Las parejas del mismo sexo podrían tener un hijo biológico gracias a la gametogénesis

El cuerpo humano es un conjunto de misterios que la ciencia se ha dado a la tarea de descubrir y explicar. Uno de los más fascinantes es el embarazo y la creación de una nueva persona. Ahora, con los avances tecnológicos disponibles, también es posible recrearla.

gametogenesis

En su momento, la fertilización in vitro fue considerada por algunos como un proceso anti-natural. Hoy en día se trata de una opción más para quienes desean convertirse en padres, pero no pueden por cuestiones médicas. En este ámbito se encuentra una nueva técnica llamada gametogénesis in vitro, y sus implicaciones podrían cambiar la concepción como la conocemos hasta ahora.

¿Qué es la gametogénesis in vitro?

La gametogénesis in vitro (IVG, por sus siglas en inglés) es un procedimiento que permite crear embriones a partir de cualquier célula del cuerpo. Se trata de llevar una célula a un estado en la que sea reprogramable, para entonces cambiar sus funciones por completo. Por ejemplo, gracias a ella sería posible tomar una célula de la piel de tu brazo y transformarla en un óvulo o en esperma perfectamente funcional.

Esta técnica ha obtenido resultados exitosos en ratas. En 2016 un grupo de investigadores japoneses lograron transformar células de la cola de una rata en células reproductivas. Eso sí, los experimentos en humanos están todavía lejos de suceder. Además de las dificultades que implica (no es tan fácil como germinar un frijol en frasco con algodón), uno de los mayores retos a los que se enfrenta están en el territorio de la ética y la legislación.

Soluciones y preocupaciones

Como sucede con las grandes innovaciones científicas, la gametogénesis in vitro tiene un potencial tanto benéfico como peligroso. Por un lado, la IVG sería una solución a la infertilidad.

Aunque es imposible saber con exactitud cuántas células tenemos en total en nuestro cuerpo, investigadores de Italia, Grecia y España plantearon un estimado: 37.2 billones. Es decir, 37.2 billones de oportunidades para crear un óvulo o el esperma necesario para concebir.

Esta aplicación podría beneficiar tanto a individuos heterosexuales como homosexuales. Hasta ahora, es imposible que dos personas del mismo sexo tengan un hijo que sea biológicamente de ambos. Con la IVG esto sería posible en teoría. Aunque aún no existen pruebas de que la reproducción homosexual es una posibilidad real, la reprogramación de las células abre un nuevo cuestionamiento que antes se creía totalmente imposible

La gametogénesis in vitro también permitiría la creación de embriones para investigación científica. De esta manera se contaría con los medios para desentrañar enfermedades genéticas y ayudar a quienes la padezcan. Pero como apuntan los expertos, esto traería consigo fuertes debates éticos.

Glenn Cohen, George Q. Daley y Eli Y. Adashi son tres especialistas en medicina y biotecnología que publicaron en conjunto un artículo acerca de las tecnologías reproductivas disruptivas. Uno de los puntos que señalaron fue el del dilema de considerar la IVG como la concepción de bebés con fines de experimentación. O que los padres, al tener muchas más opciones de embriones para escoger, empiecen a preocuparse por escoger al “hijo perfecto”.

Procedimientos como la gametogénesis in vitro cuentan con el potencial de cambiar el mundo tal y como lo conocemos, por ello Cohen, Daley y Adashi invitan a la población a reflexionar al respecto. Sobre todo porque consideran que esta clase de avances sin duda llegarán, ya sea tarde o temprano:

Con la ciencia y la medicina avanzando a inmensa velocidad, la rápida transformación de la medicina reproductiva y regenerativa podría sorprendernos. Antes de lo inevitable, se le aconsejaría a la sociedad mantener una conversación pública y vigorosa acerca de los desafíos de la IVG

Científicos descubren un pez que vive a más de 8.000 metros de profundidad

Bautizado como ‘pez caracol Mariana’, es una especie translúcida y sin escamas, y aunque “no parece muy robusto o fuerte para vivir en un ambiente tan extremo”, se muestra “muy feliz allá abajo”


Tomografía computarizada de la parte frontal de la cabeza del ‘pez caracol Mariana’.
Adam Summers / University of Washington

Un grupo de científicos descubrió una nueva especie marina que vive a más de 8.000 metros de profundidad. Bautizada como ‘pez caracol Mariana’, habita en la fosa Mariana, cerca de Guam, en el Pacífico Sur.

Se trata de un pez translúcido y sin escamas, informó el equipo de expertos de la Universidad de Washington.

“Este es el pez fue recogido de lo más profundo del fondo marino, y estamos muy emocionados de tener un nombre oficial. No parecen muy robustos o fuertes para vivir en un ambiente tan extremo, pero tienen mucho éxito”, declaró la autora principal del estudio, Mackenzie Gerringer, investigadora postdoctoral de los laboratorios Friday Harbor de la Universidad de Washington.

La captura del monstruo de las profundidades

Los investigadores colocaron trampas cebadas para los peces, y luego tuvieron que esperar cuatro horas para que se hundieran hasta 8.134 metros, la profundidad donde el ejemplar fue capturado.

Los expertos indicaron que en aguas profundas estas criaturas se agrupan y alimentan de pequeños crustáceos y camarones, utilizando la succión de sus bocas para engullir presas. Sin embargo, se sabe poco de cómo pueden vivir, ya que la presión a dichas profundidades es similar a la que ejercería un elefante al pararse sobre un dedo pulgar.

Durante viajes de investigación realizados en 2014 y 2017, los científicos recolectaron a lo largo de la fosa Mariana 37 especímenes de la nueva especie, en profundidades que fluctuaron entre 6.900 y 8.000 metros.

Gracias a los análisis de ADN y a la exploración tridimensional para estudiar sus estructuras esqueléticas y tisulares, se pudo determinar que se trata de una nueva especie.

“Todavía nos esperan muchas sorpresas. Es increíble ver lo que vive allí. Pensamos que es un ambiente duro porque es extremo para nosotros, pero hay un grupo de organismos que son muy felices allá abajo”, afirmó Gerringer.

Aparece una extraña criatura marina en Texas

Apareció una extraña criatura marina en una playa de Texas tras el huracán Harvey y no es que pudiera pasar desapercibida. La criatura de color marrón, en forma de serpiente grotesca e hinchada -por encontrarse en estado de descomposición- medía casi un metro y no tenía rostro, pero sí unos feos colmillos.

misteriosa criatura marina

Preeti Desai, una joven aficionada la fotografía, la encontró cuando paseaba por la arena de una playa en Texas City, a unos 15 kilómetros de Galveston y de inmediato recurrió a Twitter para intentar descubrir a qué especie pertenece.

El Misterio de la Criatura Marina fue develado

Así le llegó la pregunta al biólogo Kennet Tighe, quien identificó a la criatura marina como una anguila con colmillos o “Tieso de dientes” (Aplatophis chauliodus).

Tigue también dijo que puede tratarse de un congrio o anguila jardinera, ya que “estas tres especies se dan fuera de Texas y tienen grandes dientes como colmillos”, según contó a BBC.

misteriosa criatura

La anguila con colmillos vive generalmente en el Atlántico occidental en madrigueras entre 30 y 90 metros de profundidad en una zona que se extiende desde el Golfo de México hasta la Guayana Francesa. Viven “solo con el hocico y los ojos expuestos, y se alimenta de otros peces y crustáceos”, según FishBase, una base de datos en Internet sobre especies de peces.

También pudiera tratarse de un Bathyuroconger vicinus o Xenomystax congroides.

“Todas estas tres especies se encuentran fuera de Texas y tienen grandes dientes, como colmillos”, dijo Tighe a Earth Touch News. “Lástima que no se puede ver claramente la punta de la cola. Eso diferenciaría entre el ophichthid y los congrids. ”

Desay dejó el animal en la playa “para que la naturaleza siguiera su curso”, aunque viendo el éxito que ha tenido, bromeó con que necesitaría “un agente” que lo represente.

Se cree que el huracán Harvey habría sacado a la criatura de las profundidades marinas y la arrastró hasta la arena de la playa.