El incidente del paso de Diátlov: la ciencia esclarece uno de los misterios más famosos del siglo XX

Nueve jóvenes montañistas rusos, dos mujeres y siete hombres, murieron en extrañas circunstancias en una expedición de esquí en los montes Urales durante los primeros días de febrero de 1959. El suceso, conocido como el incidente del paso de Diátlov, en honor al líder de la expedición, se convirtió con el tiempo en uno de los misterios más famosos e intrigantes del siglo XX. Lo último que se supo con certeza de los excursionistas fue que algo inesperado –y hasta ahora desconocido– hizo que a medianoche del 1 de febrero los jóvenes cortaran la carpa desde dentro y escaparan hacia un bosque a más de un kilómetro de distancia, sin la ropa adecuada, con temperaturas extremadamente bajas, menos de -25°C, y con fuertes vientos a la espalda.

Seguir leyendo

La misteriosa enfermedad del sueño de Kalachi (Kazajistán)

Aunque parezca extraído de un libro de terror, existe un pueblo donde te puedes quedar dormido de repente y por varios días!

Se trata del pueblo de Kalachi y es muy extraña la enfermedad del sueño que sus calles provocan en las personas.

Kalachi es un pequeño pueblo de Kazajistán (antigua República Socialista Soviética) y es donde se producen unos extraños efectos somnolientos, un mal que te puede atacar súbitamente, ya sea que estés manejando, caminando o haciendo cualquier otra cosa.

Aspectos que giran en tono a la enfermedad del sueño

Si alguna vez has tenido problemas para dormir podrías pensar que sería buena idea visitar el pueblo de Kalachi. Aunque existe el inconveniente de que no se sabe con exactitud cuándo saldrás del profundo sueño.

Una de los aspectos más preocupantes de esta enfermedad es que sus efectos pueden durar varios días, ¡Es como si se tratara de un coma!

El origen de esta rara enfermedad se remonta al final de la primera década de este siglo cuando la gente empezó a notar que de repente caían víctimas de efectos somníferos.

¿Cuáles son las características del pueblo de Kalachi?

Kalachi es un pueblo desolado y hasta hace poco una ignota localidad de apenas 600 habitantes.

Está ubicado no muy lejos de Astaná, la capital de Kazajistán.

Ahora este pequeño pueblo es famoso en todo el mundo y la gente empieza a llamarlo “Sleepy Hollow”, como en la famosa película del jinete decapitado, al asumir que caer víctima del sueño es como quedarse sin cabeza.

¿Qué provoca los efectos somníferos?

Las características de estos somnolientos efectos son tan sorprendentes y extrañas que causan una mezcla de asombro y preocupación.

Las manifestaciones son las siguientes:

  • Las personas sin percatarse caen víctimas de un fuerte desmayo
  • Pueden durar días en estado comatoso
  • Si abren parcialmente los ojos notarán que les resultará difícil despertar
  • No despiertan aunque los sacudan fuertemente
  • El cuerpo no responde a voluntad

Este misterioso sueño es tan fascinante como extraño que ha llamado la atención de la comunidad médica internacional, quienes han realizado pruebas de diversa naturaleza sin éxito alguno.

Lo más extraño es que no afecta a todas las personas por igual, pues de las 600 personas que habitan el pueblo los registro hablan de una afectación de algo más de un centenar, por lo que cabe la pregunta:

¿Por qué afecta a algunos y a otros no?

Aunque en realidad esta no es la única pregunta inquietante, pues mucha gente se pregunta qué es lo que genera ese estado somnoliento y por qué cuesta tanto despertar.

Hasta ahora el misterio no ha podido ser resuelto y los médicos de Kazajistán creen haber perdido el tiempo en el seguimiento y cuidado de los afectados porque los estudios no arrojaron luz sobre las causas de este flagelo.

Datos interesantes sobre la enfermedad del sueño en Kalachi

La forma como se manifiestan los efectos somnolientos en este pueblo de Kazajistán, pues éste se produce de manera repentina y sus efectos son inmediatos.

De hecho, uno de los extraños casos sobre este misterioso sueño en Kalachi y que se hizo viral en las redes sociales fue el de la pareja Viktor Kazachenko y Raisa, ambos residentes del pueblo y que cayeron de la moto en la que andaban cuando fueron víctimas de este extraño mal.

Viktor, que era quien conducía la moto al momento del evento, no sabe cómo explicar lo que sintió en ese momento cuando cayó dormido de repente, y no era la primera vez que le ocurría este tipo de percance.

Meses atrás había experimentado los efectos somníferos mientras trabajaba.

No sintió nada ni antes ni después

De acuerdo a lo manifestado por el joven motociclista, en ese momento no sintió absolutamente nada que le hiciera notar que estaba cayendo en un profundo letargo.

Viktor manifestó que tampoco sintió nada extraño cuando despertó tres días después en un hospital.

Afortunadamente, él y su esposa resultaron ilesos de la aparatosa caída, tal vez debido a que su moto es algo vieja y lenta.

Solo fue un susto que ayudó a que este pequeño pueblo de Kazajistán se hiciera controversialmente popular.

El misterio de las causas de los efectos somnolientos

Hasta ahora no se ha encontrado un denominador común entre las personas que han resultado perjudicadas por la enfermedad del sueño.

El estudio de los casos no ha servido para arrojar luz sobre las causas y consecuencias de esta extraña enfermedad

La edad y sexo de las personas afectadas por el mal del sueño en este desolado pueblo de Kazajistán es bastante variable, afectando a mujeres y hombres por igual, sin importar si se trata de niños, adolescentes, adultos contemporáneos o ancianos.

Aunque no existen evidencias científicas que lo sustenten, se cree que la causa de estos misteriosos efectos somnolientos en el pueblo de Kalachi obedece a la radiación atómica proveniente de un pueblo abandonado cercano llamado Krasnogorsk.

La radioactividad en el lugar fantasma se debe a que sus habitantes en su mayoría eran trabajadores que laboraban en minas de uranio.

Sin embargo, extrañamente la radioactividad en Kalachi no es tan alta como debería.

Otras hipótesis sobre el misterio de Kalachi en Rusia

Por ello ha surgido una hipótesis más compleja y fantástica en la cual la radiación atómica no es el único responsable de la extraña enfermedad en este pueblo de Rusia, sino el monóxido de carbono, del cual se sabe que es un gas muy tóxico que en altas concentraciones produce sueño.

De hecho, uno de los métodos de suicidio más populares es encerrarse en la cochera y dejar el auto encendido, lo que les provoca sueño antes de sobrevenir la muerte.

En Estados Unidos llaman a este método la dulce muerte.

Lo anterior explicaría parte de los motivos del sueño repentino, puesto que la presencia de monóxido de carbono junto con la deficiencia de oxígeno conlleva a que se produzcan desmayos.

Pero esto no responde a la principal inquietud: ¿Por qué afecta solo a algunos?

Misterio: ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

¿El huevo o la gallina? es un dilema que proviene de la expresión «¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?», ya que las gallinas ponen huevos y de ellos provienen los pollos. Esta expresión llena de ambigüedad condujo a los filósofos antiguos a cuestionar cómo se originó la vida y el Universo.

Una de las primeras referencias al inmortal dilema del huevo y la gallina aparece en la obra del filósofo griego Aristóteles, quien afirmaba que lo actual es siempre anterior a lo potencial, y por lo tanto, el hombre precede siempre al esperma, o lo que es lo mismo, la gallina precede al huevo. Plutarco también se preguntó lo mismo en sus ensayos, un dilema que en su opinión nos hacía preguntarnos acerca del origen del mundo.

Según podemos leer en Génesis la Creación fue un proceso completamente diferente al “nacimiento natural”. En el nacimiento y en el desarrollo natural la edad, digamos, de una persona, se comienza a contar desde que uno nace. Así, a los 50 años desde el momento del nacimiento uno tendrá 50 años. El acto de creación, sin embargo, nos presenta con una realidad diferente.

La creación Divina es un acto que escapa nuestro análisis y hasta nuestra imaginación. Nunca hemos visto ni experimentado un acto de creación mientras sucede. Pero sabemos sin embargo un par de detalles. Primero, que la Creación fue ex nihilo, es decir, a partir de la nada. Crear (el verbo libró, en hebreo), significa traer algo material a la existencia desde la nada. Este verbo sólo se encuentra aplicado a acciones Divinas, y nunca a acciones humanas.

” Los árboles no fueron creados como semillas o arbustos incipientes, sino como árboles ya maduros, en su plenitud, y cargados de sus frutos.”

Sabemos que cuando Dios creó las cosas, estas aparecieron ya desarrolladas, y no en un punto cero. Si bien las escrituras no abundan en detalles superfluos, y mucho menos durante el brevísimo capítulo destinado a la Creación, la Biblia describió el estado de una de sus creaciones en el momento de su aparición: los árboles. En Génesis 1:12 la Biblia dice “Y produjo la tierra vegetación: hierbas que dan semilla según su género, y árboles dando fruto con su semilla en él, según su género.

“Todo lo que Dios creó fue creado en su plenitud”

Si bien la Biblia circunstancialmente mencionó la madurez de los árboles, en realidad todo fue creado por Dios en su estado de madurez y plenitud. Esto no solamente resuelve el enigma del huevo o la gallina (finalmente podemos destrabar el enigma :), sino que también nos ayuda a comprender que no solo es posible sino más bien necesario que la ciencia le atribuya al mundo y lo que éste contiene una edad mayor a la que tiene.

Si viajamos en el túnel del tiempo hasta el día en el que Dios creó los árboles y examinamos el primer árbol cinco minutos después de su creación, nos encontraremos con un árbol lleno de frutos. Y si talamos el árbol encontraremos, digamos, cincuenta anillos. Cuando evaluamos este árbol desde la perspectiva científica, concluiremos necesariamente que este árbol tiene cincuenta años de edad.… ¿Estaremos equivocados? Sí. Y No. Y esta es la paradoja que se produce con la Creación. El árbol fue creado hace 5 minutos, pero tiene 50 años.

Una vez más: es inevitable entonces que exista una diferencia entre la medición científica de la edad del árbol (desarrollo desde el punto cero) y la perspectiva bíblica sobre la edad del árbol. La diferencia entre los cinco minutos y los cincuenta años, es un efecto directo e inevitable del «excepcional» acto de Creación.

Si la Creación se llevó a cabo del modo en el que la Biblia lo describe entonces, inevitablemente, dos edades distintas coexistirán en toda cosa creada:

1) La edad cronológica, estimada desde el momento de su Creación/aparición, que en el ejemplo del árbol serían cinco minutos.

2) La edad interna y aparente, cincuenta años; es decir, la edad virtual o hipotética del árbol —el tiempo que le habría tomado al árbol desarrollarse desde un punto cero hasta su estado actual, de no haber sido creado. Lo mismo ocurre con una montaña, con el planeta tierra y con una estrella que dista 1 million de años luz de nuestro planeta.

En conclusión: Lo que la ciencia afirma acerca de la edad del mundo, sin importar de cuántos millones de años se trate, no contradice lo que afirma la Biblia.