis elephantopus, endémica de esa isla— se creía perdida para siempre, pero su rastro genético se encontró por casualidad en el volcán Wolf y el hallazgo sumado a estudios genéticos realizados en la Universidad de Yale, generó la posibilidad de revivir a estas tortugas.

Sin embargo, Linda Cayot, asesora científica de Galapagos Conservancy, precisó a The Associated Press que la especie podría recuperarse “hasta cierto punto”.

“No vamos a tener una especie perfecta genéticamente, 100% como la que había en Floreana, pero sí vamos a tener una población de tortugas con bastantes genes de la tortuga gigante original”, y añadió que cuando se liberen individuos reproducidos en cautiverio en esa isla, dentro de unos cinco años, “la evolución va a actuar y vamos a tener una tortuga natural de Floreana y eso es lo mejor que podemos hacer”.

El descubrimiento del material genético que permitiría rescatar a la especie se realizó en la isla Isabela, cuando científicos de Estados Unidos, Bélgica, Ecuador, Grecia, Italia y Australia, buscaban en 2012 individuos con alta carga genética de otras especies gigantes, entre ellas el emblemático Solitario Jorge.

La Tortuga Gigante de las Islas Galápagos

Este proyecto denominado Iniciativa para la Restauración de las Tortugas Gigantes, se cumple como una propuesta conjunta entre el Parque Nacional Galápagos y Galapagos Conservancy.

La razón por la que se hallaron tortugas con alta carga genética de la isla Floreana en Isabela es porque los navegantes y balleneros las capturaban en su sitio de origen pero en ocasiones las dejaban en Isabela para aligerar carga porque ese era el último punto antes de emprender largas travesías oceánicas.

El ministro de Ambiente de Ecuador, Tarsicio Granizo, destacó la importancia de la noticia: “estamos oyendo sobre extinciones y lo dañino que el ser humano puede ser para una especie, pero hoy, con los resultados de esta investigación estamos diciendo al mundo que es posible revertir los efectos negativos sobre la naturaleza. Vamos a recuperar una especie extinta”.

Uno de los científicos que estuvo en las investigaciones posteriores al hallazgo, Washington Tapia, explicó a la AP que del volcán Wolf se extrajeron inicialmente 1.700 muestras de sangre de igual número de tortugas. De éstas, 80 tenían ascendencia de Floreana, lo que resultó inesperado pues se trataba de una especie extinta 160 años atrás.

Poco después, dice, se eligieron 20 tortugas vivas que poseen alta carga genética de la especie extinta y las juntaron en cuatro grupos —corrales de tres hembras y dos machos— para iniciar el programa de reproducción y crianza con su propia especie.

Avances de la investigación científica

En el reporte científico en que se anunció esta iniciativa, el profesor Luciano Beheregaray, jefe del Grupo de Ecología Molecular de la Universidad de Flinders, dice que el esfuerzo de conservación será un hito importante en el inicio de la recuperación del exótico ecosistema de la isla de Floreana, que depende críticamente de las tortugas.

Los genetistas siguen trabajando en colaboración con el Parque Nacional de Galápagos y la Conservación de Galápagos para el programa de mejoramiento monitoreado con los animales reubicados en los centros de crianza.

“El objetivo de este estudio es generar nuevos individuos con la mayor diversidad genética de los linajes originales de Floreana y que vuelvan a ocupar el nicho ecológico tan importante que estas especies ocupan en las Galápagos”, dijo a la AP Jaime A. Chaves, Profesor de Biología Evolutiva USFQ de la Universidad San Francisco de Ecuador.

Aparece una extraña criatura marina en Texas

Apareció una extraña criatura marina en una playa de Texas tras el huracán Harvey y no es que pudiera pasar desapercibida. La criatura de color marrón, en forma de serpiente grotesca e hinchada -por encontrarse en estado de descomposición- medía casi un metro y no tenía rostro, pero sí unos feos colmillos.

misteriosa criatura marina

Preeti Desai, una joven aficionada la fotografía, la encontró cuando paseaba por la arena de una playa en Texas City, a unos 15 kilómetros de Galveston y de inmediato recurrió a Twitter para intentar descubrir a qué especie pertenece.

El Misterio de la Criatura Marina fue develado

Así le llegó la pregunta al biólogo Kennet Tighe, quien identificó a la criatura marina como una anguila con colmillos o “Tieso de dientes” (Aplatophis chauliodus).

Tigue también dijo que puede tratarse de un congrio o anguila jardinera, ya que “estas tres especies se dan fuera de Texas y tienen grandes dientes como colmillos”, según contó a BBC.

misteriosa criatura

La anguila con colmillos vive generalmente en el Atlántico occidental en madrigueras entre 30 y 90 metros de profundidad en una zona que se extiende desde el Golfo de México hasta la Guayana Francesa. Viven “solo con el hocico y los ojos expuestos, y se alimenta de otros peces y crustáceos”, según FishBase, una base de datos en Internet sobre especies de peces.

También pudiera tratarse de un Bathyuroconger vicinus o Xenomystax congroides.

“Todas estas tres especies se encuentran fuera de Texas y tienen grandes dientes, como colmillos”, dijo Tighe a Earth Touch News. “Lástima que no se puede ver claramente la punta de la cola. Eso diferenciaría entre el ophichthid y los congrids. ”

Desay dejó el animal en la playa “para que la naturaleza siguiera su curso”, aunque viendo el éxito que ha tenido, bromeó con que necesitaría “un agente” que lo represente.

Se cree que el huracán Harvey habría sacado a la criatura de las profundidades marinas y la arrastró hasta la arena de la playa.

La increible historia de Victor

Victor Hubbard

Durante 3 años Victor Hubbard no se movió nunca del mismo lugar. Lloviera o hiciera sol, esta hombre sin hogar siempre estaba en la esquina de las calles Nasa Road y El Camino Real de la localidad de Kemah (Texas, Estados Unidos).

Ginger Prouse pasaba por esa zona diario. Y siempre se fijaba en Victor. Cada vez que le veía -lo normal era que fueran al menos cuatro veces al día- se preguntaba así misma por qué el vagabundo no buscaba un sitio más resguardado. Hasta que un buen día decidió parar su coche y preguntarle directamente a él.

Victor Hubbard

Hubbard le explicó que su madre le había abandonado, que sufría un trastorno mental y que no tenía un lugar en el que vivir. Que estaba esperando a que su progenitora volviera al mismo sitio en donde la había visto por última vez.

En vez de darle unas monedas o compadecerse de él, Ginger decidió dar un paso más por Victor. Así, creó la página de Facebook ‘This is Victor’ (Os presento a Víctor), en el que presentaba a su nuevo amigo a todo el pueblo de Kemah, para que todo el mundo conociera su historia. Y no solo eso, también para que alguien le pudiera ayudar.

La respuesta fue lenta, pero esperanzadora. Muy pocos se pusieron en contacto con Ginger, pero los que lo hicieron aportaron mucha ayuda. En pocos días, esta cocinera de profesión organizó un pequeño grupo de voluntarios que fueron donando ropa, dejando sus cuartos de baño para que Victor se duchara, limpiando su ropa o incluso cocinando para él.

Pero lo más importante llegó cuando la propia Ginger decidió dejar su casa para que Victor pudiera dormir en ella. Y no solo eso, también le empezó a pagar las visitas a un médico especialista en salud mental, para que pudiera ayudar a su nuevo amigo.

La Historia de Victor

A los pocos días, Ginger inició una colecta online para poder recaudar fondos que sirvieran de trampolín a Victor para que recuperara su vida. Y desde que su historia se hiciera famosa, ha conseguido más de 15.000 dólares (unos 14.000 euros).

Victor, que ahora se encuentra mucho mejor, ha conseguido trabajo como ayudante de cocina de Ginger. Y no solo eso, gracias a que el grupo de Facebook This is Victor tiene miles de seguidores, ha conseguido volver a tener contacto con su familia. Primero con un tío y finalmente con su adorada madre.

En declaraciones concedidas a la CBS, Victor asegura que el reencuentro con su progenitora fue emocionante “Hablé con ella y percibí que había logrado algo muy importante”. Pero ella ya no es la persona más importante en su vida. “Ginger me salvó la vida. Me ha ayudado de verdad. Es como una bendición”, asegura.