El misterioso caso del primer visitante interestelar

Oumamua fue detectado hace un año y medio. Por su atípica naturaleza, se llegó a postular que podía ser una vela solar extraterrestre, aunque la principal hipótesis es otra

n noviembre de 2017,  el telescopio PAN-STARRS detectó la presencia de un objeto extraño al que se llamó, informalmente, ‘Oumuamua, nombre que proviene del hawaiano y significa «explorador» («ʻou» es «alcanzar» y la partícula «mua», duplicada, significa «primero, antes de»​). Se trata de un objeto interestelar, es decir, procedente de otra estrella de la Vía Láctea y no del Sistema Solar.

¿Cómo es posible saber esto? La primera pista fue su velocidad: se movía demasiado rápido como para que pudiese ser retenido por la gravedad del Sol. La segunda pista fue su trayectoria: era perpendicular al plano orbital del Sistema Solar. El plano orbital es ese plano imaginario en el que todos los planetas se mueven y que es, a grandes rasgos, coincidente con el ecuador de nuestra estrella.

‘Oumuamua describía lo que se conoce como «trayectoria polar», o sea,  venía desde la dirección de uno de los polos del Sol, en vertical respecto al plano orbital. A decir verdad, el descubrimiento solo era una confirmación de lo que hacía mucho tiempo ya se sospechaba. En cualquier momento dado, el Sistema Solar alberga miles de objetos interestelares. No habíamos descubierto ninguno hasta ahora, simplemente porque ninguno de estos objetos se había acercado lo suficiente al Sol como para brillar con la intensidad que le permitiera ser detectado. Pero el descubrimiento fue el primer paso a un mar de incógnitas que, todavía, no ha sido resuelto.

‘Oumuamua fue detectado cuando ya se estaba alejando del Sistema Solar. Mientras leés estas líneas, todavía está en el entorno de Saturno, y tardará miles de años en abandonar este pequeño rincón de la Vía Láctea. Así y todo, está lo suficientemente lejos como para que ya no sea posible estudiar sus características ni obtener mucha más información nueva

Esto nos deja con varias dudas para las que no se han podido encontrar explicaciones concluyentes. La primera y más evidente: ¿De qué estrella procede? No se sabe. Pero sí se puede intuir que, con toda probabilidad, ‘Oumuamua fue expulsado de su sistema por medio de alguna interacción gravitatoria. Pudo ser un encuentro demasiado cercano con su propia estrella. O puede que fuese una estrella vecina la que se acercase lo suficiente al sistema natal de ‘Oumuamua para arrancarlo de su entorno.
¿Una nave extraterrestre?

Esa falta de observaciones también impidió concretar exactamente el tamaño y forma de ‘Oumuamua. Tan solo se pudo apreciar un marcado tono rojizo y una variación de brillo bastante pronunciada, lo que indicaría que se trata de un objeto mucho más alargado que ancho. Podría tener unos 200 metros de largo, pero apenas unos 30 de ancho y alto. Pero, ¿es ésta la única explicación posible? La forma de ‘Oumuamua no es común. Al menos no en los objetos del Sistema Solar. Su peculiar aspecto, muy alejado del de los asteroides y cometas de nuestro vecindario, podría ser la pista de un pasado tumultuoso o un proceso de formación diferente.

¿Y si hubiese, todavía, otras posibles explicaciones? Es en este punto donde comenzamos a encontrarnos con algunas de las teorías más llamativas de los últimos meses. La más notable, probablemente, fue la planteada por el popular astrónomo Abraham Loeb. Sugirió, como idea exótica (es decir, sin que fuera su principal explicación), que cabía la posibilidad de que ‘Oumuamua fuese una vela solar extraterrestre: una pequeña nave impulsada por la energía que recoge su vela, una fina lámina de varios metros de ancho y unos pocos milímetros de espesor. La idea no es, ni mucho menos, ciencia ficción. La agencia espacial japonesa, JAXA, ya la llevó a cabo con la nave IKAROS, que permitió poner a prueba el concepto.

IKAROS funcionó perfectamente. Por lo que se podía deducir que una hipotética civilización avanzada de otra estrella podría también haber diseñado naves similares a esa para explorar otros sistemas. ‘Oumuamua, si nos ceñimos a esta explicación, sería una fina lámina, de apenas unos milímetros de espesor, con una vela de varios metros de ancho, que habría sobrevivido a un viaje interestelar de miles de años. Los análisis de los radiotelescopios no muestran ninguna señal procedente del asteroide. Por lo que, si fuese una vela solar extraterrestre, llevaría mucho tiempo desactivada.

Pero desde ya que no fue esta la única explicación. ‘Oumuamua podría ser, por ejemplo, una nube de material polvoriento muy suelto y con una forma poco definida. Algo que, también, permitiría explicar los aumentos de brillo y el movimiento descrito por el asteroide. Porque a toda esta ecuación hay que sumarle un factor inesperado. A medida que se aleja del Sol, la velocidad de ‘Oumuamua debería descender, porque la influencia gravitatoria es menor. De hecho, eso ha sido lo que se ha observado, pero no ha descendido tan rápido como cabría esperar. De ahí que aparezcan explicaciones como la de la vela solar extraterrestre o la de que se trate de una nube de polvo. Pero, ¿y si hubiese una explicación más sencilla? No debemos olvidar que, al día de hoy, la explicación más aceptada es que ‘Oumuamua es un asteroide de unos 200 metros de largo, 30 de ancho y 30 de alto.
Nuevas indagaciones

La evaporación del material presente en la superficie de ‘Oumuamua podría explicar que la reducción de velocidad del asteroide no haya sido tan rápida como se esperaba. No solo eso: un grupo de investigadores, en un estudio publicado recientemente, plantea que todo podría residir en un movimiento, en forma de péndulo, descrito por ‘Oumuamua al alejarse de nosotros.

Es una hipótesis elegante que nos devuelve al punto de partida: el de ‘Oumuamua como un asteroide de 200 metros de largo por 30 de ancho y 30 de alto. Lo cual tendría, en este caso, una confirmación doble. Por un lado, las observaciones realizadas a finales de 2017. Por otro, porque el modelo utilizado por los investigadores en este estudio sugiere que ‘Oumuamua debería tener un tamaño muy similar al que ya se desprendía de las observaciones.

El efecto es razonablemente fácil de entender. Una pequeña región de ‘Oumuamua, la que apunta directamente al Sol, se evapora por el calor de la estrella. Esa evaporación genera un pequeño impulso que, a su vez, cambia de posición por la propia rotación del asteroide. De tal modo que, poco tiempo después, es una región nueva, que no había sido evaporada anteriormente, la que apunta directamente a la estrella. Con el paso del tiempo, diferentes partes de ‘Oumuamua se ven expuestas a este proceso, provocando pequeñas aceleraciones que encajan en el comportamiento observado en los últimos tiempos.

Este planteamiento reforzaría la idea del origen natural de ´Oumamua. Pero la imposibilidad de analizar el cuerpo de nuevo hará que sea difícil determinar con absoluta precisión cuáles son sus características. Bien podría permanecer como un misterio sin resolver, de los tantos que hay en la historia de la ciencia…

Pero no hay que desalentarse. Hay cosas que sí sabemos, y que no son menos importantes. Para empezar: ‘Oumuamua ya es nuestro primer visitante interestelar confirmado y, sin dudas, no será el último. Con el correr de los años, descubriremos nuevos objetos, procedentes de otras estrellas, que atraerán toda nuestra atención. Mientras tanto, seguiremos pensando y tratando de desentrañar qué fue, o qué es, ese primer asteroide llegado desde otra estrella.

Fuente: Filo News

La leyenda de la llorona.

La iglesia de los 9 fantasmas

Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México se recogían en sus casas con el toque de queda, avisado por las campanas de la primera Catedral; a media noche y principalmente cuando había luna, despertaban espantados al oír en la calle, tristes y prolongadísimos gemidos, lanzados por una mujer a quien afligía, sin duda, honda pena moral o tremendo dolor físico.
Un Alma en Pena

Las primeras noches, los vecinos se resignaban a santiguarse por el temor que les causaban aquellos lúgubres gemidos, que según ellos, pertenecían un ánima del otro mundo; pero fueron tantos y tan repetidos y se prolongaron por tanto tiempo, que algunos osados quisieron cerciorarse con sus propios ojos qué era aquello; y primero desde las puertas entornadas, de las ventanas o balcones, y enseguida atreviéndose a salir a las calles, lograron ver a la que, en el silencio de las oscuras noches o en aquellas en que la luz pálida de la luna caía como un manto vaporoso lanzaba agudos y agónicos gemidos.

Vestía la mujer un traje blanco y un espeso velo cubría su rostro. Con lentos y callados pasos recorría muchas calles de la ciudad, cada noche tomaba distintas calles, pero siempre pasaba por la Plaza Mayor (hoy conocida como el Zocalo de la Capital), donde se detenía e hincada de rodillas, daba el último angustioso y languidísimo lamento en dirección al Oriente; después continuaba con el paso lento y pausado hacia el mismo rumbo y al llegar a orillas del lago, que en ese tiempo penetraba dentro de algunos barrios, como una sombra se desvanecía entre sus aguas.

«La hora avanzada de la noche, – dice el Dr. José María Marroquí- el silencio y la soledad de las calles y plazas, el traje, el aire, el pausado andar de aquella mujer misteriosa y, sobre todo, lo penetrante, agudo y prolongado de su gemido, que daba siempre cayendo en tierra de rodillas, formaba un conjunto que aterrorizaba a cuantos la veían y oían, y no pocos de los conquistadores valerosos y esforzados, quedaban en presencia de aquella mujer, mudos, pálidos y fríos, como de mármol. Los más animosos apenas se atrevían a seguirla a larga distancia, aprovechando la claridad de la luna, sin lograr otra cosa que verla desaparecer llegando al lago, como si se sumergiera entre las aguas, y no pudiéndose averiguar más de ella, e ignorándose quién era, de dónde venía y a dónde iba, se le dio el nombre de La Llorona.»

El Origen de La Llorona
El antecedente mas conocido de la leyenda de la llorona tiene sus raíces en la mitología Azteca. Una versión sostiene que es la diosa azteca Chihuacóatl , protectora de la raza. Cuentan que antes de la conquista española, una figura femenina vestida de blanco comenzó a aparecer regularmente sobre las aguas del lago de Texcoco y a vagar por las colinas aterrorizando a los habitantes del gran Tenochtitlán.

«Ay, mis hijos, ¿dónde los llevaré para que escapen tan funesto destino?», se lamentaba.

Un grupo de sacerdotes decidió consultar viejos augurios. Los antiguos advirtieron que la diosa Chihuacóalt aparecería para anunciar la caída del imperio azteca a manos de hombres procedentes de Oriente. La aparición constituía el sexto presagio del fin de la civilización.

Con la llegada de los españoles al Continente Americano, y una vez consumada la conquista de Tenochtitlan, sede del Imperio Azteca, años mas tarde y después de que murió Doña Marina, mejor conocida como la «Malinche» (joven azteca que se convirtió en amante del conquistador español Hernán Cortés), se decía que esta era la llorona, la que venía a penar del otro mundo por haber traicionado a los indios de su raza, ayudando a los extranjeros para que los sometieran.

Las «Otras» Lloronas
Esta leyenda se extendió a otros lugares del País, manifestándose de diversas maneras. En algunos pueblos se decía que la llorona era una joven enamorada que había muerto en vísperas de la boda y traía al novio la corona de rosas blancas que nunca utilizó.

En otras partes, se creía que era una madre que venía a llorarle a sus hijos huérfanos.
Algunos afirman que es una mujer que ahogó a uno de sus hijos y por la noche lo busca a lo largo de los riachuelos o quebradas, exhalando prolongados lamentos.

Otra descripción de la llorona es la siguiente:
Mujer de figura desagradable, alta y desmelenada, de vestido largo y rostro cadavérico. Con sus largos brazos sostiene a un niño muerto. Pasa la noche llorando, sembrando con sus sollozos lastimeros, el terror en los campos, aldeas, y aún en las ciudades.

Se hace referencia a este personaje acorde con la tradición oral, donde se le define como una madre soltera que decidió no tener a su hijo y por eso aborta, acarreándole esto el castigo de escuchar permanentemente el llanto de su niño. Este castigo la desesperó y la obligó a deambular por el mundo sin encontrar sosiego, llorando, gimiendo e indagando por el paradero de su malogrado hijo.

El Hombre Delgado : La leyenda de Slender man!

Slenderman en un meme nacido en varios foros de internet. Esuna figura alta, con brazos como tentáculos saliendo de su cuerpo, y que aparece generalmente en fotos de niños. Los años hicieron crecer el mito del «hombre delgado» y se tranformó en un monstruo alto y delgado cuya altura puede llegar a medir entre dos y tres metros, cuando no más, capaz de cambiar de forma y con el objeto de atrapar y encantar a sus víctimas. Otro de los razgos característicos de esta extraña figura son su cabeza completamente desprovista de cualquier rasgo, su piel totalmente blanca, y un traje megro.

Slender man : El Hombre delgado

Su apariencia, le permite camuflarse entre los árboles, por lo que abundan, particularmente, fotos en éste tipo de escenarios. Sus victimas caen en un trance al verlo, siendo atraídas hacia él sin poder hacer nada por evitarlo. Lo que
Slender man les hace una vez que caen presa de la hipnosis es un verdadero misterio; Se especula que los utiliza de alimento, juega con sus restos, los absorbe, los lleva a «otro lugar» o los transforma en otros slender man.

Orígenes de Slender Man

Los origenes del «hombre delgado» se remontan a una misteriosa figura de la mitología alemana, «Der Ritter» que habitaba el Bosque Negro y segun se dice, secuestraba a los niños que se portaban mal. Continuar leyendo «El Hombre Delgado : La leyenda de Slender man!»