El evangelio prohibido de San Judas

Un papiro fue descubierto por casualidad en una cueva en Egipto hace ya varios años, aunque no existe una información precisa sobre los acontecimientos sucedidos durante su descubrimiento, como ya ha ocurrido con otros textos, como el extraordinario Rollos del Mar Muerto, una colección de manuscritos hebreos escritos en piel de oveja y fechados entre el siglo II. BC y AD, el análisis de las cuales (173 incluyendo todos los libros del canon hebreo, , ha hecho una gran contribución a nuestro conocimiento del hebreo bíblico, y puso de relieve la historia y los secretos judios.

También es importante comprender que desde los origenes del cristianismo, el público en general conoce los textos bíblicos canonizados por la Iglesia católica, pero que ciertamente no son los únicos. En 1945, otros textos gnósticos fueron encontrados, enterrados en una olla de barro, por campesinos egipcios cerca de la localidad de Nag Hammadi. Entre los más de 12 versiones completamente nuevas de las enseñanzas de Cristo, incluyendo un Evangelio de Tomás, uno de Felipe y un Evangelio de la Verdad.

El Evangelio de Judas.

Presentado inicialmente a un anticuario como un texto de nombre Hanna, en El Cairo y vendido posteriormente a algún coleccionista multimillonario, el Evangelio de Judas ha aparecido también en la escena de los evangelios apócrifos.

Se han perdido algunos pasajes importantes del texto por motivo del descuido de sus múltiples poseedores. De Egipto a Europa y luego hacia los Estados Unidos donde durante 16 años, el Hanna se mantuvo en una cámara acorazada de Nueva York.

La historia del Codex de Tchacos

En el año 2000, Frieda Tchacos lo compró por alrededor de $ 300.000 y abocó todo su esfuerzo en su traducción, aunque el deterioro del codex le imposibilitaba culminar con su labor, solicitó ayuda a expertos en el tema y finalmente con la ayuda de la Fundación Mecenas de Arte Antiguo, logró terminar las labores de restauración y traducción de poco más del 80% del evangelio.

La Sociedad National Geographic y el Instituto Waitt for Historical Discovery, financiaron por completo las tareas antes citadas con el objetivo de mostrarle al mundo la historia que el codex relata.

Segun el análisis científico el papiro es entre el 220 y el 340 dC. El texto está en lenguaj copto, que es el idioma en el que se encuentran la mayoría de los textos cristianos del siglo primero y segundo.

El evangelio secreto de San Judas

Evangelio Secreto de San JudasLa publicación del Evangelio “prohibido” de Judas causa polémica entre religiosos internacionales y desató más controversias sobre la historia del hombre que traicionó a Jesús. Según escribió el periódico inglés Daily Telegraph, una fundación suiza en conjunto con la revista National Geographic, tienen previsto publicar en los próximos días las traducciones del antiguo texto Cóptico descubierto en Egipto en la década de 1970, y que se cree sería el Evangelio prohibido de Judas.

El Evangelio de JudasAunque los detalles completos de dicha publicación aún no se han hecho públicos, los expertos y teólogos indicaron que el Evangelio trata de demostrar que Judas actuó bajo órdenes de Dios, cuando traicionó a Jesús vendiéndolo a los romanos por 30 monedas de plata.

La nueva publicación generó polémica inmediata en los círculos religiosos más tradicionalistas de Roma y Londres, ante el temor de que ésta “rehabilite” históricamente al hombre cuyo sinónimo fue durante siglos la traición a Jesús.

Sin embargo, aquellos que abogan por la nueva teoría, consideran que si Judas no hubiera llevado a Jesucristo a la cruz, éste no hubiera muerto y subsiguientemente resurgido para salvar a la humanidad.

El traductor del Evangelio de Judas, el suizo Rodolphe Kasser, es el experto más destacado en el análisis de textos Cópticos de la Universidad de Ginebra (Suiza).

El documento original, en forma de papiro y que data del siglo IV, fue puesto a la venta a coleccionistas de Estados Unidos y Europa por décadas, tras ser hallado en la zona de al-Minya de Egipto. Recientemente, fue identificado como parte de la prestigiosa colección de la Fundación Maecenas de Basilea, en Suiza, aunque algunos estudiosos debaten que haya sido escrito por el propio Judas, y en cambio fuera creado por un grupo de sus seguidores.

Pero la noticia fue confirmada en días subsecuentes por distintos medios de comunicación, tanto de Estados Unidos como de Europa e incluso de Australia. Según esos informes, investigadores de la Universidad de Ginebra, en Suiza, encontraron y comenzaron a traducir el llamado “Evangelio de Judas” (el Iscariote, el que traicionó a Jesús).

Esta obra no es una novela , como la escrita por Simon Mawer en el 2001, que también lleva por título “Evangelio de Judas”. Según el profesor Rodolphe Kasser, de la Universidad de Ginebra, se trataría de un antiguo escrito, ya mencionado por Ireneo, uno de los padres de la iglesia, en el año 185, en su obra Contra los Herejes (1.31.1).

Recientemente, fue identificado como parte de la prestigiosa colección de la Fundación Maecenas de Basilea, en Suiza, aunque algunos estudiosos debaten que haya sido escrito por el propio Judas, y en cambio fuera creado por un grupo de sus seguidores.

El profesor Kasser es el director del proyecto de traducción del “evangelio”. Kasser dijo que el texto es un manuscrito de 62 páginas que fue descubierto en la década de 1950 o quizá un poco después, en Egipto, aparentemente como parte de una una excavación clandestina.

Hace dos años, el anómino dueño del manuscrito pidió ayuda de la Fundación Maecenas, en Basilea, Suiza, para comprobar la fecha de creación del escrito. En declaraciones a los medios internacionales, Mario Jean Roberty, director de la fundación, dijo que usando radiocarbono se estableció una fecha entre el año 200 y el 300 después de Cristo como la época en que se escribió el texto.

Pero hasta ahora no se ha dado a conocer ninguna verificación independiente de ese resultado (un procedimiento común en la arqueología bíblica), ni se ha informado si se usarán otros métodos, como la paleografía (o estudio de la escritura antigua), para establecer con seguridad la fecha de composición del manuscrito.

Papiro del año 280Roberty dijo que se trata de “material de excepcional calidad” que permitiría llegar a un nuevo entendimiento del pensamiento político los cristianos de la iglesia primitiva. Sin embargo, otros analistas, especialmente cristianos evangélicos de Estados Unidos, como Stephen C. Carlson, del grupo Hypotyposeis, afirmaron que las declaraciones de Roberty “carecen de sentido” y que son “históricamente equivocadas”.

Sea como fuere, el llamado “Evangelio de Judas” es una obra real que circuló por lo menos durante algunos años entre ciertos sectores del mundo antiguo. Este ”evangelio”, sin embargo, nunca fue incluido entre los evangelios canónicos e inspirados.

Algunas analistas opinan que podría tratarse de un hallazgo verdadero, como en su momento lo fueron el redescubrimiento del Evangelio de Tomás y el del Evangelio de la Verdad (en Egipto en 1945).

Esas dos obras, conocidas desde la antigüedad, recién fueron nuevamente indentificadas y traducidas a idiomas modernos hace relativamente pocos años. En ambos casos, se trata de escritos indiscutible valor histórico, que ayudan a comprender cómo ciertos grupos de heréticos y de pseudocristianos entendían (o malentendían) el mensaje de Jesucristo.

En 1945, en la localidad de Nag Hammadi, en Egipto, se encontró una biblioteca completa de escritos cristianos y pseudocristianos de la antigüedad. En total se hallaron 13 o de 14 “códices”, o “libros” escritos a mano, todos ellos de los primeros siglos de la era cristiana.

Los descubridores (varios árabes a cargo de caravanas de camellos) divieron los códices en siete grupos. Para complicar la situación, los camelleros decidieron remover las cubiertas de los códices, y mezclar páginas de un códice con páginas de otro, con la esperanza de que de esa manera ganarían más dinero en el momento de venderlos.

Lo cierto es que hasta este momento se recuperaron solamente 12 códices. Aparentemente el número 13 sería el códice donde estaba el Evangelio de Judas. Y nada se sabe del códice número 14, excepto que hay indicaciones que en algún momento habría sido llevado a Francia.

Papiro deterioradoCharles W. Hedrick, en un artículo de junio del 2002 para Bible Review (Revista Bíblica, una de las principales y más respetadas publicaciones sobre la Biblia), indicó que él había visto fotografías de algunas páginas del Evangelio de Judas, y que estaba escrito en el idioma de los coptos (cristianos del antiguo Egipto).

Hedrick es uno de los expertos mundiales en manuscritos en idioma copto. El opina que el “Evangelio de Judas” sería uno de esos textos antiguos que se creía perdido pero que en realidad sobrevivió hasta nuestros días.

Para más detalles sobre este proyecto, y sobre la controversia que lo rodea, consultar la opinión (en inglés) de reconocidos expertos en temas bíblicos, en el sitio www.hypotyposeis.org/weblog/.

Al finalizar, es necesario hacer una advertencia. Ya decía Ireneo que el “Evangelio de Judas” era herético, y que había causado divisiones en la iglesia de aquellos primeros siglos de nuestra era.

Ireneo sostenía que el “Evangelio de Judas” era una “historia ficticia” que la secta de los cainitas (seguidores de Caín) había escrito “en el estilo de los evangelios”. Los cainitas (según Ireneo) creían que Judas tenía conocimientos secretos, y que la meta de Judas era “causar confusión en los cielos y en la tierra”.

A pesar de todo ello, la Universidad de Ginebra dice que tendrá la traducción lista para el 2006.

Confiemos y oremos que la difusión de esta obra el año próximo no tenga los mismos resultados negativos en la iglesia de nuestra época.