Asteroide peligroso pasará cerca de la Tierra

La semana que viene, más concretamente el miércoles 29 de agosto de 2018, la Tierra verá pasar muy cerca a un visitante temible que viaja a 32.000 km/h. La NASA tiene catalogado a este NEO (acrónimo para “near-Earth object” u “objeto cercano a la Tierra”) como 2016 NF23 y con su diámetro máximo de 160 metros (o como he leído de forma sensacionalista “más grande que la Gran Pirámide de Guiza”) es de los que hay que tener controlado.

La razón es obvia, tal y como ha declarado recientemente Detlef Koschny, director del equipo detector de NEOs de la ESA (Agencia Espacial Europea) : “si un asteroide de 100 metros de longitud impacta contra la Tierra provocaría un daño significativo en un área del tamaño de Alemania, e incluso afectaría a las regiones aledañas”.

¿Tan cerca va a pasar entonces 2016 NF23? Lo suficiente como para que los científicos de la NASA lo hayan colocado en la lista de “posibles asteroides de riesgo”. La agencia estadounidense estima que su tamaño oscila entre los 70 y 160 metros de diámetro y se espera que pase a 0,03377 unidades astronómicas de la Tierra.

¿Es como para temerse lo peor? En absoluto, una unidad astronómica (UA) es la distancia que separa al Sol de la Tierra, por tanto si empleamos una magnitud más manejable podemos decir que 2016 NF23 pasará a unos 4,8 millones de kilómetros. Por ponerlo en perspectiva, eso equivale a 13,4 veces la distancia que separa la Tierra de la luna. ¡Así pues nada de pánico!

De hecho, solo en este mes de agosto, la NASA ha estimado que 9 NEOs pasarán cerca del planeta. El citado 2016 NF23 no es ni siquiera el que más cerca pasará ya que el mismo día en que esperamos su visita por los alrededores de la Tierra, otra roca de entre 38 y 86 metros de diámetro llamada 1998 SD9 pasará a 4,23 distancias luna-Tierra.

No obstante, conviene mantenernos alerta y observar el cielo con precaución ya que según la NASA, existen unos 17.000 NEOs grandes que aún no hemos detectado.

Por la cuenta que nos trae (que se lo pregunten a los dinosaurios) la humanidad debería tener un plan de defensa contra asteroides peligrosos al que poder recurrir si algún día detectamos uno de esos NEOs en curso de colisión contra nuestro planeta. ¿Cómo podremos desviarlo o destruirlo entonces? Conviene tener una serie de ideas en marcha, bien sea con armas nucleares, cohetes que puedan remolcarlos, o incluso pintarlos de colores.

Querían saber quién dejó la puerta abierta y hallaron algo muy extraño

El extraño suceso fue captado por las cámaras de seguridad del estacionamiento de la estación de policía de Nueva Gales del Sur que se encuentra en Parramatta, un suburbio de Sídney, Australia.

El acontecimiento sucedió en un garaje que nadie lo había usado en días, ya que la seguridad encargada del parqueadero quería descubrir quién había dejado el garaje abierto. Al hacerse la inspección del circuito de cámaras, lo que encontraron los dejo de temblando del miedo para regresar a ese lugar.

La actividad se dio las 5:37 am del pasado jueves 12 de abril, prácticamente justo antes del amanecer. Con el estacionamiento vacío y tranquilo, el garaje aparentemente comienza a abrirse por si solo, como si una fuerza sobrenatural lo moviera. Ya con la puerta medio abierta, una escoba aparece, se mueve, se mantiene levantada y luego cae al suelo. ¿Quién lo hizo? Ni la policía lo sabe.

La publicación fue hecha por la misma fuerza policial en su fan page el día viernes 13 de abril, haciendo la aclaración que es una grabación real y no se trata de una broma.

Las parejas del mismo sexo podrían tener un hijo biológico gracias a la gametogénesis

El cuerpo humano es un conjunto de misterios que la ciencia se ha dado a la tarea de descubrir y explicar. Uno de los más fascinantes es el embarazo y la creación de una nueva persona. Ahora, con los avances tecnológicos disponibles, también es posible recrearla.

gametogenesis

En su momento, la fertilización in vitro fue considerada por algunos como un proceso anti-natural. Hoy en día se trata de una opción más para quienes desean convertirse en padres, pero no pueden por cuestiones médicas. En este ámbito se encuentra una nueva técnica llamada gametogénesis in vitro, y sus implicaciones podrían cambiar la concepción como la conocemos hasta ahora.

¿Qué es la gametogénesis in vitro?

La gametogénesis in vitro (IVG, por sus siglas en inglés) es un procedimiento que permite crear embriones a partir de cualquier célula del cuerpo. Se trata de llevar una célula a un estado en la que sea reprogramable, para entonces cambiar sus funciones por completo. Por ejemplo, gracias a ella sería posible tomar una célula de la piel de tu brazo y transformarla en un óvulo o en esperma perfectamente funcional.

Esta técnica ha obtenido resultados exitosos en ratas. En 2016 un grupo de investigadores japoneses lograron transformar células de la cola de una rata en células reproductivas. Eso sí, los experimentos en humanos están todavía lejos de suceder. Además de las dificultades que implica (no es tan fácil como germinar un frijol en frasco con algodón), uno de los mayores retos a los que se enfrenta están en el territorio de la ética y la legislación.

Soluciones y preocupaciones

Como sucede con las grandes innovaciones científicas, la gametogénesis in vitro tiene un potencial tanto benéfico como peligroso. Por un lado, la IVG sería una solución a la infertilidad.

Aunque es imposible saber con exactitud cuántas células tenemos en total en nuestro cuerpo, investigadores de Italia, Grecia y España plantearon un estimado: 37.2 billones. Es decir, 37.2 billones de oportunidades para crear un óvulo o el esperma necesario para concebir.

Esta aplicación podría beneficiar tanto a individuos heterosexuales como homosexuales. Hasta ahora, es imposible que dos personas del mismo sexo tengan un hijo que sea biológicamente de ambos. Con la IVG esto sería posible en teoría. Aunque aún no existen pruebas de que la reproducción homosexual es una posibilidad real, la reprogramación de las células abre un nuevo cuestionamiento que antes se creía totalmente imposible

La gametogénesis in vitro también permitiría la creación de embriones para investigación científica. De esta manera se contaría con los medios para desentrañar enfermedades genéticas y ayudar a quienes la padezcan. Pero como apuntan los expertos, esto traería consigo fuertes debates éticos.

Glenn Cohen, George Q. Daley y Eli Y. Adashi son tres especialistas en medicina y biotecnología que publicaron en conjunto un artículo acerca de las tecnologías reproductivas disruptivas. Uno de los puntos que señalaron fue el del dilema de considerar la IVG como la concepción de bebés con fines de experimentación. O que los padres, al tener muchas más opciones de embriones para escoger, empiecen a preocuparse por escoger al “hijo perfecto”.

Procedimientos como la gametogénesis in vitro cuentan con el potencial de cambiar el mundo tal y como lo conocemos, por ello Cohen, Daley y Adashi invitan a la población a reflexionar al respecto. Sobre todo porque consideran que esta clase de avances sin duda llegarán, ya sea tarde o temprano:

Con la ciencia y la medicina avanzando a inmensa velocidad, la rápida transformación de la medicina reproductiva y regenerativa podría sorprendernos. Antes de lo inevitable, se le aconsejaría a la sociedad mantener una conversación pública y vigorosa acerca de los desafíos de la IVG