Las Gemelas Pollock, El Misterioso Caso De Reencarnación Que NADIE Ha Podido Explicar.

gemelas pollock

Para muchas personas la muerte no es el final de nuestro viaje. Algunas teorías dicen que nuestras almas, al fin libres y habiendo aprendiendo las lecciones de esta vida, van a reunirse con las de aquellos que hemos perdido.

gemelas pollock

Otras mencionan que seguimos rondando la tierra y a nuestros seres queridos en forma de energía, y hay una más, de la que hablaremos hoy, que se refiere a la reencarnación. Esta teoría apuesta por el hecho de que nuestras almas encuentran un nuevo cuerpo para regresar al mundo de los vivos. Al parecer esto fue lo que sucedió en la familia Pollock, víctima de una horrible tragedia que años después se convirtió en un misterio que todavía no encuentra respuesta.

El 5 de mayo de 1957, en Whithley-Bay frente al Mar del Norte, Joanna de 11 años y su hermana Jacqueline de 6 años perdieron la vida en un accidente de tránsito.

John y Florence Pollock, sus padres, estaban destrozados. Pero John era un ferviente creyente de la reencarnación y dijo que sus hijas regresarían a la familia como gemelas.

Al principio, nadie hizo mucho caso de esta declaración, pero algunos años después todo cambió. El 4 de octubre de 1958, la pareja celebraba la llegada de unas gemelas.

gemelas-pollock-foto-3

A los 3 años, Gillian y Jennifer comenzaron a hablar y sucedió algo muy extraño: parecían tener recuerdos de experiencias que habían vivido sus hermanas fallecidas.

Gillian recordaba la vida de su hermana Joanna, mientras que Jennifer la de Jacqueline de seis. Identificaban los juguetes de las otras dos niñas y una se comportaba como la hermana mayor de la otra.

Ambas tenían marcas de nacimiento que coincidían con las de sus hermanas. Jennifer tenía marcas en la nariz (Jacqueline, tenía unos puntos de sutura por golpearse en el rostro a los tres años). Gillian tenía un lunar en el costado izquierdo de la cintura (Joanna era la única de la familia que también la tenía).

Incluso tenían recuerdos del accidente que no podían haber escuchado en ningún lado, ya que se trataba de experiencias. Decían sentir sangre corriendo por su nariz y boca.

También tenían un miedo irracional hacia los vehículos y corrían a protegerse cada vez que veían uno.

A los 5 años, las niñas dejaron de hablar del tema y parecían haber olvidado todo lo relacionado con sus hermanas. Esta edad es la que los científicos aseguran es el límite para recordar vidas pasadas.

El psiquiatra Ian Stevenson investigó 500 mil casos de niños que parecían haber reencarnado, incluyendo el de las gemelas que ha sido de los más famosos en el tema.

¿Tú crees en la reencarnación?, ¿qué piensas de este tipo de casos sin resolver? Por más que intentemos pensar en una razón “lógica” y científica para estos comportamientos, es casi imposible pensar que no sea un caso de almas que regresaron para reunirse con su familia.

Cientificos avalan la reencarnación

Erlendur Haraldsson

Nos adentramos en investigaciones que estimulan la curiosidad humana y abren nuevas posibilidades.

Reencarnación

Múltiples investigadores han investigado a fondo los casos de niños que recuerdan su anterior existencia. En muchos casos, los detalles dados por un niño han sido verificados para corresponder (a veces con una precisión sorprendente) a una persona fallecida. En otros casos, los detalles han sido más difíciles de verificar, por la no precisión en detalles particulares, como la ciudad o pais donde vivieron supuestamente. Continuar leyendo “Cientificos avalan la reencarnación”

La reencarnación de Shanti Devi

En 1930, a la edad de 4 años, Shanti Devi de Delhi, India, le dijo a sus padres que había vivido antes en un lugar llamado Muttra (ahora conocido como Mathura), que había sido madre de tres hijos, que murió a causa del parto, y que su nombre anterior era Ludgi.

shanti devi

Sus padres naturalmente no creyeron a la niña y ella escapó de casa cuando tenía 6 años tratando de llegar a la Aldea, pero no pudo.

Debido a que la niña relataba continuamente la historia y conocía el dialecto de la aldea, el director de su escuela investigó y encontró un comerciante cuya esposa había muerto de complicaciones de parto, el nombre de la mujer era Ludgi Devi.

El caso incluso llamó la atención de Mahatma Ghandi, quien creó una comisión para que investigara el caso. Llevaron a Shanti a la aldea, donde ella comenzó a hablar el dialecto local y reconoció a su marido e hijos de una vida previa.

Incluso dio 24 precisas declaraciones que coincidieron con hechos sobre la vida de Ludgi. La comisión concluyó que Shanti Devi era realmente la reencarnación de Ludgi Devi.

La Hipnosis Regresiva | Vidas Pasadas

La hipnosis regresiva nace como una rama de la hipnosis clínica, y utiliza técnicas para llevar atrás en el tiempo a una persona, con el objeto de que la misma reviva en un estado de relajación y de forma controlada determinados sucesos del pasado.

vidas pasadas

Esta rama de la ya cuestionada hipnosis se utiliza como terapia complementaria para varios trastornos de índole psicológico.

Uno de los pioneros de esta terapia es el mundialmente conocido Dr. Brian Weiss, quien paso de reconocido psiquiatra que trataba a sus pacientes de acuerdo a los cánones de la psiquiatría moderna a un ferviente “predicador” de esta terapia regresiva con la que asegura haber obtenido resultados muy importantes, habiendo volcado muchas de las historia de tratamiento en libros que hoy por hoy son best seller entre los cultores de la nueva era.

Weiss asegura en muchos de sus Best Sellers que sus pascientes han logrado retroceder incluso hasta otras vidas, experimentando sus propias muertes pasadas.

La hipnosis regresiva rompe con los esquemas de lo que hoy la psicología de índole científica (en general, la rama cognitivo-conductual) conoce como “mente” porque precisamente ese concepto es tan amplio, que la ciencia se queda corta al definirlo.

Con la hipnosis regresiva se puede retroceder al pasado reciente, a la infancia, incluso hasta el periodo pre natal, llamado también intra – uterino. Con esta misma hipnosis incluso se podrían llegar a experimentar recuerdos de vidas pasadas. En éste contexto, la hipnósis regresiva resulta controvertida para muchas de las creencias actuales, ya que no solo estaría sugiriendo, sino afirmando la existencia de la reencarnación.

Para poder realizar esta práctica se debe realizar previamente un exhaustivo estudio que para que el terapeuta pueda aplicar correctamente la técnica sobre el paciente. El terapeuta debe haber realizado estudios de psicología cognitiva ? conductual para que pueda manejar las situaciones que se presenten durante la regresión. Como se señaló, anteriormente, la hipnosis regresiva permite aflorar una serie de emociones que se han dormido con el paso de los años, y es por medio de esta técnica que se puede evidenciar aquellas emociones que nos han frustrado en el pasado.

Recuerdos del Futuro

Una de las definiciones sobre la Eutanasia es: La eutanasia tiene por finalidad evitar sufrimientos insoportables o la prolongación artificial de la vida a un enfermo. Para que la eutanasia sea considerada como tal, el enfermo ha de padecer, necesariamente, una enfermedad terminal o incurable, y en segundo lugar, el personal sanitario ha de contar expresamente con el consentimiento del enfermo.

MeditacionIncurable es por muchos siglos aún el que trae errores genéticos, el que no se acomoda a las normas que permiten evolucionar a la sociedad y los viejos- me incluyo, que no podemos ni queremos hacer frente a más experiencias y solo deseamos morir plácidamente, para reencarnar en otras vidas y seguir progresando o ya no reencarnar y ser un espíritu menor, o algo más.

Más allá de estos determinantes, en el futuro se emplearán sofisticadas técnicas de eliminación sin sufrimiento de todos los individuos que no sean útiles para la sociedad.

Parece terrible que esto pueda suceder, pero lo terrible es que tantas guerras y crímenes sucedan a diario porque se les perdona la vida a criminales reincidentes, o liberados por defectos: “tecnicismos” en los juicios-que les dicen-, donde bestias humanas terminan sin la eliminación-al menos- similar a la ocasionada.

Rebajas de pena de reclusión perpetua, por buena conducta, por el llamado dos por uno, o peor tres por uno. El campo akáshico demuestra que solo con vivir muchas vidas puede cambiar un karma nefasto. En la propia vida en que se cometen los crímenes, no hay un cambio real, de raíz, del comportamiento. No tiene sentido mantener bestias humanas de por vida o no aplicarles la ley del “Talión”. No sirve de nada, solo relaja las costumbres y pone a la sociedad indefensa ante los mayores ataques internos de la misma. Solo funcionando a pleno los “anticuerpos” el ser se salva. Todo lo demás es una fantasía sin sentido y la ciencia en poco tiempo más lo comprobará.

Una dirección del comportamiento se establece de tal suerte que aún, por circunstancias espacio-temporales puede parecer “adormecida”, pero basta cualquier signo de “utilidad” que el individuo volverá a generar un estropicio. (Esto se explica en un artículo anterior, donde las estructuras mentales se guardan para no tener que aprender las mismas cosas todos los días, por lo tanto los vicios y malas costumbres no terminan hasta por lo menos finalizar este capítulo al morir). Continuar leyendo “Recuerdos del Futuro”

Dèjá vu y reencarnación…

He recibido dos “flashes” memorables, primero he visto soldados de a caballo acercándose a la frontera –hoy Rumana-, son parte de la caballería que los Habsburgos despliegan para frenar y en lo posible hace retroceder a los terribles jenízaros otomanos.

Su leve trote los despliega sobre una pequeña colina entre árboles de ramas altas que dejan ver a los soldados infantes de ambos lados que se van acercando. No huelo más que el hedor del miedo de bestias y humanos, su tarea será de pinzas. Visto los ropajes de un caballero Austro-Húngaro.

Escucho un clarín, con rumores armónicos de fondo, mi yo actual la reconoce: es una obra de Leopold Mozart, un Concierto de Clarín y orquesta, que muestra un extraordinario compositor y maestro del que sería el gran Wolfgang Amadeus. Dura unos hermosos minutos; reúne en sus notas no solo el trote de los caballos y el galope de tantos corazones sino las ansias, los amores, las tristezas y alegrías de todos esos muchachos jóvenes, que la mayoría, casi no conocen los placeres de estar vivos y que en unos minutos se enfrentarán con la muerte.

Para la música y en el profundo silencio suena la orden de cabalgar rápido, tratando de rodear los flancos del enemigo. Ya solo oigo el galope y mi propia respiración. Mi mano crispada me duele rodeando la empuñadura del machete anticipando lo que casi seguramente vendrá. Solo trataré de vender cara mi vida, estoy en la circunstancia y haré lo que la sociedad pide de mí.

No hay honor ni gloria en pelear humanos contra humanos, por las creencias que sean, solo la brutalidad extrema, la sangre, caballos que caen y aprisionan a sus jinetes, que son masacrados con repetidos golpes de armas blancas, sin poder casi moverse. Sangre por todas partes, vísceras desparramadas y el terrible olor acre de la bosta, del orín y del resultado de la tortura general.

Me siento muy golpeado, la vista borrosa, casi negra y algo crece en mi garganta y no me deja respirar, a mi lado veo una mujer joven muerta, parece embarazada……

Por suerte siento un piano y una armonía celestial detrás, en unos minutos esa melodía me consuela. Es uno de los pocos Conciertos de piano de Chopin- casi el único-escrito en su corta vida.

Sentí en un instante el fondo romántico de su existencia, las notas me hablaban más que mis propios recuerdos, su amor virgen esperando a su igual, que nunca llegó, sino una mujer rara, escritora, que gustaba disfrazarse o travestirse de hombre, Aurelia Dupin (o George Sand), que lo cuidó, hizo de madre, hermana, amante y ramera cuando era necesario. Lo cuidó hasta el fin de sus días y lo impulsó siempre para que no dejara de crear y hoy lo conocemos tan bien por ella.

Como es el mundo akáshico, conocí en mi infancia a la madre de un viejo tío político llamado Venancio Dupin, uno de los creadores de la Franco –Argentina, Seguros; esta señora era sobrina nieta de Aurora Dupin. A través de ella los espíritus de el gran Federico y el mío se tocaron por un instante.

En mis regresiones me he visto en la vida pasada: Al final-todas las vidas pasadas tienen un final-: Una chica embarazada que salta a las vías del metro de París.

Estos son algunos de mis déjà vus o como quieran llamarle. De este modo se me presentan hoy las cosas que escribo, muchas me las reservo por pudor. Esto confieso que lo he escrito con lágrimas en mis ojos. Siento el sufrimiento de todas las épocas. Espero con ansias un mundo mejor, sino no volveré a renacer, lo juro!.

por Manlio E. Wydler

Reencarnación : Más allá del tiempo

El título de éste artículo intenta mezclar, de alguna manera, la creencia de que podemos viajar en el tiempo con la filosofía tibetana de la reencarnación. Para empezar, sería apropiado explicar, pese a que muchos ya conozcan lo que significa el término reencarnación, que existe una creencia proveniente de la cultura oriental, especialmente de la mitología Brahmánica y que tiene que ver con la vida eterna del Alma, con nuestros sueños cotidianos, y con vivir varias vidas en cuerpos diferentes.

Desde tiempos remotos, el hombre, a través del pensamiento, ha intentado comprender el verdadero significado de la existencia de la humanidad, prestando especial interés en lo que ocurre cuando el cuerpo ya ha cumplido su ciclo en éste mundo. En otras palabras, lo que sucede después de la muerte. En ésta búsqueda, el hombre se topó con la existencia de una entidad invisible e inmaterial que poseen todos los seres vivos: El Alma. Este ente es un denominador común en todas las filosofías y religiones de la historia, y en la mayoría de los casos es “Eterna”, con excepción de algunas doctrinas filosóficas, como la epicúrea, en donde el alma existe pero al estar formada por unos átomos especiales, no es inmortal.

La trascendencia del Alma

Muchas creencias, entre ellas, la religión católica o el Islam, comparten la creencia de que existe, luego de la muerte, una especie de purgatorio. Un lugar desde el cual las “almas” aguardarán a ser juzgadas por “Dios”, según distintos parámetros. Ambas religiones difieren un poco en lo que sucederá luego de dicho juicio, sin embargo, en esencia, la Muerte simboliza el fin definitivo del paso “del alma eterna” por esta Tierra.

Para otras creencias, como es el caso de la las religiones llamadas Brahmánicas: El Hinduismo, El Budismo o el Jainismo, el alma “reencarna”. Es decir vuelve nuevamente a la tierra con otro cuerpo. La reencarnación es una especie de ciclo que se repite, una y otra vez hasta que la misma logra “aprender” aquello para lo que fue enviada en éste nivel. Lo aprendido será su único pasaporte a otro nivel de aprendizaje. En ese nuevo nivel, el alma comenzará otro ciclo de reencarnaciones y así sucesivamente hasta llegar a ser “uno con Dios”. Según el Hinduismo existen siete niveles que recorrer antes de que un alma sea capaz de fundirse con Dios.

Hasta aquí, creo no haber aportado nada interesante al asunto, ya que estimo que muchos de los lectores sabrán, incluso más que yo, de que trata su propia religión. Sin embargo, la lectura reciente de un libro, ha provocado que mi imaginación navegue por los confines del existencialismo, para encontrar muchas preguntas y ninguna respuesta clara, aunque SI numerosas intuiciones.

Pero para comprender mis pensamientos, habría que conocer, al menos, una parte de mi idiosincrasia; Aquella que se refiere a los temas del credo.

Nací en el seno de una familia no muy religiosa. Mi padre se confiesa creyente de Dios, pero jamás fue a la Iglesia. Mi madre es una ávida lectora de libros relacionados con la reencarnación, la filosofía hindú, el Yoga, … y aunque estoy seguro de que ella cree realmente en todo eso, el mandato familiar heredado pesó para que yo fuese bautizado durante mis primeros meses de vida, y de allí en más, transitara por todos los sacramentos de iniciación cristiana.

Del mismo modo, yo he hecho lo propio con mis hijos, aunque sinceramente, sin estar completamente convencido de la veracidad de su significado. Durante la adolescencia participé de un grupo juvenil en la iglesia de mi barrio y más tarde en el ministerio de canto. Mi paso por la iglesia fue breve, y tengo muy bellos recuerdos de él, pero, de algún modo, aquella experiencia no logró satisfacer mi necesidad de respuestas espirituales.

Durante mi adolescencia, mis primeros acercamientos a la filosofía hindú fueron a través de libros como “El Tercer Ojo”, de Lobsang Rampa y por las fábulas de Richard Bach; “Juán Salvador Gaviota”, “Ilusiones” o “Ningún lugar está lejos”. Más tarde y motivado por experiencias personales en el campo de la meditación, leí un manual de procedimiento para realizar viajes astrales, el cual recopilaba técnicas empleadas por un experimentado espiritualista; Sylvan Muldon. También he sido un apasionado a la historia de la filosofía, además de haber estudiado matemáticas en la Universidad de mi ciudad. El resto de mi cultura ha sido forjada por la literatura fantástica o de aventuras, al mejor estilo de “las Mil y Una Noches” y de versos y cuentos románticos de autores tan conocidos como Becquer o Lord Byron. También leo mucha ciencia ficción.

Puede que tal vez la consecuencia lógica de absorber ideas de lo más discímiles, sea el que mis pensamientos se encuentren algo perdidos en un océano colmado de confuciones, sin embargo mi intuición indica que debe existir algo. Que debemos creer en algo! – Ya que sería muy triste dejar de “existir”, sin la esperanza de descubrir que nuestra consciencia trasciende más allá de las fronteras de la muerte; Incluso cuando después de aquel hecho los recuerdos se desvanezcan. Nietzsche expresó alguna vez que un gran pensador había muerto sin fe ni esperanzas, y seguramente él también, con su inalcanzable intelecto, correría más tarde la misma suerte que su docto amigo.

Pero al dejar atrás su cuerpo mortal, seguramente descubrió aquello sobre lo que filosofó tanto tiempo, aunque esta vez sin posibilidad de contarnos los pormenores desde el más allá.

Una de las creencias que podría hacer propia, es la de la existencia de los viajes astrales. Mi propia experiencia en torno a éste tipo de prácticas me indica que podría existir esa escencia inmaterial que parece salir del cuerpo en ocasiones muy particulares. El Alma. A quienes les interesa leer más sobre éste punto les recomiendo leer: Cataplexia O Parálisis del sueño

Cuando soñamos viajamos en el tiempo?

Aun cuando ésto les pareciera extraño o absurdo, los sueños en general, podrían estar relacionados con el alma, y por ende con otras vidas!… Si. vidas pasadas. O futuras, tal vez? – Por ejemplo: Cuantas veces alguno de ustedes soñó con un hermano, o un amigo, y éste en el sueño tenía otro rostro, pero ustedes sabían con certeza de quien se trataba?. Según el Psiquiatra Brian Weiss, autor del Best Seller: “Muchas Vidas, Muchos Maestros”, en nuestros sueños podríamos recordar sucesos de nuestras vidas pasadas. Ultimamente no sueño mucho o si lo hago, no logro recordarlo. Realmente esto me preocupa ya que intuyo que en los sueños se encuentran muchas más respuestas a mis preguntas existenciales sobre la vida, que en la vigilia misma.

Como puede ser que alguien adivine el futuro… Puede ser que lo haya visto en sus sueños? – Y no me vengan con que no se conoce ningún caso de alguien que haya podido anticiparse al futuro. Solo basta con leer alguno de los libros de Julio Verne, escritos hace casi 200 años, y ver con sorpresa que el autor supo con holgada antelación un gran número de acontecimientos importantes para la ciencia y la tecnología de su futuro. Puede haber incidido con sus libros en la mente de los futuros inventores?. Personalmente me inclino más a creer que de alguna manera Verne veía el futuro. Al igual que él, otros escritores dejaron plasmadas sus predicciones en papel, mientras que posiblemente otros adivinos anónimos hayan existido y nunca nadie sabrá de ellos.

Recientes comentarios que han escrito en éste sitio sobre lo “Astral”, han reavivado mi interés por escribir algo sobre el tema.

Lo que no se habla de las vidas pasadas

Un tema muy poco tratado en Psiquiatría y en Psicología que emplean técnicas hipnóticas para investigar vidas pasadas es porque equivale a ir muy atrás en los recuerdos.

Las implicancias karmáticas, generalmente se resuelven sin ir mucho más allá de las últimas vidas pasadas, por lo tanto en ese medio aparentemente nunca regenera recuerdos de un pasado muy remoto, ya que normalmente no se necesitan.

He leído de personas que rememoraron haber vivido en el Egipto antiguo (Esclava que trabajaba en la obtención de esencias), o en la civilización Sumeria (Esclavo elaborador de ladrillos), pero nunca se comentó de alguien que rememorara una vida pasada como animal- con excepción de relatos del budismo.

El hinduismo cree en la espiritualidad en los animales, etc. Pero muy poco se ha hablado de esta continua re-encarnación, en donde el plano material y animal, se va haciendo menor, hasta lograr estados de conciencia y de individualismo donde el puro animal pasa a reencarnarse como humano-animal y de ahí en larga sucesión de reencarnaciones diversas hasta lograr ser un “Ser de luz”.

Para lograr encontrar estas vidas pasadas, deberíamos poder penetrar en las partes más primitivas de nuestras mentes: el cerebelo y el bulbo raquídeo, cosa que no oído que todavía se pueda alcanzar con las técnicas hipnóticas, pero si con las técnicas akáshicas continuas. Continuar leyendo “Lo que no se habla de las vidas pasadas”